La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
viernes, 28 de noviembre de 2014

10ª.- Las vivencias sobre el crecimiento y la ilusión

Las verdades que no tengo
La redacción del blog
Este blog de la mano del escritor, pensador y vividor Raúl Rodríguez semanalmente tiene una entrada  bajo el paraguas “Las verdades que no tengo” incluidas en uno de sus libros, que al final de este periplo desvelaremos para todos nuestros internautas; no pretendo –dice el autor– inculcar verdades, que por otro lado no las tengo, más bien me gustaría que cada cual aprenda a descubrir las suyas.
La redacción de este blog se ha permitido espigar dentro de las vivencias de Rául  y hoy nos situamos en su vivencia sobre el crecimiento y la ilusión.


– Rául, ¿tú que le dirías a una persona que te pregunta si hay alguna manera para seguir avanzando?
– ¿Avanzando en la vida?
– Sí.
– Yo me repito muchas veces este propósito: “ No te hagas daño a ti ni a los demás y todo se irá poniendo en su sitio”.
– Lo que hacemos, ¿qué tiene que tener para ser valido?
– Que sea bueno, que sea útil.. Hace dos días estuvieran retejando el lugar donde guardo el coche. Es una antigua cuadra donde guardaban el ganado. Ese lugar lo que yo ahora alquilado. Charlé un rato con el hijo del dueño. Es un hombre que es misionero en Zambia. Fíjate lo que me dijo: “Siempre hay que tomarse la vida con ilusión. Si tienes ilusión, la vida se hace bonita. Cuando una persona tiene un problema lo mejor que puede hacer es distanciarse de ese problema, entonces de forma natural se empieza a resolver”.
– Preciosas esas palabras.
– Y precisas.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Acostumbrémonos a ver también los problemas como lo que son: oportunidades.

    ResponderEliminar
  2. Raúl eres de una espiritualidad tan elevada que no sé si alguna vez he sido capaz de interpretar lo que quieres transmitir. Hoy has tenido una gran idea, exponer lo del misionero en Zambia y a este hombre yo si le entiendo y comparto su opinión.
    : "Siempre hay que tomarse la vida con ilusión, si tienes ilusión la vida se hace bonita". En cuanto a los problemas los escribo, para mí es una forma de sacarlos de mi interior porque así puedo ver los distintos caminos que pueden existir para solucionarlos. Te desea un feliz fin de semana Pepi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepi,

      No tengo yo la sensación de que mi espiritualidad sea tan elevada. Con respecto a lo que pretendo trasmitir, en realidad son cosas muy básicas: amor, entendimiento, comprensión, ayuda, consuelo; y también los conceptos de verdad y de justicia pues a menudo permanecen un tanto olvidados.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Rául, ¿qué necesita nuestra sociedad para seguir avanzando en solidaridad e interioridad?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con respecto a la solidaridad, quiero citar una frase de José Bergamín que me gusta mucho: "Solamente el solitario es solidario". Quiere decir que si tú no tienes cimientos, difícilmente podrás construír edificios para otros. Si tú no tienes una base sólida en tu propio interior, poco o muy poco podrás hacer por los demás.

      Y con respecto a la interioridad digo, me digo: "Ámate a ti mismo y entonces podrás ya amarlo todo". Amarse a uno mismo no tiene nada que ver con lo narcisista ni con la egolatría. Amarse a uno mismo es comprender de forma completa que Dios mora en nuestro corazón. Dentro de nosotros hay una fuente pura de Amor. Muy dentro tenemos un Sol Viviente que si queremos puede irradiar en todas las direcciones. Si queremos, claro.

      Un abrazo.

      Eliminar

  4. Los problemas son como el calzado; Jung decía que el zapato que va bien a una persona es estrecho para otra; no hay receta para que vaya bien para todos; cada uno ha de descubrir su propia receta.

    ResponderEliminar
  5. Intenta resolver lo que tienes delante, no quieras resolver lo que te queda lejos; y por supuesto no quieras resolverlo todo de golpe, no se puede.

    ResponderEliminar
  6. “Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cual es la estrella que lo guía”.

    Antoine de Saint-Exupery

    ResponderEliminar