Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
viernes, 2 de enero de 2015

15ª.- Las vivencias del miedo

Las verdades que no tengo
La redacción del blog
Este blog de la mano del escritor, pensador y vividor Raúl Rodríguez semanalmente tiene una entrada  bajo el paraguas “Las verdades que no tengo” incluidas en uno de sus libros, que al final de este periplo desvelaremos para todos nuestros internautas; no pretendo –dice el autor– inculcar verdades, que por otro lado no las tengo, más bien me gustaría que cada cual aprenda a descubrir las suyas.
La redacción de este blog se ha permitido espigar dentro de las vivencias de Rául  y hoy nos situamos en sus vivencias del miedo.
– Rául, ¿tú tienes miedos?
– Yo aún tengo miedos.
– ¿Haces algo para quitártelos?
– Ahora no hago nada. En el pasado intenté quitarme todos los miedos, pero no he podido. Algunos se han quedado. La verdad es que intentaba quitármelos por decreto ley y así no hay manera. Seguramente que lo hacía para poder decir a todos: “Eh, mirad, ya no tengo ningún miedo..!.
– Entonces, ¿ahora qué haces?
– Convivo con ellos. Me disculpo a mí mismo por los miedos que aún tengo, incluso intento ver lo bueno que tiene tener miedos: si nos quitamos todos los miedos podemos llegar a tener miedo de no tener miedo, esto nos ocurre por influencia de la moral y de las religiones, que siempre nos han hecho creer que en el fondo no nos merecemos todo lo bueno que llega a nuestra vida.
– ¿Puedes contar alguno de tus miedos?
– El miedo al agua. Aunque en realidad me gusta mucho el agua me dan miedo las masas de agua. Por ejemplo, yo no sé nadar, bueno sé un poquito, pero no me lanzo del todo. Esto me ha hecho y me hace pasar vergüenza delante de otras personas y sobre todo delante de mis hijos. Hago bromas continuamente de esta deficiencia. Me río. Ellos se ríen mucho también. Sin embargo, quiero ponerme a ello y aprender en serio.
– ¿No te da apuro?
– Ninguno. Siempre me digo: a la larga mis defectos van a ser mis virtudes. Años atrás sufría porque no era perfecto, ahora me gusta reconocer que soy imperfecto, tengo en cuenta mis imperfecciones, me las voy perdonando.
– Eso es importante.
– Puede haber miedos externos, pero lo importante es que no haya miedos internos, por ejemplo, miedo a vivir. Yo no tengo miedo a vivir.
– Yo he visto en mí que el miedo es el apego, son los apegos.
– Efectivamente. Cuantos más apegos tenemos, más miedo hay en nuestra vida. Durante años hubo en mí también miedo a la soledad, a la angustia de estar solo. Con el tiempo me he ido dando cuenta de que tenía miedo de la soledad porque nunca había estado unido a ella, siempre había intentado huir de la soledad. En cuanto la he abrazado ese miedo ha desaparecido por completo.
– ¿Y eso qué te lleva a pensar?
– Que cuando nos conocemos nuestros miedos tienden a desaparecer. A través del conocimiento profundo de nosotros mismos los miedos se van de nuestra vida.

Tenemos 10 comentarios , introduce el tuyo:

  1. "ahora me gusta reconocer que soy imperfecto, tengo en cuenta mis imperfecciones, me las voy perdonando". Raúl, ¿te ha costado asumir tu imperfección? ¿Cómo lo has hecho?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He ido asumiendo mi imperfección a través de la escuela del dolor. ¡Cuánto tengo que agradecer al dolor!
      El dolor no es un castigo del destino. El dolor es "la manifestación" de que la conciencia se está abriendo a lo desconocido. A la Verdad. A Dios.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gran lección es esto de los miedos. ¿Por qué tenemos miedos? ¿A quién tenemos miedos? ¿Están relacionados la perfección y los miedos? Ayer echaron en TV la peli Karate Kid, la pelea final el chaval a pesar de estar en malas condiciones quiere hacerla porque "sigo teniendo miedo" decía el protagonista. Se entregó a ella y fue ahí cuando consiguió vencer ese miedo, pero, porque ganó la pelea, El problema está en que se luchas contra ese miedo y no te sale bien. Nos puedes aclarar esto? Otetipe

    ResponderEliminar
  3. Siempre sale bien. Hay cosas que tienen "la apariencia" de que salen mal, sin embargo no hay nada que salga mal. Mirada una vida en su conjunto, es perfecta. Dios no tiene fallos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los miedos pertenecen a la vida, no son ajenos a ella.

    ResponderEliminar
  5. ¿Cuándo dejaremos de tener miedo?

    https://www.youtube.com/watch?v=8kd-t85wrwU

    ResponderEliminar
  6. Enseñanzas sencillas pero profundas.
    g r a c i a s

    ResponderEliminar
  7. Bonitos viernes alrededor de un fabuloso libro de cabecera.

    ResponderEliminar
  8. Por mucho que conozcamos nuestros miedos, si nos nos enfrentamos a ellos nunca los superaremos. Enseñanza recibida y vivencia de Pepi

    ResponderEliminar