La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
domingo, 21 de diciembre de 2014

El calendario
de adviento

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Desde hace ya unos años se ha puesto de moda en nuestra cultura el contar –desde el 1 de diciembre– los días que restan hasta Navidad. Cada día se celebra con el descubrimiento de un pequeño regalo: una flor, una chocolatina, un juguetito, etc. Así, hemos convertido el mes de diciembre en un mes de juegos y diversión. Cada día un regalito, el sorteo de lotería de Navidad, el Papá Noel de la Nochebuena, el regalo de fin de año y el del amigo invisible, para que no falta nada.
No hay que ser muy listos para darnos cuenta de que detrás de tanta dádiva está la mano no invisible de la invitación al consumo.

Pero bueno, a pesar de las críticas que puedan surgir, hay quien se ha propuesto aprovechar la oportunidad del calendario de adviento y regalar cada día un mensaje positivo a quien quiera escucharlo. Lo malo es que se reducen los mensajes a sólo veinticinco días.
Un establecimiento comercial por el que paso a diario camino del trabajo ha querido que la positividad se extienda por la ciudad. Detrás de sus grandes cristaleras puede verse el mensaje positivo de cada día y los ya descubiertos desde el 1 de diciembre. Parece una bobada, pero yo me paro cada mañana para recibir el mensaje-regalo y lo tengo presente hasta la noche. Y como yo, otras tantas personas. Está al alcance de todos.
Gracias a este peculiar calendario de adviento el mes de diciembre me está resultando cálido y agradable, porque regalar positividad es contagioso y empezar bien el día también. La pena, vuelvo a repetir, es que esto acabe el 25 o el 26 de diciembre.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Gracias por esta invitación a lo sencillo: una breve frase, una breve sonrisa, un breve gesto de cercanía... Así vamos haciendo otra cosa más bonita.

    ResponderEliminar
  2. Dónde está esa tienda?

    ResponderEliminar
  3. Está en Alcalde Miguel Castaño. Cerca de la Iglesia de Santa Ana.
    La escribana

    ResponderEliminar
  4. Han tenido una idea fabulosa. A Pepi hasta le transmiten cariño con todos esos consejos. Parece que son "alumnos" del T. de la E. o han sido.

    ResponderEliminar
  5. A Pepi también la apetece comentar que le ha gustado mucho la frase de Maria Guerrero, que habéis puesto. Así que a enfrentarnos ante las situaciones que nos den miedo para no bloquearnos, ni paralizarnos, y así avanzaremos en nuestro equilibrio, autonomía, libertad..... y seremos capaces de volar como los pajaritos.

    ResponderEliminar
  6. Las cosas de cada día son las más importantes

    ResponderEliminar