Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 26 de abril de 2015

A más
de mil kilómetros

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

A distancia
Buscando una fotografía me encontré con las de una persona a la que conocí hace algunos años y cuyo recuerdo guardo en mi corazón desde entonces.
Coincidimos en un viaje y conectamos enseguida. Veníamos de distinta cultura, con distintas experiencias vitales, de formación diferente, pero con una trayectoria común: ambas buscábamos lo mismo y lo llevábamos haciendo desde hacía mucho tiempo.

Lo habíamos buscado a través de la lectura, de ahí que mucho de lo que habíamos leído hasta ese momento fuera coincidente. ¡Menos mal que los libros –y lo que nos aportan– son universales!
También a través de la música. Y descubrimos con alegría y sorpresa nuestra coincidencia en gustos musicales. ¡De nuevo la universalidad!
Y, cómo no, a través del silencio y la meditación, que es lo más universal que existe y una de las fuentes de sanación más profunda.
En nuestra búsqueda de la felicidad habíamos llegado a ese encuentro. Y nuestro lenguaje en él fue también universal: la mirada, los gestos, la sintonía de pensamiento y sentimiento, la armonía…
Cuando ahora observo su sonrisa en la fotografía me doy cuenta de que las únicas fronteras que existen son las de nuestra mente. Que podemos conectar de corazón a corazón, independientemente de la distancia, cultura, trayectoria, edad, sexo y condicionantes. Aunque nos separen más de mil kilómetros. Y aunque la vida nos lleve por distintos caminos.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Es verdad que se puede conectar de distintas maneras, pero la que verdaderamente siento es aquella donde hay cercanía y cariño, las otras, las distintas, existirán, pero no las siento igual. Jairo

    ResponderEliminar
  2. Es muy placentero sentir con el otro, verte en los ojos del otro, ver tu otro yo a través del otro. Miles formas de ser uno...Cuando uno mira a los ojos y ve que el otro le mira en la misma intensidad, conecta. Las barreras caen y no importa de dónde vengas, porque sientes que ERES con el otro, y está bien.
    Un abrazo cercano en la distancia.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito es conectar asi

    ResponderEliminar
  4. He tenido experiencias de profunda comunicación sin palabras y son transformadoras. Ya nada vuelva a ser igual. Nada.

    ResponderEliminar
  5. Para mí Escribana del Reino lo que recibiste fue un extraordinario regalo de la vida. Te deseo que sigas recibiendo muchos más. Pepi.

    ResponderEliminar