La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
sábado, 7 de junio de 2014

Amor



Esta llamada es para todos y es para cada uno.

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Sí quiero. Puedo colaborar con una mirada de confianza hacia las personas que me encuentro y hacia las cosas que ocurren aunque a veces no entienda.
    ¿Alguien se apunta a una revolución del Amor?

    ResponderEliminar
  2. Considero que pongo todos los días mi granito de arena. Primero hacía mi;,porque si no me quiero a mí no puedo querer a los demás, y después en todos los círculos que me muevo cada día: en el trabajo, con los compañeros con los que comparto actividades; en el T. de la E. cuando estoy en la guardia los jueves y en el G.D.P.que estoy realizando y todas las circunstancias puntuales que se me presentan cada día. Pepi reconoce que cuanto más cariño da, más felicidad va entrando en su interior.

    ResponderEliminar