Este es el momento para arrimar el hombro.
La Redacción del Blog
domingo, 8 de marzo de 2015

A vueltas
con lo mismo

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena
Figura en la sombra. Jesús Aguado

Hoy, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer. ¿Para qué? ¿Para decir que la mujer también existe? ¿O para denunciar que una amplia porción de la población femenina está aún ninguneada, explotada, esclavizada o manipulada? ¿O para celebrar los logros adquiridos con el tiempo y mucho esfuerzo?

No sé muy bien el significado de tener un día dedicado a la mujer.

Lo que sí sé es que la mujer tiene y ha tenido un papel indiscutible en la Historia, por mucho que se haya querido ocultar y aunque no se le reconozca. Basta con leer la Historia con ojos femeninos para darnos cuenta de ello.

Y sé también que muchas de las mujeres del mundo desarrollado, que viven en condiciones de igualdad con el hombre, utilizan a otras mujeres para su propia comodidad, minusvalorándolas a través de precarios salarios y condiciones laborales indignas.

 Y que otras tantas confunden independencia económica con la personal, cayendo en la trampa de ser y estar estupendas para los hombres aún a costa de renuncias, sacrificios y penurias personales. Y permiten que sus hijas perpetúen el papel.

Puede que no sea muy acertado decir esto precisamente hoy, pero creo que el mayor enemigo de una mujer no es otra mujer (como he oído sostener muchas veces) sino ella misma. Mientras una mujer no se crea su valía e importancia personal -a la par que la del resto de seres humanos- mal van a valorarla los demás.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. son los mismos argumentos para aplicar a casi todo, 1 de mayo, día contra el ,,,,,Y es lógico o lo que se espera decir que uno mismo es su mayor enemigo. Yo iré a la manifestación pensando en la violencia de genero, en la esclavitud sexual, en la desigualdad de salarios, en las que sacaron la cara y la vida para que yo viva mejor y da igual ser hombre que mujer .........Lo demás... nada es perfecto,,,, gracias a Dios

    ResponderEliminar
  2. Pues claro que sí: cómo la persona no se valora, sean hombre o mujer, mal vamos. Pero hoy quiero destacar el papel que el TE está haciendo fundamentalmente con las mujeres en los grupos que se forman. Es una maravilla comprobar cómo a lo largo de las sesiones aumentan su autoestima, dejan el papel de víctimas y salvadoras -a veces serviles- que han asumido tanto tiempo. Jairo

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu opinión, Jairo

    ResponderEliminar
  4. Hoy lo has dicho tú todo y lo comparto Escribana del Reino. Destaco: Mientras cada mujer no nos valoremos, mal nos van a valorar los demás. Pepi

    ResponderEliminar
  5. Buena enseñanza "Redactores del blog" por la frase del encabezamiento.Pepi

    ResponderEliminar
  6. Como siempre, me parece muy acertado el artículo. Es una opinión distinta a la del uso de pedir y pedir que se valore a la mujer. La valoración se tiene por ser persona no por ser mujer.

    ResponderEliminar
  7. Seamos mujeres o hombres antetodo es ser personas.
    Comparto agradablemente lo que escribes hoy

    ResponderEliminar
  8. Mientras una mujer no se crea su valía e importancia personal -a la par que la del resto de seres humanos- mal van a valorarla los demás.

    ResponderEliminar