Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 1 de diciembre de 2013

LA ESCRIBANA DEL REINO

Cruz del ferro

-      Energía concentrada –

         Hay calles, casas, recintos… lugares en general en los que se concentra mucha energía. Suelen ser espacios muy visitados donde cada persona que acude deja un poco de ella misma.

         Uno de ellos, la cruz de ferro, parada obligatoria en el Camino de Santiago.

         Hace años que lo visité por primera vez y hace pocos días por última. El número de objetos (no sólo piedras) dejados a sus pies ha crecido considerablemente en este tiempo. Ya no es sólo el lugar donde despojar nuestra carga emocional, simbolizada en una piedra del camino, sino un lugar de petición, de recuerdos, de súplicas y de dolor. O al menos así lo percibo yo.

         Mientras observaba los muchos y variados objetos dejados allí (anillos, fotos, lazos, piedras pintadas, ropa, inscripciones, tarjetas, cartas, figuritas, poemas…) percibía el dolor de la impotencia envolviéndolos y la tristeza del abandono. Se me formó un nudo en la garganta.

         Cuando uno se siente impotente, decide dejarse en manos de otro. Cuando ya no tiene fuerza para lograr sus objetivos o para vivir, busca el apoyo externo. Cuando nos falla la esperanza, recurrimos a los más extraños imposibles.

         Y allí, concentrados, hay muchos deseos incumplidos o por alcanzar, que ponemos en manos del viento, de la Energía Universal o de Dios (cada uno sabrá) porque con nuestras solas fuerzas, intuímos, no los conseguiremos. Un ejemplo más de nuestra limitación.


                                                                  M.E.Valbuena

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. ¿Un ejemplo de limitación o de grandeza?

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces necesitamos un empujón, lugares como el que citas pueden servir para eso. Evidentemente somos limitados: aceptarlo nos permite seguir el camino aún con fallos. Es la vida misma. Norecic

    ResponderEliminar
  3. Somos limitados, y si vamos de "sobrados" es porque no se ha descubierto aún; al tiempo.
    Si proyectamos nuestra limitación más allá, podemos "ver" que en nuestra debilidad, limitación, está la fuerza del Otro y de los otros. Nuestra limitación se complementa en la unidad que somos. La consciencia que produce la limitación hace "despertar" a la grandeza que somos, aún con la debilidad que toca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay situaciones fuertes que se nos presentan en la vida, que para "QUITAR EL MURO", que se nos ha puesto delante, necesitamos de una buena ayuda. Pepi así lo ha vivido.

    ResponderEliminar
  5. Yo he buscado... y encontrado el apoyo en vosotros, otra manera de afrontar los problemas (aunque caiga muchas veces, me ayudáis a levantarme). Gracias por estar ahí, por vuestra sonrisa, por vuestra ayuda.
    Paco

    ResponderEliminar
  6. A veces somos tan necios que sólo nos dejamos ayudar cuando ya no podemos más. Nos puede el orgullo y el creernos ilimitados.

    ResponderEliminar
  7. Sí, es bueno pedir ayuda. Todos lo necesitamos, ¿o no?

    ResponderEliminar
  8. En algun momento d la vida todos necesitamos ayuda.El reconocer que la necesitas es el primer paso para derribar el muro.Quedaran las pequeñas piedras que recogeremos en el camino.

    ResponderEliminar