La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
martes, 31 de marzo de 2015

El Eneagrama

Ángel

¿De qué te conozco?
Ayer en plena procesión intercambié la mirada con una joven cuya cara me parecía conocida, pero fue ella quien me pregunto, ¿de qué te conozco?, no supe responderle. Había además mucho bullicio, el sonar de las bandas, gente hablando, fotógrafos por doquier... luego ya en casa y en mi tranquilidad, recordé perfectamente a esa persona. Esto viene a cuento para hablar del curso del Eneagrama.
Hace ya dos años el Teléfono de la Esperanza nos ofertó un curso de algo para la mayoría de nosotros desconocido y con un nombre un tanto raro... “ El Eneagrama”. Este pasado fin de semana hemos realizado un nuevo taller sobre él y me alegro de haber optado en su momento por esa aventura.
Básicamente el “Eneagrama” teoría de autoconocimiento milenario de origen sufí (rama mística del islam), va referida al estudio de los nueve tipos de personalidad en los que se resume el ser humano, al cual se le adjudica un número del 1 al 9. Tras cada numero aparece una personalidad distinta, diferente, muchas de ellas relacionadas.
No voy a caer en el error de explicar brevemente en lo que consiste el Eneagrama, necesitaría muchas hojas para hacerlo y no lo haría bien.
Pero si puedo decir lo que para mí ha supuesto en cuanto a mi crecimiento personal. No me costó mucho el identificarme con un número, ya que sus características encajaban en mi manera de ser, pensar y en mi comportamiento con los demás, y me ha aportado una mayor comprensión a los capítulos en los que se escribe mi vida.
Poco a poco voy “numerando”, o mejor dicho, dándome cuenta, de la personalidad de  las personas con quienes  convivo y eso me esta suponiendo una mayor autoaceptación y una mejora en mi vida relacional.
Me ha ayudado a practicar y sentir el ejercicio de la comprensión y el perdón en toda su amplitud hacia aquellas personas que trataron de hacerme mal en el pasado.
Acepto la existencia en mí de un poso melancólico de si tu vida hubiera tomado otro giro, si hubiera sabido lo que ahora sé, pero hace ya tiempo que deje de vivir en el pasado.
Creo tener bien claro, que tengo que aceptarme como soy, ya que ningún tipo o número es mejor que otro, sencillamente es diferente.
Y sé, para mi buen desarrollo personal, cuales son los comportamientos que me aportan sanación en los momentos difíciles y cuales destrucción.
Por eso cuando desde la tranquilidad y al igual que con la joven de ayer, me pregunto... ¿de qué te conozco?, me suelo decir... creo que te he visto ayer,... pero te encuentro mejor.

Animamos a los asistentes a que dejen algo de lo que han sentido en comentarios. Merece la pena recordarlo y escribirlo.

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Para mi este curso ha sido un proceso de ACEPTACION:
    1º).- El contenido del mismo yo había leído que era sobre inteligencia espiritual, no sobre: " El amor en el Eneagrama, " . Me sorprendió.
    2).- La última dinámica me encantó porque me informaron algunos miembros del curso como me ven; tanto en lo positivo como en lo negativo. En lo negativo me afecto emocionalmente algo de lo que me dijeron pues nunca pensé que me vieran así, y voy a trabajarlo para cambiar, porque va a ser un gran avance en mi crecimiento personal y será de un gran beneficio en mi relación con los demás.
    Me gusto estar un año más en un curso con Eduardo Lallana; con su seriedad, exigencia y formalidad que le caracteriza.
    Y con las personas que asistieron estuve muy a gusto, porque ya he compartido más cursos y esto me va creando un mayor conocimiento y acercamiento hacia ellas ya que al ser yo una persona muy tímida me cuesta relacionarme con los demás. Con cariño Marian.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó hacer este curso y ya es el tercer nivel. Se nota que se va avanzando en conocimiento y en crecimiento.
    ¿Qué decir del terapeuta Eduardo Lallana?. Me gusta cómo vive su profesión, su entrega, la inteligencia que tiene para captar a cada persona, su profundidad, su disponibilidad.
    Merceció LA PENA Y MUXO...

    ResponderEliminar
  3. Esclarecedor, emotivo, con contenido y lleno de sentimientos. Eduardo Lallana: con acierto, sabiduría, entrega, seriedad, implicación, exigencia, y encantador porque llega. Mereció la pena penetrar en las tripas del amor y las relaciones en el eneagrama. H.

    ResponderEliminar