Este es el momento para arrimar el hombro.
La Redacción del Blog
martes, 20 de mayo de 2014

EN FAMILIA


5ª ETAPA, O CEBREIRO - TRIACASTELA

         Llegué cansado, y me acerqué a la casa de mis padres para saber cómo estaban y contarles algo de la etapa, me hicieron preguntas sobre ella, pero tenía poco tiempo, y con toda la tranquilidad del mundo salí pitando, sin darles de momento más detalles, lo entendieron, son mi familia; luego casi sin tiempo para ducharme, acudí a cenar a casa de mis mejores amigos, tras los postres tomando un  café, muy cómodamente aposentado en su sofá,  di alguna que otra cabezada fruto del cansancio acumulado, todo normal, sin apuros, sin incomodidades, seguía estando en familia.
        
         En familia, esta es la palabra que quería destacar de mis sentimientos en esta última etapa del camino de Santiago
        
         Todo empezó con un ligero madrugón, la promesa climática de un día soleado, el encuentro con los habituales peregrinos del Teléfono, y el deseo de ver a esas caras nuevas de quienes nos iban a premiar con su presencia por primera vez
        
         En el viaje, leímos una poesía y nuestra particular historiadora (a quien nunca le agradeceremos bastante el esfuerzo que realiza), nos deleitó esta vez con relatos sobre milagros acaecidos en distintos lugares del camino
        
         Y… como os lo cuento, se obró un milagro al llegar a O Cebreiro, el radio cassette… funcionó (en la anterior etapa no lo hizo y para mí, que estos organizadores lo llevaron sin pilas) y pudimos en círculo, como una familia, danzar juntos agradeciendo a la naturaleza la posibilidad de disfrutar de ese  día.
        
         La marcha hasta el punto de comida fue distendido, “Lorenzo” se hacía notar y  cada uno iba a su paso, yo me esforzaba por llegar a ver la cabeza del grupo, pero a los grandes andarines de nuestro grupo es difícil seguirles el ritmo, cada uno tiene el suyo y hay que respetarlo. Además estos pueblos gallegos están mal indicados y en ocasiones no sabías con exactitud en cual te encontrabas, ni cuanto quedaba para la parada de la comida.
        
         Fui agasajado por mis compañeros del Teléfono con patatas, pistachos, pipas, esa fresca sandia o ese rico chocolate (mi debilidad, gracias M.J.), pero sobre todo, me sentí muy premiado por las charlas del día, de la  vida, del pasado y del futuro, y en especial del presente.
        

         Si hubiera sabido algo de alemán me hubiera aventurado a hablar con algún que otro peregrino con quien coincidimos en la marcha, pero mi mímica también tiene sus limitaciones.
        
         Comimos en un sitio ideal,  como decía la popular canción….. “a la sombra de los pinos”, (o igual no eran pinos, no lo sé, el campo no es lo mío), con sus mesas, césped, nuestra agua o cañita, no me hubiera importado nada que aquello hubiera sido ya Triacastela, pero aún nos quedaban 6 Km para el final de la etapa.
        
         Sentados o recostados en el césped, hicimos 15 minutos de silencio, para respirar en tranquilidad y recibir esos sonidos exteriores e interiores que pasaban por nuestra vista, por nuestra vida y por nuestro corazón. Fue un amasijo de olores, pensamientos, sentimientos y recuerdos o…. simplemente de silencio, de tomar conciencia y consciencia de la esencia de tu ser.
        
         Posteriormente se realizo una divertida dinámica en pequeños grupos, para ir contando momentos vividos que nos hubieran arrancado desde una simple sonrisa a la más explosiva de nuestras carcajadas. Yo me reí un montón y recordé lo importante que es hacerlo. Pienso que incluso  en nuestros peores momentos, hay que procurar encontrar ese instante para sonreirle a la vida.
        
         Me gusto el minitaller de risoterapia antes de partir, yo habitualmente me rio con la A (ja, ja, ja…), pero he decidido que viendo los efectos de las otras vocales, cambiare la vocal cuando me apetezca, ¡faltaría más!.
        
         En el viaje de regreso, noté que el habitual “speaker” ( o como se escriba, como he dicho antes mi fuerte es el “alemán mímico”) iba un tanto derrotadillo, no sé si por la edad, el calor o la presión de la presentación de su próximo libro… pero tardó un ratito en revolucionar el bus.
        
         Agradezco también a cuantos vía micro, expresan su estado y sentimientos tras la marcha, pues siempre se aprende y conoces más de esas personas.

         Tuvimos un poquito de todo, hubo contrastes, ese mismo día había quien celebrara su cumpleaños y quien recordaba un cercano aniversario, hubo emocionadas añoranzas para familiares recientemente perdidos,…. pero…. volvieron los milagros, fijaros,... pudimos contactar con un cercano y muy buen amigo del auténtico “Sócrates”, tuvimos la crónica negra de uno de los redactores de este blog, pidiendo más Km de carretera en vez de tantos por caminos, una intrépida mujer nos aconsejo que para ser felices cogiésemos una vaca y la tirásemos por un barranco (¿dónde encuentro yo una vaca en León?...¿y un barranco?), otra bella dama, confesó públicamente que solamente había pagado un billete del bus y se habían colado dos por el mismo precio, un mocetón de Villaobispo resulta que además de torero y serpa, tiene un receta increíble de filloas, nuestro especialista en imagen y sonido ha prometido deleitarnos con su espléndida voz el próximo día,  nos llegaron las vivencias de cierta guapa mozuela que tiene un amigo cuya futura paternidad peligró por causa del ataque de una gallina….

         En resumen y ya un poco más en serio, gracias por tenderme una mano cuando lo he necesitado, por ofrecerme parte de lo vuestro, por escucharme, por ayudarme, por hacerme sonreír, por contarme lo vuestro, por reíros junto a mí, por hacerme sentir uno más en esta gran FAMILIA del TELEFONO, estoy disfrutando mucho de esta  experiencia del Camino de Santiago – Camino de Esperanza.

  
P.D. Confieso que hoy tengo agujetas... pero no os riáis mucho de mí... que estamos en familia...



Un peregrino




Nota de la redacción: Os recordamos que hoy martes 20 de mayo a las 8 de la tarde será la presentación del libro de Valentín "Hablando con Mina". Estamos todos invitados. 

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Os felicito porque al regresar seguro que vuestras mochilas vienen mucho más ligeras; porque durante el peregrinaje fuisteis cambiando vuestras viandas por silencio, paz, felicidad, convivencia, ayuda al compañero, aumentando vuestra autoestima, crecimiento personal etc. etc. y a la vez reflexionando que convivencia se podría realizar para poder participar más personas del Teléfono entre ellas PEPI je ,je,.
    Peregrinos os envío un caluroso y entrañable abrazo de "OSO" , desde el corazón.

    ResponderEliminar
  2. Que magnifico resumen de un día realmente EN FAMILIA.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Fue un día muy bonito

    ResponderEliminar
  4. Un dia entrañable lleno d vivencias cargado d sonrisas y algunas lagrimas de dolor me acompañaron en ese camino tan inportante para mi.Gracias a todos por el apoyo y el cariño q me brindasteis.

    ResponderEliminar
  5. Ostras!, imagino que la mujer intrépida de la que hablas, le había dado demasiado sol en la cabeza y no sabía lo que decía...vaya ocurrencia, la de tirar una vaca por un barranco pa´ser feliz...un "poquín" violento,¿no? Espero que alguna maniobra, le devolviera la sangre a la cabeza, pedrín. Seguro que no pensó en cómo coger a la vaca...
    Otros pa´ser felices, piden un camión...

    ResponderEliminar