Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 15 de septiembre de 2014

To-le-ran-cia

El rincón del optimista
Juan
Quien no se entera es porque no quiere enterarse

Me esfuerzo para ser cada día más tolerante con aquello que no me gusta, pero me cuesta, lo confieso y mucho. Me saltan las ganas de decir a la cara lo que me parece fatal y me muerdo la lengua una y otra vez para callarme, para no provocar situaciones desagradables, pero me cuesta, me cuesta tanto… Me gustaría ser más tolerante, por ejemplo, con:
• Quienes hablan, hablan y hablan sin parar, sin escuchar y sin dejar que tú te expreses, porque en realidad no les interesa lo tuyo absolutamente nada.
• Quienes fuman en el coche, en su casa o en la tuya sin preguntar ni si quiera si te molesta.
• Quienes incumplen normas básicas de convivencia como no recoger las cacas de su perro en la calle, quien entra en un local sin dejar salir antes a quien pretende hacerlo, quien no respeta los pasos de peatones o quien acude a una cita oliendo a fritanga o a sobaquillo rancio.
• Quienes se cuelan en la fila del cine, de la pescadería o te birlan la plaza de aparcamiento cuando ya has iniciado la maniobra.
• Quienes te miran con desprecio cuando te adelantan desde su cochazo de lujo a tu viejo utilitario.
• Quienes se cambian de acera o miran para otro lado para evitar cruzarse contigo y perder su valioso dando explicaciones que en realidad nadie pide.
• Quienes se ríen de las desgracias ajenas.
• Quienes te recuerdan continuamente lo gordo que estás o lo delgado y pálido que te has quedado.
• Quienes pasan a tu lado con su moto humeante metiendo un estruendo horroroso y dejándote cara de pánfilo.
• Quienes te venden su producto como el más maravilloso y barato del mundo y detrás está el engaño, la estafa, la falsedad, la usura desmedida.
• Quienes se instalan en la hipocresía y la falsedad como razón de ser, aparentando ser lo que no son y haciendo lo que no saben hacer.
• Quienes aguardan vestidos de verde detrás de un arbusto para multarte por cualquier desliz y encima te dicen que lo hacen “por tu seguridad”.
• Quienes te gobiernan y te fríen a impuestos, para luego asegurarte que es que no pueden hacer otra cosa, que la ‘delicada’ situación les obliga... a comprarse un chalé de lujo a pie de la playa.
• Quienes se creen superiores por ser de raza blanca y haber nacido en el opulento ‘occidente’.
• Quienes desprecian la labor de los humildes, de los olvidados, de los voluntarios, de los más débiles.
De verdad que intento ser tolerante en esos casos y algún día hasta lo consigo, pero reconozco que me cuesta porque en alguna situación noto cómo está a punto de salirme humo del cerebro…, y eso que no fumo. Pero tengo que seguir intentándolo, por el bien de la humanidad, por la salud de mi gente y por mi propio bien.
Asín sea.

Tenemos 10 comentarios , introduce el tuyo:

  1. La tolerancia y la humildad van unidas. Quien es tolerante también es humilde, y viceversa. Para ser tolerantes, lo mismo que para ser humildes, necesitamos tiempo. Nadie da fruto el primer día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los churros y el chocolate a veces se complementan, pero el churro es churro y el chocolate es chocolate y...¿donde está el fruto?

      Eliminar
  2. Desde luego me siento muy identificada contigo...........Creo yo que todo es cuestión de tiempo, paciencia y aprendizaje.

    ResponderEliminar
  3. Hay situaciones que se deben de dicir y manifestarte, no se puede ser toletante, se confunde con la indiferencia y el pasotismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bravo!Yo tampoco paso.¿Sere poco tolerante, poco humilde?¿tendre mucho ego?A mí también me cuesta entender la tolerancia como ir con la corriente y yo es que a veces no tiro, ni aunque me lleve la corriente, claro que hay corrientes...que arrastran, que arrasan...y aún así... ¿somos tolerantes?¿humildes?Madre mía aaaa, ¡que pobreza de contenido el que bautiza a la tolerancia de según qué manera!

      Eliminar
  4. El que es tolerante no es indiferente ni tampoco pasota. El tolerante hace lo que hace porque ya es capaz de vivir sin ego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que viva el ego y los que son tolerantes hasta con el ego.Eco eco, ego ego.¿Lo pillamos?

      Eliminar
  5. Yo no sabia que la tolerancia y la humildad iban unidas.
    Para Pepi es bueno ser tolerante siempre y cuando uno no se haga daño.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco lo sabía, pero procuro ser tolerante con el que así lo considera, siempre y cuando esa tolerancia no me haga daño a mí o a los demás, siempre que tolerar no sea sinónimo de aguantar cualquier cosa, acción o situación por el mero hecho de santificar una palabra, sin tener en cuenta el bien o el mal hacia el que se manifiesta.

    ResponderEliminar
  7. Te felicito Juan, por el enredo y el des-enredo que esta palabra, que da título a tu artículo, me ha suscitado.¡Viva el que tolera y el que no tolera, según qué! y que vivan por igual, con "to le ran cia".

    ResponderEliminar