La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
miércoles, 4 de junio de 2014

Carta a Fernando

Valentín Turrado
Fernando y sus amigos
¡Hola, Fernando!
Te escribo en esta tarde del martes sin saber a dónde escribo, sin saber a dónde estás.
Me llegaron noticias tuyas por e-mail a primera hora de la mañana, cuando me gusta tener abierta la puerta de mi despacho para que el aire puro lo limpie todo. Fernando ha muerto. Me quedé en blanco, sin capacidad de reacción. Enseguida busqué datos, información, el teléfono de tu casa, que estaba ya sin voz. Al otro lado sentía el silencio que deja la soledad y el frío. Fue al final de la mañana cuando cayeron las primeras lágrimas por ti, por mí, por los tuyos, por toda la gente que te aprecia.
Ya no habrá más correos ni más grupos del teléfono de la esperanza. Bueno, me consuela saber, que no los vas a necesitar. Tampoco habrá más visitas a la psicóloga ni cambios del psiquiatra en el necesario tratamiento químico.
Te escribo estas letras para decirte que el día 20 de mayo en la presentación de mi último libro Al encuentro de Mina te eché de menos; sí, eché de menos un comentario jocoso al final de la reunión por tu parte, aunque tus palabras veladas en anteriores misivas me recordaban que no te encontrabas sosegado.
Te conocí, Fernando, y creo que bastante bien. Desnudaste en mi presencia casi todo tu malestar acumulado durante años. Creí en ti, en tus posibilidades, en tu capacidad para remontar. Soñé contigo que otra vida era posible, como la canción triste de los Secretos.
Me gustaba al comienzo de cada encuentro sentir ese abrazo grande, lento y profundo con el que nos recibíamos o nos despedíamos.
De vez en cuando te voy a pedir que te hagas en encontradizo conmigo, aunque solo sea para estrecharnos con afecto y desearnos solo cosas buenas.
Eres un tipo que a nadie deja indiferente. Provocador, locuaz, atrevido, sufridor, desgarrado, hasta en algunos momentos histriónico y grosero, siempre entregado, pasional, vital, vividor. Todo desmedido y amplificado.
La vida no fue fácil para ti, por eso mi empeño de estar a tu lado, de acompañarte, de saber de ti y de pedalear en tu misma dirección. Diste muchos pasos a nuestro lado, pasos de madurez, de integración, con mucho dolor, eso sí, con lágrimas, con toda el ansia del mundo. Que pareciera que todo fue inútil. Como para nada.
Pero creo que no. Creo que todo mereció la pena. A los dos mereció la pena conocernos, apreciarnos, querernos.
Esta carta es para decirte que ahora te toca a ti ser nuestro ángel, el que empuje nuestras reuniones, el que ponga una carcajada en medio del sufrimiento, el que deje caer una palabra de sabiduría, de bondad, el que nos diga que merece la pena seguir, esforzarse, limpiar la casa de telarañas. Sí, dinos que este camino es saludable, hermoso y con un final dulce. A los dos nos gustan los finales felices. Como en las mejores películas.
Oye, Fernando, que me alegro de haberte conocido. Quiero que me queden de ti tus últimas palabras de bondad, de verdad, palabras que aquí no me atrevo a repetir, ahora que aunque te has ido, no te has ido, y aunque no te vuelva a ver, si voy a volver a verte.
Todo esto me lo dice el corazón.
Lo dicho, cuida de nosotros.

Adiós, compañero

Tenemos 24 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Desde que me enteré de la noticia lloro, lloro cada vez que te recuerdo, quizás porque tengo que acostumbrarme a que ya no estás con nosotros, Valentín te ha descrito tal cual eres, un buen amigo y una bella persona, siempre te recordaré Fernando y siempre te llevaré en mi corazón.
    Deseo que este recuerdo hacia ti, te engrandezca y te sientas afortunado estés donde estés.
    Muchas gracias por por tu apoyo, por tus palabras de ánimo, por haberte conocido y sobre todo por lo que me has hecho reir.
    Un abrazo de esos tuyos grande grande,
    Elena,

    ResponderEliminar
  2. Te hecharemos mucho de menos Fernando, nada va ser igual sin ti, sin tu alegría, sin tu cercanía y sin tu sentido del humor. Formas parte de mi vida y eso es muy importante.
    Un abrazo eterno.

    ResponderEliminar
  3. Me enteré de forma abrupta y sigo anonadado. ¡Tener que empezar a usar el pasado en vez del presente!. Eras una persona total, encantadora, con abrazos de oso panda. Tuviste la valentía de contarnos tu historia... porque tú eras un valiente, que luchó como pudo o supo, y que se atrevió a pedir ayuda y acercarse al teléfono. Ayer estuve toda la tarde como zombi, no me concentraba, he dormido mal... he llorado tu pérdida, siempre tan temprana.
    Valentín te ha definido perfectamente: ahora eres nuestro ángel de la guarda. Espero que hayas llegado a un cielo azul y al sol de tu infancia, esa infancia anterior e inocente.
    Te echo mucho, mucho de menos...
    Paco

    ResponderEliminar
  4. Perdonad que me cuele en esta despedida...pero no se hacerlo de otra manera. Compartir con todos vosotros, una buena noticia: ARCHIVAN EL CASO DE ABUSO SEXUAL CONTRA EL EXPRESIDENTE DEL TE DE MURCIA - La juez NO encuentra pruebas de que Jesus Madrid llegara a sobrepasarse con la denunciante.

    Los amigos de Jesús, los que siempre hemos creido en su inocencia nos gustaria conocer que opinan los cargos directivos que se han encargado de defenestrar a Jesus en todo lo que han podido. Solicito le sean devuelto todos sus cargos y una rectificacion de tanto comunicado en el que veladamente se le insultaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una intromisión con un poco de mal gusto... sobre todo para los que conocemos las andaduras de Fernando.
      Creo que debías haber usado otro canal u otras vías, no dentro de la despedida de un amigo, dentro de una muerte repentina e inesperada.
      Paco

      Eliminar
    2. Te doy toda la razón Paco, este apartado es para nuestro amigo y compañero Fernando que se lo merece.

      Eliminar
    3. Que pena me dá que una noticia que deberia alegrar a toda la comunidad del Telefono de la Esperanza, tenga que se ocultada, por que a algunos les molesta profundamente que el resultado sea la inocencia de Jesús Madrid.

      Eliminar
    4. No molesta la inocencia de Jesús Madrid, molesta la intromisión y llas formas de comunicarlo.
      Esta noticia puede ocupar perfectamente un día en este blog pero fue a introducirse en un día muy especial, estaba y está solo y exclusivamente dedicado a FERNANDO

      Eliminar
  5. Hola a todos, cuesta mucho creer que un amigo se va para no volver, pero poco a poco nos acostumbraremos a no verle, pero le sentiremos en nuestros corazones y entonces nos daremos cuenta que no se ha ido que sigue entre nosotros.
    Gracias Fernando por haberte cruzado en mi vida y haber podido compartir buenos y amargos momentos!!!.
    Gracias por tu comprensión y abrazos!!!!

    Un abrazo muy grande y hasta siempre!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un amigo siempre vuelve, está a tu lado. No vas a ver su cuerpo, sin embargo puedes sentirlo siempre que quieras. A través del pensamiento y del sentimiento contacta con él y él se hará presente.

      Eliminar
  6. Hola Fernando: yo te conocí poco, un par de momentos fuertes; sentí los ramalazos de tu apasionamiento, hablamos, dialogamos, nos comprendimos, nos perdonamos; todo quedó saldado, así lo viví yo. Quiero agradecerte que me hayas removido, eso siempre viene bien.

    Hoy te mando todo mi cariño y un gran abrazo.
    Piedad

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con estas palabras: "Esta carta es para decirte que ahora te toca a ti ser nuestro ángel, el que empuje nuestras reuniones, el que ponga una carcajada en medio del sufrimiento, el que deje caer una palabra de sabiduría, de bondad, el que nos diga que merece la pena seguir, esforzarse, limpiar la casa de telarañas".

    ResponderEliminar
  8. Fernando, mi compañero de cursos, iniciamos juntos el curso de inteligencia emocional y ahí fue cuando te conocí, no me dejaste indiferente, tan duro y tan sensible a la vez, poco a poco te fuiste desnudando y dejando al descubierto las inquietudes y tormentos de tu vida, cosa que se agradece por confiar en todos nosotros, y me fui dando cuenta del potencial de persona que eras y lo mucho que dabas en los cursos y en nuestras vidas, siempre dispuesto a ofrecer una palabra amable o un consejo al que lo necesitaba, voy a echar mucho de menos tus sonrisas, tus abrazos de bienvenida cada vez que nos veíamos en los cursos que hicimos juntos, tus correos, poesía y canciones que nos mandabas a diario para animarnos el día, nunca te olvidaremos porque se que desde allí donde estés vas a estar iluminándonos a todos nosotros en nuestro día a día.

    ResponderEliminar
  9. Podrás ser nuestro ángel o lo que quieras Fernando, pero puestos a pedir te ruego que pegues uno de esos abrazos tuyos a mi madre que te será más sencillo que a mí, que de momento no puedo. Y deseo de verdad que en tu nueva situación, esfera, estado o como se diga halles la paz y el sosiego que te faltaban cuando andabas por aquí. Sabes que a la familia del Teléfono la has dejado huérfana, pero te perdonamos chaval, sólo por ser tú.
    Venga majo, chavalín, hasta dentro de un rato, que esto no para.

    ResponderEliminar
  10. Una noticia terrible, inesperada y ante la que no sabes como reaccionar.

    ResponderEliminar
  11. Fernando. Aunque no te conocía, te deseo que con tu muerte hayas encontrado la PAZ. Pepi

    ResponderEliminar
  12. Desconcierto, es la palabra. ¿Cómo ha sido posible? La vida acaba -cambia, diría- en un instante. Cada poco nos lo demuestran los hechos. Hoy es por Fernando. Por ti Fernando levanto la voz de la vida para decirte, amigo. Hiciste lo que pudiste. A partir de ahí, todo es incógnita. Pero yo tengo esperanza. Esperanza de que haya encontrado la paz que anhelabas. Descansa, Fernando. Norecic

    ResponderEliminar
  13. Me he enterado de tu muerte al entrar en el blog. Me negaba a creerlo. Entré en Facebook ahí ya tienes tambien a tus amig@s consternados por no tenerte ya con nosotros. Recuerdo cuando nos enviabas canciones para alegrarnos la semana. Incluso cuando tu te sentias derrotado. A mí me ha quedado la que tu interpretabas que era pura vida. Hasta siempre Fernando. Un autentico placer haber compartido parte de tu tiempo contigo. Marga.

    ResponderEliminar
  14. Yo amigos, si sé donde está Fernando............ Se donde está su cuerpo, acabo de estar con él,............ y se donde está su alma, en nuestros corazones............
    Sé que había algo que le hubiera hecho muy feliz, ........... os acordáis compañeros de Encauzando las Emociones........ "En mi funeral quiero que suene My Way de Franck Sinatra", ........ nos dijo una tarde. ........ Pues la hemos vuelto a escuchar juntos, y no solo una vez........
    No nos pudimos abrazar, pues nos lo impidieron las flores,...... pero pasamos juntos otro rato inolvidable,....... los dos tan cerca y a la vez tan lejos...... Y como en otras ocasiones........... no encontrábamos el momento de despedirnos.......
    Os dejo las primera estrofa de su canción favorita..........

    Y ahora, el final está aquí,
    y me enfrento al último telón.
    Mi amigo, lo diré sin rodeos,
    Hablaré de mi caso, del cual estoy seguro.
    He vivido una vida plena,
    Viajé por todas y cada una de las autopistas.
    y más, mucho más que esto,
    Lo hice a mi manera.

    Fernando la última vez que nos despedimos........ lloviznaba en Santo Domingo. ¿te acuerdas?
    No te olvidaré.
    Javi

    ResponderEliminar
  15. Me he quedado anonadada, no puedo creer que ya no recibiré sus correos con poemas y canciones. Todos sabíamos que sufría pero lo hacía de un modo tan natural que no lo parecía , porque encima siempre tenía un abrazo, una sonrisa, un buen consejo, parecía que se preocupaba más por los demás que por sí mismo. Yo estoy muy enfadada porque se haya ido así, ¿ porqué tienen que irse siempre los mejores primero? ¿ no saben que los necesitamos?
    No le había vuelto a ver físicamente desde Navidades y siempre me animaba a que continuara con los talleres del Teléfono . Los últimos correos eran muy confusos, no le entendía nada.
    Nada, que no puedo soportarlo. Por favor Nando, desde donde estés cuida de todos nosotros .

    ResponderEliminar
  16. Hola Fernando. Todavía no me lo puedo creer, hoy es día 7/6, hace diez meses del accidente, nosotras estamos vivas y tú no. Ironías de la vida. Nunca olvidaré cuando apareciste en el Hospital de Coruña con la Hello Kitty y todo lo vivido desde que te conozco. Quiero decirte que eres una persona maravillosa, que me alegro mucho de haberte conocido, de todo lo que hemos compartido juntos, que ha sido mucho y de haber escuchado a mí corazón.
    Cuando en la noche del lunes me enteré, no me lo creí, hasta que vi tú esquela en internet, avisé a Valentín, fue como cuando nos fuimos a Fátima y te ingresaron, curioso, verdad? No querías estar sólo, no lo has estado y no lo estarás nunca, me alegro y me emociono de ver cuanta gente te llevamos en nuestro corazón y te queremos. Gracias por todo Fernando, me has ayudado mucho en uno de los momentos más difíciles de mí vida y eso es lo que sabe la gente y tú sabes porque te lo digo. Te pido disculpas sí yo no te ayude lo suficiente. Desde que me enteré he hablado mucho contigo , de corazón a corazón, gracias por el cariño, los consejos, por todo. Me quedo con los buenos recuerdos, con lo bonito que ha sido mucho. Estarás en el cielo, porque la gente buena como tú no puede estar en otro sitio. Eres todo corazón, ahora tú alma estará en paz. Me bombardean los recuerdos, gracias por todo lo vivido juntos.
    Has conseguido el milagro que Lucia y yo estemos más unidas.
    Este es un mantra que fluye directamente desde el corazón hacía todos aquellos que comparten tu vida.
    QUE EL ETERNO SOL TE ILUMINE
    EL AMOR TE RODEE
    Y LA LUZ PURA INTERIOR
    GUIE TU CAMINO.
    Con todo mi cariño Fernando, para ti.
    Pily

    ResponderEliminar
  17. Hola Fernando,me acabo de enterar de tu fallecimiento. Me duele profundamente reconocer que la vida es injusta. ¿Por qué és la vida así?...quiero rebelarme Aún deberías encontrarte entre nosotros, tenias muchas cosas buenas que hacer en esta vida. Aún te necesitabamos. Allá dónde estes, yo te recordaré siempre. Compartimos sólamente muy poquito tiempo en el curso de conocimiento de sí mismo pero ví en tí a una persona tierna y llena de sensibilidad y cariño.
    Un día coincidimos (escrudillando) la capilla de las Hermanas y reconocí en tí tu necesidad de paz. Yo támbien la necesitaba.
    Querido Fernando, mi eterna gratitud por haber compartido conmigo una pequeña parte de tu existencia en este mundo. Formas parte de mi paso por este mundo. Gracias.
    QUE LA ETERNA PAZ TE RODEE.
    Ana


    ResponderEliminar
  18. Una gran tristeza nos invade y la siguiente esperanza:
    "Y limpiará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y la muerte no será más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas son pasadas".(Apocalipsis 21:4 (JBS).
    Un privilegio compartir parte del camino de la vida contigo, y un deseo y anhelo hondo que también hayas recibido de nosotr@s afectos y apoyo.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por todos y cada uno de tus abrazos. Los echaré de menos. Y tu cariño, ese que me ofreciste tan sinceramente y que me hiciste sentir de la misma manera. Me alegra de que estuvieras en mi vida. Allá donde estés, abrazáme fuerte como hiciste siempre; yo lo hago también.

    ResponderEliminar