Este es el momento para arrimar el hombro.
La Redacción del Blog
viernes, 15 de agosto de 2014

Brillantes
con estrella

El rincón del optimista
Juan
Seguir la luz es una buena forma de salir de las tinieblas

Esto que leí recientemente lo comparto casi en su totalidad: “No soportamos a las personas excepcionales porque subrayan nuestras miserias, por eso preferimos rodearnos de personas peores que nosotros. El buen ejemplo, lejos de inspirarnos, subraya nuestros defectos y nos hace sentir peor. El mal ejemplo, en cambio, nos reconforta al tener la sensación de que lo hacemos todo bien aunque no nos esforcemos en ello”.

Esta máxima no la creo tan generalizado porque, al menos a mí, sí que me inspira la excelencia ajena, pues no deseo ver caer al quien triunfa, ni ver gruñir al amable, ni que se vuelva feo el guapo. Creo que hay muchas personas mejores que yo, brillantes, con estrella propia, seres excepcionales que destacan por méritos propios no sólo como profesionales, sino como seres humanos, que marcan el camino y que podemos seguir como ejemplos… o no. Personas que tienen buenos sentimientos y los saben expresar, que se comportan mejor que la mayoría de la gente. No comparto el sentimiento de quienes se ríen y disfrutan cuando a alguien con éxito se le tuercen las cosas. Detesto a los oportunistas que esperan el tropiezo de esas personas BRILLANTES CON ESTRELLA que les pueda convertir en otro desgraciad@. Ojo, no hablo de personas PERFECTAS, porque parto del hecho de que la perfección no existe como meta, como mucho puede ser válido el camino de la búsqueda.

Conozco a personas con ESTRELLA que trabajan en lo que les gusta, saben anticiparse al devenir de la vida y se preparan para ello. He llegado a pensar que logran todo lo que se proponen en lo laboral y lo personal no por una cuestión de suerte, sino de una simple mentalidad positiva. Personas abiertas, pacientes, extraordinarias. Ya he escrito alguna vez que suele ocurrir que te concentras en que algo va a pasar (bueno o malo) y realmente acaba ocurriendo. Pues eso. Nunca estuve de acuerdo con el dicho popular: “Unos nacen con estrella y otros estrellados”. Más bien estoy de acuerdo con Rousseau: “El hombre es naturalmente bueno, es la sociedad la que lo corrompe”.

En ese proceso estamos aún a tiempo de darnos cuenta de que por muchas personas negativas, tóxicas y perjudiciales que se nos crucen por el camino de la vida, hay otro porcentaje, quizá menor, que tienen una estrella especial y de quien podemos aprender algo cada día. El secreto está en saber ver brillar esa lucecita… y seguirla… o no. Allá cada uno.

Asín sea.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Cada uno pienso que debe descubrir su propia luz, su propio camino......
    Las personas que no saben valorar lo positivo de los demás para Pepi son muy pobres (de espíritu), envidiosas, no luchan por superarse, no valoran o no saben valorar lo que ellas tienen.........

    ResponderEliminar
  2. Somos ÚNICOS e IRREPETIBLES. Todos poseemos una luz con la que brillar porque somos LUZ.

    ResponderEliminar
  3. Bonito el escrito, pero por favor no usen más la palabra 'tóxico' o 'tóxica', es una palabreja abominable.
    Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tóxico: Sustancia venenosa que produce efectos nocivos sobre el organismo. Una persona tóxica es la que produce efectos nocivos sobre quienes la rodean. Siento que no te guste la palabra, pero está en el sistema lingüistico español y define muy bien algunas personalidades.

      Eliminar
  4. Tiene razón el optimista, nuestra sociedad no soporta a las personas felices, a las personas íntegras, porque desvelan nuestra propia miseria

    ResponderEliminar