Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
sábado, 31 de mayo de 2014
viernes, 30 de mayo de 2014

El sentimiento
de inferioridad

María Guerrero, psicoterapeuta

Todos hemos experimentado en algún momento de nuestra vida, la sensación de sentirnos inferiores a otras personas o frente a situaciones que no sabíamos como manejar. Sin embargo, en muchas personas se desarrolla un complejo de inferioridad que les incapacita y les convierte en víctimas de sí mismos.

El sentimiento de inferioridad surge cuando uno cree no ser lo que debería.

jueves, 29 de mayo de 2014

La vida
es algo más que...

He tratado de abrir a hachazos la vida, como si fuera un duro y grueso roble.
He tratado de vivir a golpe de riñones, a carraos de esfuerzos y sacrificios.
He peleado hasta con las sombras de la noche y con los muertos del camino.

Estoy sin fuerzas y me empieza a fallar la respiración.
Las manos se me agrietaron y me quedé ronco de tanto gritar al viento.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Entrevista
a Joe Dispenza:
"Mente y cerebros"


Hace algo más de veinte años, Joe Dispenza fue arrollado por un todoterreno cuando participaba en un triatlón. El diagnóstico de los cuatro cirujanos que consultó coincidía, tenía que operarse inmediatamente, debían implantarle barras de Harrington (de 20 a 30 centímetros desde la base del cuello hasta la base de la columna), ya que la tomografía demostraba que la médula estaba lesionada y que podría quedarse paralizado en cualquier momento.
martes, 27 de mayo de 2014

"Parir SIN Miedo",
de Nina

Presentación del Libro de Nina:

Hoy nos hacemos eco del libro que acaba de publicar Nina, "Parir sin miedo", que será presentado mañana miércoles día 28 de mayo a las 8 de la tarde en la planta 6ª de El Corte Inglés. Hemos hablado con Nina y nos ha dicho que estaría encantada que asistiera la gente que le conoce, la que le interesa esta cuestión y sobre toda la que ayudó en el parto y a la que tanto quiere.

La doma del arpa

Okakura Kakuzo. La apreciación del arte.

"Érase una vez, en la Cañada de Lungmen, un árbol de kiri, un verdadero rey del bosque. Alzaba su cabeza para hablar a las estrellas y sus raíces se hincaban profundamente en la tierra, mezclando sus espirales bronceadas, con las del plateado dragón que duerme más abajo. Y sucedió que un poderoso mago hizo de ese árbol un arpa maravillosa, cuyo espíritu terco tan sólo podía ser domado por músicos excelsos.

lunes, 26 de mayo de 2014

A Dios rogando

La redacción del BLOG

Un nuevo libro llega a nuestra redacción: A DIOS ROGANDO

El libro está escrito por una monja que está cobrando mucha actualidad, Sor Lucía Caram, por su presencia en los medios de comunicación. Nació en Argentina y vive en Cataluña, entregada a la causa de los pobres y al mundo de la espiritualidad.

domingo, 25 de mayo de 2014

LA ESCRIBANA DEL REINO

vano reflejo. Jesús Aguado

-El nombre de las cosas-

         De niños aprendemos con avidez el nombre de todas las cosas, desde “mamá” a “catástrofe”. Preguntamos continuamente y siempre queremos saber más. Poner nombre a las cosas y a los sentimientos nos da seguridad.

         Pero en un momento dado de nuestra vida, llevados tal vez por la prudencia, el temor, el dolor o la pereza, empezamos a confundir las palabras y a emplear extraños nombres para identificar cosas, sentimientos o emociones.

         Así, por ejemplo, llamamos “mayores” a los viejos, “chicos” a los cincuentones y “chavales” a los de cuarenta. Entendemos que la indiferencia o la falta de atención es “respeto a la intimidad ajena”. La pasividad se llama “relajación”. La envidia, “falta de objetividad”. La rabia, “carácter fuerte”. Y el orgullo, “no saber estar en tu sitio”. Emigrar, ahora es “enriquecimiento cultural”, protestar es “arriesgar tontamente” y callar es “saber aprovechar las oportunidades”.

         En fin, en este afán de maquillaje colectivo y superlativo, llegamos a confundir churras con merinas o –lo que es peor- sentimientos con actuaciones, emociones con pensamientos y autenticidad con falta de recursos. Entre tanto confusionismo no sabemos ni quiénes somos.

         Yo creo que mientras no llamemos a las cosas por su nombre propio no vamos a aclararnos, ni vamos a poder enfrentarnos a lo que nos disgusta de nosotros mismos. Total, para qué luchar contra nuestra soberbia, envidia, orgullo, egoísmo y todo lo demás si tan sólo son “peculiaridades” de nuestro carácter.

                                                                         
  M.E.Valbuena
viernes, 23 de mayo de 2014

EL RINCON DEL PSIQUIATRA





La risa y la sonrisa

            La risa nada tiene que ver con la razón.  Nos reímos porque sí. No hacen faltan motivos para reír. Solamente hay que dejarse llevar por el sentimiento y permitir que “el niño que llevamos dentro” se manifieste. Los sujetos más  razonadores son los que menos ríen pues temen perder el control. Por eso los niños y  las personas deficientes son los que más ríen pues no les importa lo que piensan los otros, ni tienen que buscar explicaciones a su risa. Pero además, la risa es una buena manera de fortalecer los vínculos sociales y es entonces cuando se convierte en sonrisa. Una persona risueña facilita la expresión de los sentimientos en el otro, pues  no genera agresividad ni tampoco recelo.
            No necesariamente van unidas. Una no lleva a la otra. Tienen mecanismos diferentes de producción y significan cosas distintas. Y esto pese a que el diccionario Casares afirme que sonreír “es reírse un poco o levemente, y sin ruido”. La risa puede comenzar y terminar en sí misma. Y lo mismo ocurre con la sonrisa.
            La risa, también, nos sitúa en un estadio primitivo donde lo que predomina es la emoción. Es un mecanismo regresivo donde el sujeto se parapeta ante una situación excesivamente alegre (la risa ante el éxito) o ante una situación dolorosa (la “risa tonta”), ante la muerte de un familiar, una mala noticia o el diagnóstico de una enfermedad mortal. En estos casos la risa es un refugio ante una vivencia que nos desborda tanto por el extremo positivo como por el negativo.
            La sonrisa, por el contrario, no necesita de situaciones excepcionales. Brota sin esfuerzo y no es respuesta a ningún estímulo intenso. Es la expresión de un estado satisfactorio consigo mismo y con los demás. Es una manera de interrelacionarnos y de transmitir apoyo y acogida a nuestro interlocutor.
            La sonrisa es una manera de comunicación no verbal que transmite amabilidad y respeto hacia el otro. La persona que no sonríe se mostrará recelosa, maleducada o pasota ante los demás. Sonreír es decir que “me gusta estar aquí” y “me satisface hablar contigo”. Es, pues, una actitud que nos facilita la comunicación y nos hace más personas.

Beneficios de la risa

            Reír y sonreír son signos de salud mental. Y reírse de uno mismo es un signo de conocimiento de las propias posibilidades y también de las limitaciones. Reírse de uno mismo es higiénico porque posibilita que las críticas de los demás lleguen demasiado tarde y por lo tanto que no nos destruyan. Yo diría que este es el principal beneficio de la risa.
            Estamos hablando de la risa auténtica, de esa que brota de lo más profundo del ser y es la consecuencia de un equilibrio psicológico personal y de una sensación de bienestar con uno mismo, no de la risa superficial y forzada, que se produce para conseguir algo o para dar una imagen de felicidad, que en el fondo no se tiene.
            Pero también, se consiguen beneficios en el plano fisiológico: la risa moviliza la mayoría de los músculos del abdomen y cara y dilata los bronquios  y por lo tanto facilita la función respiratoria;  también mejora  la digestión y al favorece el tránsito intestinal lucha contra el estreñimiento.
            Según algunos estudios, la risa libera endomorfinas celulares, que actúan sobre el dolor y aumenta la secreción de la serotonina, por lo que ayudaría a neutralizar la ansiedad y la depresión: también disminuye el estrés y favorece el sueño. Es la base de la risoterapia. Técnica que a través del juego, la danza y los ejercicios respiratorios, nos ayuda a comprendernos mejor, relativizar los acontecimientos cotidianos y llenarnos de ilusión para afrontar los problemas de la vida diaria.

            Alguien ha comparado a la vida con un inmenso corazón, con su sístole (problemas, disgustos, sufrimientos, etc.) y diástole (risas, sonrisas, alegría, etc.). Los dos movimientos son imprescindibles para que el organismo no muera; los dos movimientos son necesarios para progresar en la propia salud mental. La vida nos lleva por la corriente de las dificultades y angustia, que tenemos que compensar con el otro movimiento: reír y sonreír.

Alejandro Rocamora Bonilla

Psiquiatra

jueves, 22 de mayo de 2014

CAMINO DE SANTIAGO: SEXTA ETAPA



CAMINANDO HASTA SANTIAGO DE COMPOSTELA, HASTA EL CORAZÓN DE NOSOTROS MISMOS.


Sexta ETAPA:  Triacastella a Sarria.
Día 14 de junio, sábado.

El Teléfono de la esperanza de León organiza este curso una serie de etapas hasta Santiago de Compostela. Desde la perspectiva aconfesional del T.E. Santiago es más que un lugar físico o geográfico, representa el corazón de cada persona y un lugar de encuentro para todos los que apostamos por una sociedad más justa y hermanada.
Hemos decidido animaros a haceros peregrinos de vosotros mismos y del misterio hermoso que se esconde detrás de cada persona y de cada ser vivo.
            La sexta etapa la haremos el día 14 de junio de 2014, desde Triacastella a Sarria.

Itinerario:  Triacastella – Samos- Sarria

Kilómetros: 18,300.


Coste: Cada persona al apuntarse abonará la cantidad de 13 euros para su billete de ida y vuelta en autocar. Este dinero no se devolverá en caso de no asistencia. El coste definitivo vendrá determinado por el número de participantes.

Material necesario: Mochila, calzado apropiado y de repuesto (con calcetines de algodón dos pares), chubasquero y ropa de recambio.

Comida: Para la comida y tentempié que cada uno quiera llevar y cargar, así como la bebida. La comida previsiblemente la haremos en Pieros.

Transporte: En autocar. Salida desde el aparcamiento de la Junta de Castilla y León

Concentración: En el aparcamiento de la Junta de Castilla y León a las 7,45 de la mañana. Se ruega puntualidad. El regreso previsible será sobre las 21,30 horas.

Apuntarse: Hasta el día 4 de junio en la sede del Teléfono de la Esperanza.

Para llevar a cabo la actividad será imprescindible que se apunten un mínimo de 25 personas. Número máximo de plazas: 55.

Queremos que el camino sea algo más que caminar, para lo cual se ofrecerán algunas posibilidades de abrir la mente y el corazón.



Responsabilidad de la actividad: Cada participante asume su propia responsabilidad en la marcha hasta Santiago. El T.E. no se hace cargo de posibles daños o accidentes.

Animamos a todos los orientadores/as, amigos/as, conocidos/as, participantes de los distintos grupos de desarrollo personal y demás familia, a que se unan a esta actividad lúdica. Tendremos tiempo para charlar, callar, disfrutar, reírnos, cansarnos, descansar, escuchar y escucharnos.
            


Ser en la vida romero,
romero solo que cruza
siempre caminos nuevos,
sin más oficio, sin nombre y sin pueblo.

León Felipe





miércoles, 21 de mayo de 2014

CONVERSACIONES CON MI MENTE


LIBERTAD

         Un amor es una ilusión revitalizadora e inmensa, un sueño y una alegría que lo domina todo. Pero a veces se comete el error del apego excesivo, de aferrarse a ello como si nos fuera la vida, ignorando que el amor puede estar o no, pero nuestra vida seguirá igualmente.

         El amor, puede volar o puede quedarse, que mi universo seguirá girando impasible. Con amor la vida es plena y rica; hay ilusión, hay belleza, pero sin amor nada se detiene. El corazón sigue latiendo, el sol sigue brillando… Por eso puede estar o puede marcharse.

         Yo tengo un corazón que es mío. Se ensancha y late con fuerza enamorado y llora dolorido la ausencia, pero a nadie pide que cambie su rumbo, pues a su lado sólo desea otros corazones felices, no esclavos ni sumisos, así que, que vuele o que se quede el amor, al que sólo deseo ver libre y feliz, conmigo o sin mi.

         Yo vivo y viviré feliz y alegre, segura de mi misma y mis dones. Seguiré soñando un mañana en la cuna de mi esencia, donde cabe quien me ame, y de donde nace una fuerza que me acompañe siempre, estés tú conmigo o sin mi. Puedes volar o puedes quedarte, que mi fuerza sigue conmigo y nada me quitas al alejarte.


Mª José Calvo Brasa
martes, 20 de mayo de 2014

EN FAMILIA


5ª ETAPA, O CEBREIRO - TRIACASTELA

         Llegué cansado, y me acerqué a la casa de mis padres para saber cómo estaban y contarles algo de la etapa, me hicieron preguntas sobre ella, pero tenía poco tiempo, y con toda la tranquilidad del mundo salí pitando, sin darles de momento más detalles, lo entendieron, son mi familia; luego casi sin tiempo para ducharme, acudí a cenar a casa de mis mejores amigos, tras los postres tomando un  café, muy cómodamente aposentado en su sofá,  di alguna que otra cabezada fruto del cansancio acumulado, todo normal, sin apuros, sin incomodidades, seguía estando en familia.
        
         En familia, esta es la palabra que quería destacar de mis sentimientos en esta última etapa del camino de Santiago
        
         Todo empezó con un ligero madrugón, la promesa climática de un día soleado, el encuentro con los habituales peregrinos del Teléfono, y el deseo de ver a esas caras nuevas de quienes nos iban a premiar con su presencia por primera vez
        
         En el viaje, leímos una poesía y nuestra particular historiadora (a quien nunca le agradeceremos bastante el esfuerzo que realiza), nos deleitó esta vez con relatos sobre milagros acaecidos en distintos lugares del camino
        
         Y… como os lo cuento, se obró un milagro al llegar a O Cebreiro, el radio cassette… funcionó (en la anterior etapa no lo hizo y para mí, que estos organizadores lo llevaron sin pilas) y pudimos en círculo, como una familia, danzar juntos agradeciendo a la naturaleza la posibilidad de disfrutar de ese  día.
        
         La marcha hasta el punto de comida fue distendido, “Lorenzo” se hacía notar y  cada uno iba a su paso, yo me esforzaba por llegar a ver la cabeza del grupo, pero a los grandes andarines de nuestro grupo es difícil seguirles el ritmo, cada uno tiene el suyo y hay que respetarlo. Además estos pueblos gallegos están mal indicados y en ocasiones no sabías con exactitud en cual te encontrabas, ni cuanto quedaba para la parada de la comida.
        
         Fui agasajado por mis compañeros del Teléfono con patatas, pistachos, pipas, esa fresca sandia o ese rico chocolate (mi debilidad, gracias M.J.), pero sobre todo, me sentí muy premiado por las charlas del día, de la  vida, del pasado y del futuro, y en especial del presente.
        

         Si hubiera sabido algo de alemán me hubiera aventurado a hablar con algún que otro peregrino con quien coincidimos en la marcha, pero mi mímica también tiene sus limitaciones.
        
         Comimos en un sitio ideal,  como decía la popular canción….. “a la sombra de los pinos”, (o igual no eran pinos, no lo sé, el campo no es lo mío), con sus mesas, césped, nuestra agua o cañita, no me hubiera importado nada que aquello hubiera sido ya Triacastela, pero aún nos quedaban 6 Km para el final de la etapa.
        
         Sentados o recostados en el césped, hicimos 15 minutos de silencio, para respirar en tranquilidad y recibir esos sonidos exteriores e interiores que pasaban por nuestra vista, por nuestra vida y por nuestro corazón. Fue un amasijo de olores, pensamientos, sentimientos y recuerdos o…. simplemente de silencio, de tomar conciencia y consciencia de la esencia de tu ser.
        
         Posteriormente se realizo una divertida dinámica en pequeños grupos, para ir contando momentos vividos que nos hubieran arrancado desde una simple sonrisa a la más explosiva de nuestras carcajadas. Yo me reí un montón y recordé lo importante que es hacerlo. Pienso que incluso  en nuestros peores momentos, hay que procurar encontrar ese instante para sonreirle a la vida.
        
         Me gusto el minitaller de risoterapia antes de partir, yo habitualmente me rio con la A (ja, ja, ja…), pero he decidido que viendo los efectos de las otras vocales, cambiare la vocal cuando me apetezca, ¡faltaría más!.
        
         En el viaje de regreso, noté que el habitual “speaker” ( o como se escriba, como he dicho antes mi fuerte es el “alemán mímico”) iba un tanto derrotadillo, no sé si por la edad, el calor o la presión de la presentación de su próximo libro… pero tardó un ratito en revolucionar el bus.
        
         Agradezco también a cuantos vía micro, expresan su estado y sentimientos tras la marcha, pues siempre se aprende y conoces más de esas personas.

         Tuvimos un poquito de todo, hubo contrastes, ese mismo día había quien celebrara su cumpleaños y quien recordaba un cercano aniversario, hubo emocionadas añoranzas para familiares recientemente perdidos,…. pero…. volvieron los milagros, fijaros,... pudimos contactar con un cercano y muy buen amigo del auténtico “Sócrates”, tuvimos la crónica negra de uno de los redactores de este blog, pidiendo más Km de carretera en vez de tantos por caminos, una intrépida mujer nos aconsejo que para ser felices cogiésemos una vaca y la tirásemos por un barranco (¿dónde encuentro yo una vaca en León?...¿y un barranco?), otra bella dama, confesó públicamente que solamente había pagado un billete del bus y se habían colado dos por el mismo precio, un mocetón de Villaobispo resulta que además de torero y serpa, tiene un receta increíble de filloas, nuestro especialista en imagen y sonido ha prometido deleitarnos con su espléndida voz el próximo día,  nos llegaron las vivencias de cierta guapa mozuela que tiene un amigo cuya futura paternidad peligró por causa del ataque de una gallina….

         En resumen y ya un poco más en serio, gracias por tenderme una mano cuando lo he necesitado, por ofrecerme parte de lo vuestro, por escucharme, por ayudarme, por hacerme sonreír, por contarme lo vuestro, por reíros junto a mí, por hacerme sentir uno más en esta gran FAMILIA del TELEFONO, estoy disfrutando mucho de esta  experiencia del Camino de Santiago – Camino de Esperanza.

  
P.D. Confieso que hoy tengo agujetas... pero no os riáis mucho de mí... que estamos en familia...



Un peregrino




Nota de la redacción: Os recordamos que hoy martes 20 de mayo a las 8 de la tarde será la presentación del libro de Valentín "Hablando con Mina". Estamos todos invitados. 
lunes, 19 de mayo de 2014

EN EL SILENCIO


Buscamos en un lugar y en otro
Indagamos en un libro y en otro
Miramos para aquí y para allá..
buscando, buscando... 
Prueba en el silencio..
prueba en ti...
domingo, 18 de mayo de 2014

LA ESCRIBANA DEL REINO


-Me gusta la gente que se ríe-

         Me gusta mucho tipo de gente. Casi tanta como a Mario Benedetti. Pero últimamente me he dado cuenta de que me gusta – y mucho- la gente que se ríe, no con sarcasmo ni cinismo, sino con alegría.

         Me gusta la gente que, contando anécdotas suyas, se ríe de sus meteduras de pata y de sus equivocaciones, porque ello demuestra que las ha superado y/o ha aprendido a vivir con ellas.

         Me gusta esa gente que, ante lo inesperado, sonríe primero y se ríe después, pues da a entender que no tiene miedo al porvenir y que acepta con alegría cuanto el futuro le depare.

         Me gusta la gente que, dando charlas o conferencias, entreteje sus risas en el transcurso de las mismas. Las hacen con ello amenas, entretenidas y mucho más educativas. Nada que ver con las concienzudas explicaciones de rigorismo científico que cuesta entender y mucho más comprender.

         Me gusta la risa franca, clara, fresca, incluso exagerada. La risa auténtica. La que sale del alma y se contagia. La que transmite energía e ilusión sin ataduras. La espontánea del niño.

         Me gusta la gente que se ríe así. Me siento feliz a su lado. Hacen la vida algo más llevadera y agradable. Ayudan a vivir. Invitan a reír con ellos. Dan vida y la comparten.

         Ojalá no falta nunca en mi entorno la gente que ríe.

                                                                                     M.E.Valbuena
sábado, 17 de mayo de 2014

10 VALORES PARA ATEOS, CREYENTES, AGNÓSTICOS Y DEMÁS FAMILIA

El  pensador suizo Alain de Botton escribió no hace mucho “Religión para ateos”, recibiendo críticas desde todos los frentes. A los ateos les disgustó que defendiese  que detrás de las religiones había valores importantes a considerar. A los creyentes les disgustó su crítica a las tradiciones y ritos sin nada debajo.

El ha manifestado: "Las religiones son fascinantes porque son máquinas gigantescas de hacer que las ideas cobren vida en el día a día de las personas: ideas sobre la bondad, sobre la muerte, la familia, la comunidad, etc. Hoy en día tendemos a creer que la gente que hace que las ideas cobren vida son artistas o figuras de la cultura, pero esa respuesta es totalmente individualista y pequeña comparada con la gran bola de problemas que tenemos. Estoy muy interesado en el modo en que las religiones, al final, son instituciones, máquinas gigantescas, organizaciones que tienen la intención de dirigir nuestra vida interior. No hay nada así en el mundo secular, y es una verdadera pena”.

También afirma: “Ya hemos pasado la época de los gurús y los líderes espirituales. Estamos en la época de las estructuras Wiki. Esto significa que depende de nosotros observar la religión y ver qué partes podemos robarle e introducir en el mundo moderno. La salvación del alma individual sigue siendo un problema serio incluso cuando rechazamos la idea de Dios. En el siglo XX, el capitalismo ha solucionado (al menos en occidente) los problemas materiales de una porción significativa de la humanidad. Sin embargo, las necesidades espirituales son todavía un caos, debido a que la religión ya no responde a tales necesidades. Esta fue la razón por la cual escribí mi libro, para demostrar que existe una nueva forma de llenar el nuevo mundo con lecciones importantes que provengan de la religión sin necesidad de volver a cualquier tipo de espiritualidad oculta”.


El escritor suizo respondió a sus críticos planteando una pregunta: ¿cómo serían los 10 mandamientos si pudiésemos reescribirlos? ¿Cualés son las 10 virtudes más importantes para un ser humano? Esta es su lista:

1.- Resiliencia: Seguir adelante cuando sólo vemos oscuridad en nuestro futuro. Aceptar que las decepciones y los reveses forman parte de cualquier vida humana. No asustar a otras personas con nuestros miedos.
2.- Empatía: La capacidad de conectar con las experiencias de otra persona. Y también el coraje de ponerse en el lugar del otro y mirarse a sí mismo con honestidad.
3.- Paciencia: Con frecuencia perdemos los nervios porque creemos que las cosas tendrían que ser perfectas. Los humanos hemos avanzado mucho en algunos aspectos (por ejemplo en la tecnología) pero muy poco en otros: por ejemplo, en la capacidad para aceptar que las cosas no siempre son como queremos.
4.- Sacrificio: De forma natural, todos buscamos nuestro propio beneficio. Pero también tenemos una capacidad milagrosa para, en algunas ocasiones, olvidar nuestros intereses personales y sacrificarnos por otra persona o por una causa.
5.- Buenos modales: Los buenos modales tienen mala fama. Normalmente asumimos que “ser educado” es sinónimo de “ser falso” y lo contrario de “ser nosotros mismos”. Pero los modales son una regla necesaria para cualquier civilización y están íntimamente asociados a la tolerancia: la capacidad de vivir junto a personas con las que nunca estaremos de acuerdo.
6.- Sentido del humor.
7.- Consciencia de uno mismo: No hacer responsables a los demás de todos nuestros problemas o cambios de humor.
8.- Perdón.
9.- Esperanza: El pesimismo no es necesariamente un signo de “inteligencia y profundidad intelectual”, ni el optimismo un reflejo de necedad.
10.- Confianza: A veces no alcanzamos nuestros sueños por el simple hecho de que no nos atrevemos a intentarlos. La confianza no es arrogancia, sino la consciencia de que nuestras vidas son cortas y de que, en realidad, tenemos muy poco que perder cuando nos arriesgamos a luchar por lo que queremos.

Todos estos valores tienen mucho que ver con el Teléfono de la esperanza.

Para concluir esta frase de  Bottom:: “Vivimos en una sociedad en la que todo el mundo entiende que vayas al gimnasio para entrenar tus músculos. Pero si dices que estás trabajando “para transformarte en una persona más completa”, muchos te miran como si fueses “un rarito”. Yo no lo entiendo. ¿Acaso hay algo más importante?”.

Déjanos tu opinión en comentarios.


viernes, 16 de mayo de 2014

MI VIDA SIN TI


Esta pintada la hemos encontrado en el Polígono X de León.

Parece de un enamorado: Mi vida no tiene sentido si no estás conmigo
Alguien, posiblemente, quiso dejar estampado públicamente que había encontrado el amor para siempre.
Parece que la entrega es de una generosidad total.
Que ha encontrado la razón de vivir: ¿qué haría yo sin ti?
La frase es bonita. La intención del autor sincera.
Pero, ¿no hay en ello un apego que puede llegar a ahogar?
¡Qué a gusto estoy a tu lado! ¡ Me entrego a ti! ¡Quiero vivir contigo! ¡Hacer un proyecto juntos!
Si tú quieres también...

¿Qué te sugiere a ti esta frase?
   
jueves, 15 de mayo de 2014

EL RINCÓN DEL OPTIMISTA

Pensar en un bello paisaje suele transformar la ira en sosiego


El gato

Considero de vital importancia que pueda controlar mi ira, mis enfados (justificados o injustificados) en favor de mi salud mental y, sobre todo, de la convivencia con los que me rodean. Estimo crucial poder darme cuenta de que estoy enojado, de intentar dominar ese sentimiento, de darme tiempo (contar hasta 10 antes de actuar, de decidir, suele funcionar), decirme que no tiene importancia el origen y de paso evitar una consecuencia clara que tiene la ira que es su contagio, su propagación casi automática. Lo intentaré explicar con el cuento del GATO que me relataron hace ya unos cuantos años en un curso muy interesante.
“El dueño de una empresa decidió que para aumentar la producción de su factoría iba a acortar de dos a una hora el tiempo para almorzar de sus empleados. Para dar ejemplo, él iba a ser el primero en cumplir. Salió a almorzar y en el restaurante se demoraron con el servicio con lo que cuando cogió el coche para regresar a la fábrica iba ya algo tarde. Con las prisas se saltó un semáforo en rojo y la Policía le puso una multa. Llegó al trabajo lleno de ira y de rabia. Llamó al subdirector y le pidió los informes de las ventas de la semana. El subdirector le dio algunas disculpas porque no los tenía listos, por eso, de muy mal humor, llamó a su secretaria para que le pasara de inmediato esos informes entre graves recriminaciones por no estar preparados aún. La secretaria se quejó de que le trataran así después de los años de servicio diligente en la empresa, pero, tremendamente enfadada también, le exigió a la becaria que le elaborase los citados informes inmediatamente. Al acabar la jornada, la becaria, se fue a su casa muy enojada y disgustada por lo sucedido, lo vejatorio del trato, y al entrar en el hogar se encontró a su hijo que no había ordenado la habitación ni se había puesto con las tareas del colegio, con lo que sin más explicaciones le castigó sin salir a jugar a la calle durante una semana. El chaval, tan enfadado con este castigo injusto, se marchó ‘echando humo’ a su habitación pero por el camino se cruzó con el gato de la casa, al que propinó una patada llena de mucha, mucha rabia e indignación”.
Moraleja: si el jefe hubiera dominado su ira a tiempo, ésta no se habría propagado como el cólera y el gato no hubiera recibido la patada. Esta historieta me sirvió en su día para meditar sobre los ‘peligros’ que conlleva la ira, que sólo pueden provocar más rabia, violencia y desembocar hasta en guerras y muertes. Por eso cada vez que me enfado por uno u otro motivo intento acordarme de la patada del gato, imagino que me miro desde la distancia, me aparto del origen del enfado y me doy tiempo para que se me vaya pasando.
Por eso, recomiendo, que cuando te llegue la rabia te des cuenta de que no es algo que te vaya a matar, que ha estado contigo muchas veces antes y has sobrevivido perfectamente. Es la misma rabia de otras veces. Cuando te veas envuelto en ella, peleando, acuérdate de la historia del gato, obsérvala como si no te perteneciera, como si fuera la rabia de alguien ajeno a ti, y te encontrarás con una gran sorpresa: la rabia desaparecerá en cuestión de segundos, se diluirá como el azúcar en la leche caliente. Y cuando haya desparecido la ira sin lucha alguna, dejará tras de sí un estado tremendamente hermoso, silencioso y pleno de amor.
Asín sea.

Juan
miércoles, 14 de mayo de 2014

TODO PASA POR ALGO


Parece una perogrullada
¡Pues claro!
Lo que pasa y lo que no pasa
¿Y ese algo qué es?
O quizás ¿Quién es ese alguien que hace que pase?
Ahí dejamos el interrogante para todos los visitantes.
Todo pasa por...

martes, 13 de mayo de 2014

EL PSICÓLOGO AL HABLA


Cómo afrontar la depresión
La depresión es un estado de ánimo de intenso abatimiento que conlleva pérdida de interés o de placer por casi todas las actividades habituales y puede ir acompañada de manifestaciones de auto-culpa y desprecio de sí mismo. La persona se encuentra muy triste, decaída, desesperada, irritable... Ve su pasado negativamente y su futuro desesperanzador. No es un bajón anímico temporal, si no un problema que debe ser tratada cuanto antes por un profesional.
Antes de comenzar a tratarla hay que descartar que no esté producida por una causa orgánica como pueden ser las enfermedades neurológicas, endocrinas, cardiovasculares, anemia…. y que no esté asociada al consumo de sustancias como el alcohol o cualquier otro tipo de droga. La depresión es el problema psicológico que a más personas afecta en nuestros días.



Pautas para la persona que la sufre
Los trastornos depresivos hacen que la persona se sienta inútil, indefensa y desesperanzada. Estos pensamientos y sentimientos negativos pueden hacer que se dé por vencida antes de que desaparezcan los síntomas conforme el tratamiento médico o psicológico empieza a surtir efecto. De hecho, la combinación médico-psicológica es la que mejor resultados obtiene para la persona que la padece. Por eso, mientras esto sucede, es conveniente que la persona siga unas pautas que le ayudarán en la recuperación:
•          Cuide la alimentación, sueño y haga algo de ejercicio físico.
•          No tome decisiones importantes. Pospóngalas hasta que su depresión haya mejorado.
•          Divida las tareas grandes, fíjese prioridades y haga hasta donde le sea posible. Mejor empezar por objetivos pequeños.
•          Procure estar acompañado. Generalmente es mejor que estar uno solo ya que pensamos que el aislamiento social produce monstruos.
•          Rechace e intente refutar los pensamientos negativos. Son parte de la depresión y desaparecerán cuando el tratamiento surta efecto.
•          Acepte que puede padecer recaídas y es conveniente adaptarse a ellas y asumirlas para mejor superarlas. Sepa que la mejoría requiere tiempo.
Algunas sugerencias para la familia
La familia es de vital importancia en el apoyo a la mejoría emocional. Sabemos que las personas que le quieren están también sufriendo. Sería razonable:
•          Evitar consolarle por el motivo de su depresión, porque no es el motivo, es únicamente el tema elegido. Es habitual oírles decir: No comprendo por qué estoy triste.
•          No enfadarse con la persona que sufre la depresión.
•          Evitar reprochar al deprimido: Tienes que poner de tu parte. Este hecho carece de efecto, humilla y desmoraliza.
•          Lo mejor es dejarle en paz, atenderle y sugerir sin agobiarle. Aceptar que la persona deprimida no tolera la alegría junto a él.
•          Prevenir el suicidio.
Miguel Ángel Cueto.
Psicólogo.
lunes, 12 de mayo de 2014

LÁGRIMAS DE VERGÜENZA




 Soy médico; cardiólogo, de esos que ponen muelles a los pacientes cuando sufren un infarto. Nuestro trabajo me encanta, pero recientemente salí del hospital un poco más triste que antes.


Un paciente que ya habíamos atendido previamente ingresó de nuevo con un segundo infarto y, al mirar sus arterias, encontramos que el stent, el muelle, implantado unos meses antes, se había trombosado, provocando un segundo infarto mucho más grave que el primero.

Mientras intentábamos reparar de nuevo su arteria enferma, nos aseguró que seguía tomando sus pastillas, pero la relación entre la trombosis de prótesis endovasculares y el abandono del tratamiento es tan alta que, ante nuestra insistencia, terminó por reconocer que lo había dejado dos meses atrás. La situación es muy sencilla: no tiene trabajo, cobra exclusivamente los cuatrocientos euros de la ayuda extraordinaria para desempleados y el tratamiento le costaba más de cien euros mensuales. Tiene mujer, sin empleo, y un hijo pequeño.

"O comemos, o tomo las pastillas".

Allí mismo, este hombre se puso a llorar. Lágrimas silenciosas, sin aspavientos. Lloraba de miedo ante la proximidad de la muerte o de algo peor; pero, sobre todo, lloraba de vergüenza, de tener que mentir a su médico porque no se atreve a reconocer que no tiene suficiente para pagar el tratamiento que éste le receta.

Durante el último año, hemos visto esta misma situación en repetidas ocasiones. En demasiadas, creo. Nunca antes, en muchos años de ejercicio profesional, nos habíamos encontrado con algo así. Además, si todo se redujera al dinero, el gasto sanitario que supone una trombosis de stent supera en muchas, muchas veces el gasto farmacéutico del tratamiento complementario.

No es él quien tiene que llorar de vergüenza. No lo es.

Maximiliano Diego.  Miembro de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca (ADSP)


Tomado de saludadiario.es
domingo, 11 de mayo de 2014

LA ESCRIBANA DEL REINO


-Miradas-

         Cada día nos cruzamos con cientos, con miles de miradas. Miradas que se detienen en las nuestras, que nos ignoran o que pasan como queriendo no pasar. Miradas que transmiten y que no.

         Hay miradas de altanería, de orgullo, de satisfacción, de amargura, de tristeza, de mala leche, de mal de ojo, de envidia. Las hay también de alegría, de acogida, de comprensión, de sorpresa…

         Pienso hoy en la dulzura de esa mirada que nunca descubrí. Dulzura derramada en otros ojos que no fueron los míos. Posiblemente porque los sentimientos no siempre son claros y, diciendo una cosa, queremos decir otra. O porque la herida del corazón nos juega malas masadas y, en lugar de querer queriendo, malqueremos.

         Lo cierto es que no vi dulzura en su mirada, donde otros sí la vieron. Tal vez miré sin ver, porque me dolía demasiado. O viendo, no quise mirar por la misma razón.

         Hay miradas que no se olvidan, tan cargadas de sentimientos como están, que se quedan suspendidas de nuestra retina in saecula saeculorum y que se clavan como alfileres en el alma. Por muchos años que pasen no borramos su intensidad ni su fuerza.

         Y otras que, por no haberlas recibido nunca, recreamos en nuestra imaginación y anhelamos continuamente, sin acabar de aceptar que no eran ni serán para nosotros, mal que nos pese.

                                                                           M.E. Valbuena
sábado, 10 de mayo de 2014

CAMINO DE SANTIAGO DE LA ESPERANZA

Comenzamos en Camino de Santiago de la Esperanza el 19 de octubre de 2013. La primera etapa de Astorga a Focebadón ya nos queda un poco lejos. Pero como estamos seguros que muchos aún conservan muchas emociones de este primer encuentro, hoy presentamos el video de aquella etapa, que nuestro cineasta Angel, ha tenido el gusto de enviarnos y la laboriosidad de elaborarlo. Con fotos de varios de los caminantes. Para recordar y disfrutar.

Os recordamos que el próximo sábado día 17 de mayo compartiremos otra etapa. esta vez ya en tierras gallegas, de O Cebreriro a Triacastella.




viernes, 9 de mayo de 2014

EL RINCON DEL PSIQUIATRA


“Ser” o  “Estar"  alegres


            La palabra alegría deriva del latín “alicer-alecris”, que significa “vivo” y “animado”. Una persona alegre es sinónimo de tener una visión positiva de la vida. Es una emoción que invade a toda la persona y facilita el bienestar y posibilita la creatividad y las relaciones interpersonales. La alegría nos hace más serviciales y al mismo tiempo más comprensivos con los demás y es un apoyo para seguir viviendo a pesar del sufrimiento o dolor; la falta de alegría nos hace más huraños, poco solidarios, intolerantes y una carga para el resto de la familia y amigos. También la alegría influye positivamente en el bienestar del cuerpo: facilita la relajación y es una defensa para las infecciones bacterianas o víricas.

            La felicidad es un estado de plenitud que por la propia naturaleza humana no se consigue en este mundo (somos antológicamente insatisfechos); la alegría es el camino que nos conduce a esa felicidad incompleta. Pero, debemos distinguir entre “estar alegres” y “ser alegres”. La primera es una alegría que surge como consecuencia de un acontecimiento positivo: aprobar un examen, tener un hijo o conseguir un ascenso, por poner solamente algunos ejemplos. El “ser alegres” es la senda para la felicidad. Es una forma de vivir y de discurrir por la vida. Implica optimismo, visión positiva de la existencia y una gran vitalidad. Es una alegría ontológica, no psicológica. La buena alegría, pues, no es la consecuencia de algún acontecimiento externo (bienestar económico, excelente salud, etc.) sino que es algo más. Es una actitud positiva ante la vida.

La celebración: alegrarse juntos

            Por otra parte, la alegría, por su propia naturaleza no puede quedar dentro de nosotros, sino que es expansiva y necesita ser compartida por otras personas. La pena puede quedarse dentro de uno mismo, pero la alegría rebosa nuestro ser y se manifiesta por la palabra, los gestos o las conductas.
            Alegrarse juntos significa que estamos celebrando algo: un éxito, haber conseguido una meta o el inicio o final de un proyecto. Celebrar, pues, es exponer en común nuestra alegría. Nadie celebra algo en la intimidad. Celebrar es sinónimo de compartir la alegría.
            “Esto hay que celebrarlo” es una invitación a que el grupo exprese su alegría por el acontecimiento feliz. De alguna manera, a través de la celebración se está indicando que pese a las posibles discrepancias existen puntos de unión entre los miembros del grupo.

            “Estar alegres” o “ser alegres”, esa es la cuestión. Con demasiada frecuencia buscamos el bienestar inmediato (el fácil éxito, el ganar mucho dinero, etc.) para “estar alegres”, pero lo que realmente nos conduce a la felicidad es el “ser alegres”: una forma de situarse en la vida vitalista y positiva e intentando compartirla (celebrarlo) con los demás.
Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra