Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
martes, 5 de noviembre de 2013

SEGUNDO DIA CON RAÚL RODRIGUEZ


EL SISTEMA EN EL QUE VIVIMOS ESTÁ CORROMPIDO DE ARRIBA ABAJO”

en su vida cotidiana

8º.- Háblanos de tu separación, de tus rupturas…
Aunque en un documento esté escrito que tú estás divorciado de una persona, en realidad no nos separamos nunca de nadie, no quiero decir con esto que yo tenga algún tipo de enganche psicológico con mi ex, no van por ahí los tiros. Lo que quiero decir es que aunque uno no conviva con una persona, no por eso está ‘separado’ de esa persona. Yo ya no vivo con mi padre, sin embargo yo no estoy separado de mi padre. Todos Somos Uno. Esa es la realidad. Creo que es necesario aprender a vivir desde ese núcleo de unión. Yo no me siento separado de nadie. Ahora todo en mi vida tiende a la colaboración, no al enfrentamiento.

9º.- Háblanos de lo que te llevó al silencio, al callamiento y lo que allí descubriste.
Estuve muchos años sin hablar. Y no hablaba porque sintiera que no tenía cosas que decir, antes al contrario, guardaba muchas cosas en mi interior. No hablaba porque tenía la sensación de que aún el terreno no estaba apto para poder sembrar algunas semillas. Comencé a hablar en público a los 44 años, hace justo ahora diez años. Creo que mi formación ha sido larga y compleja. Diré que no ha sido una formación cualquiera. Creo que la vida se ha ‘esmerado’ para que yo pudiera conocer cosas que por mi destino natural seguramente no iba a poder conocer. Estar bien formado es básico para la vida. ¿Y qué es lo que fui descubriendo a través de toda esa formación? Descubrí que siempre que usaba los talentos que se me dieron para mi provecho personal, todo se desbarataba, todo se rompía; si por el contrario esos talentos los usaba para ayudar a los demás, todo adquiría brillo. Así que ya entonces vislumbré que la tarea a la que habría de dedicar mi vida sería el servicio desinteresado. En los libros que llevo escritos he ido haciendo una geografía detallada de los pasos que he seguido en mi proceso interior. En ese proceso hay algo que está por encima del resto, y es el descubrimiento de lo siguiente: “Dios es Amor, así que todas las veces que somos Amor, somos Dios”.  Es algo muy simple pero que puede tener implicaciones tremendas en nuestra vida. En mi vida las tiene. Otra de las cosas que aprendí es que siempre hay que entregar todo lo que uno es, entregarse sin reservas, solamente así se producen los milagros.
                           
en su casa


10º.- Háblanos de la muerte.
La muerte es el territorio para la más alta transformación. Quien muere se transforma de golpe. En la vida nos vamos transformando por lo general poco a poco, no así en la muerte, ahí todo ocurre de forma inmediata. La comprensión de lo que es la muerte es la comprensión más profunda sobre la vida. Dije en una respuesta anterior que ya de niño me salía investigar sobre la muerte; recuerdo que con apenas ocho años, en una redacción que nos puso la maestra en la escuela del pueblo, me salió esta frase: “El sueño es una muerte anticipada”. Aunque esa frase fue escrita hace ya muchos años, hoy pienso exactamente lo mismo.

11º.- Háblanos de la compasión, de la solidaridad…
Quiero contestar brevemente a esta pregunta, para ello me viene en este momento a la mente una frase de la Madre Teresa de Calcuta que dice así: “No podemos hacer grandes cosas, pero sí cosas pequeñas con un gran amor”.
                          
en la lucha
12º.- Háblanos de los “dioses” y de Dios…
Estamos pasando de una visión mítica de Dios, una especie de abuelo con barbas que miraba desde el cielo todas las cosas premiando al que hace el bien y castigando al que hace el mal, a otra visión que me permito apuntar por si puede servir de referencia: más que un único Dios, puede que haya distintos Dioses. Los Dioses son los creadores de mundos (las distintas dimensiones). También nosotros somos creadores de mundos, por lo tanto Dios, Dioses. Vistas así las cosas, el asunto de Dios tiende a ‘democratizarse’; en vez de esa figura autoritaria y un poco ‘sabelotodo’, digamos que vamos hacia un modelo basado en la interacción, en la confianza y en la relación permanente.

13º.- Háblanos del sexo.
El sexo no son solamente la relaciones sexuales; el sexo es, sobre todo, la explosión de vitalidad que emana de la propia vida. Cuando se es joven se tiene el peligro de vivir entregado a una sexualidad muy primaria, ahora ya sabemos que eso entraña una pérdida constante de energía vital. La energía sexual no es la antesala del placer, la energía sexual es Dios que se está manifestando a través de nuestros cuerpos. Sabremos que el sexo es auténtico cuando no solamente nos disponga a realizar bonitos juegos de cama, sabremos que el sexo es auténtico cuando nos haga crecer interiormente. El sexo vivido con plena conciencia puede ser una vía para la iluminación.
                                               
en la intimidad

14º.- Háblanos de las fuerzas del mal, de las mentiras sociales, de la corrupción del sistema…
Las fuerzas del mal están dentro de nosotros, pero es un hecho que están también están fuera. Quizás aún no hayamos comprendido que aunque existe un mal endógeno (que está dentro de nosotros) existe otro mal exógeno (que está fuera de nosotros). Si sólo admitimos el mal endógeno nos veremos a nosotros mismos como ‘autores’ de todos nuestros males y por ende de los males de la sociedad; este exceso de psicologización promovido desde algunos ámbitos de la New Age, ha sido inoculado para que tú te creas que eres el ‘creador’ de todos tus males (particularmente de todas ‘tus enfermedades’) y no pares de mirarte hacia adentro, ¿para qué? ¡Para que nunca mires hacia afuera, no siendo que llegues a decir que el mal te lo causan otros que no eres tú mismo! En el momento en el que admites que el mal está también fuera de ti, tienes que combatirlo; justo desde ese momento vas a cuestionar de raíz el sistema en el que vives.
Si miramos ahora la realidad que nos circunda, caeremos en la cuenta de que el sistema en el que vivimos está corrompido de arriba a abajo. El sistema entero se tambalea, y lo hace hasta el punto de que ahora mismo está ya más muerto que vivo. Un viejo sistema económico está cayendo. Ahora vienen dos pasos fundamentales para la liberación de la Humanidad: la abolición del dinero-deuda (el dinero que ha sido fabricado de forma fraudulenta y que ha llevado a la bancarrota a la mayoría de los países del mundo) y la liberalización de las energías libres. Esos dos pasos son fundamentales.

15º.- Háblanos de las fuerzas éticas, de los ángeles del bien, de los espíritus libres…
Ahora mismo se está llevando a cabo una lucha entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal. No es una metáfora lo que estoy diciendo. El Planeta Tierra ha sido tiranizado durante siglos por razas no éticas que han fomentado la esclavitud a todos los niveles. El Planeta está siendo liberado. Una gran batalla se está librando, aunque de momento nuestros ojos no la puedan ver. Sin duda que estamos ante el cambio más profundo vivido nunca por los seres humanos. Y que nadie dude que estamos tutelados y asistidos por Seres de una alta evolución espiritual y material.
                           
los ángeles

Tenemos 17 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Leyendo esta nueva entrega de la entrevista con Raúl, percibo la necesidad que tenemos de conocer en profundidad muchos ámbitos de la vida, y no uno o dos solamente; me acuerdo ahora de la mayoría de los religiosos que nos formaron y lo que veo es su escasa formación, pues había muchos temas tabú que nunca se tocaban; los temas que no se tocaban era también porque no se conocían, concretamente el sexo. Ahora me doy cuenta que ser religioso, verdaderamente religioso, es atreverse a mirar donde antes no se miraba; y hacerlo con valentía y determinación. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Profundas reflexiones de una persona que ha dedicado mucho tiempo a la meditación. Quiero destacar algo de lo que dice: utilizar mis talentos para hacer el bien a los demás me ha liberado. Me apunto a ello. Cuando realizamos esos actos de generosidad el gran beneficiado no es el otro, soy yo mismo, porque con ello estoy "divinizando" mi actuación y mi pensamiento. Le preguntaría a Raúl, ¿cómo se explica que siendo "dioses", esto es construidos de la pasta de la bondad, haya, sin embargo tantas actuaciones malas? ¿Qué es o quién el que entra en la persona para realizar esas acciones repugnantes? ¿Cómo se explica el mal en seres creados para la bondad? Norecic

    ResponderEliminar
  3. Yo ya no dudo de que hay ángeles.

    ResponderEliminar
  4. También yo soy consciente de esa batalla entre las fuerzas del bien y entre las fuerzas del mal, precisamente porque soy consciente de lo que ocurre en mi interior.

    ResponderEliminar
  5. La humildad no está reñida con la firmeza. Me gusta que una persona pueda ser firme a la vez que humilde y decir las cosas claras sin mojigatería.

    ResponderEliminar
  6. Me han llamado la atención algunas vivencias especialmente:
    "vislumbré que la tarea a la que habría de dedicar mi vida sería el servicio desinteresado". Otra: "La muerte es el territorio para la más alta transformación". Y una última: "“Dios es Amor, así que todas las veces que somos Amor, somos Dios”.
    Me han encantado.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta todo aquello que nos obliga a trabajar, a realizar un buen trabajo, y esta entrevista lo hace.

    ResponderEliminar
  8. Contesto a Norecic que ha hecho unas preguntas en un comentario anterior.

    Todos nosotros somos Dioses que al encarnar han olvidado que lo eran. Por eso creo que vivir no es otra cosa que recordar que somos Dios, que somos Dioses. La reflexión sobre el mal ha estado en el debate interno y externo del ser humano desde los comienzos de la filosofía, que en realidad quiere decir desde los comienzos de la vida del ser humano en este Planeta. Mucho se podría hablar sobre el mal y sus implicaciones, pero lógicamente lo quiero resumir. Eso que llamamos mal es un lado del Amor (una parte de Dios) que ‘se disfraza’ de esa manera para hacernos ver cosas que de otra forma no veríamos. Dicho de otra forma: el mal es una parte consustancial de la vida, y casi consustancial al hecho de vivir.

    El mal y el bien son dos aspectos de un mismo juego. A través del mal el bien se desvela. Recomiendo que más que mirar al propio mal de forma excesivamente dramática, lo veamos como lo que es, como parte del juego. Pero que no se nos olvide que aquí hemos venido a jugar ese juego, así que al mal hay que desvelarlo y combatirlo. Lo mismo que hay que fomentar el bien y la bondad.

    Y añadiría otra cosa: que el mal haya sido parte consustancial del ser humano durante milenios, no quiere decir que lo vaya a seguir siendo. Precisamente lo que ahora estamos viviendo es un cambio dimensional que puede traer una remodelación completa de todos los anclajes de la vida sobre la Tierra.

    Un saludo.
    Raúl.

    ResponderEliminar
  9. Gracias de antemano Raúl.
    Como leo que contestas a las preguntas. Pepi te formula una.
    El T. de la E. me ha enseñado como debo relajarme, y estoy en proceso de aprendizaje y me está resultando beneficioso; pero desconozco que diferencia hay con la MEDITACION y como se realiza.

    ResponderEliminar
  10. Hola Pepi,

    Estos días tengo el blog del Teléfono de la Esperanza abierto en una ventana en el ordenador. De vez en cuando lo miro. Y como tengo el portátil colocado al lado de la chimenea, pues a ratos miro la chimenea para meter algún tronco si es necesario, lo mismo que miro el blog, pues creo que es otro pequeño fuego que va suministrando calor, calor espiritual.

    Hay muchas maneras de meditar y también hay muchos grados. La relajación es una de ellas, quizás más primaria e inicial que otras, pero otra forma de meditar al fin y al cabo. No importa el nombre que demos a las cosas, lo importante son las cosas en sí. La meditación es cuando conectamos con el Dios interior que mora dentro de nosotros. Para conectar con ese Dios interior poco importan la postura, el lugar y muchas cosas más. Tanto si hablamos de meditación, como de relajación, como de contemplación (que a mí es lo que más me gusta), nos hemos de sentir libres mientras lo estamos haciendo. Hay que pensar que no hay métodos, más bien pensar que nosotros mismos somos el método.

    Saludos.
    Raúl

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuevamente gracias Raul.. Tu respuesta la recibo como toda una enseñanza; pero si la relajación en un alto grado es difícil de conseguir, la meditación me parece mucho más todavía.

      Eliminar
  11. Esta entrevista promete, no me cabe duda, me produce mucha paz leerte, pero me ha encantado lo de la chimenea para meter algún tronco comparándolo con este blog, un gran abrazo Raúl,
    Elena

    ResponderEliminar
  12. Me quedo observando el fuego de esta chimenea.

    ResponderEliminar
  13. Es grande la responsabilidad de publicar algo. En los próximos días esta entrevista habrá sido leída por varios cientos de personas, quizás miles, y eso a mí me llena de responsabilidad, no una responsabilidad paralizante, pero sí una responsabilidad activa que me hace estar cerca de las personas que la están leyendo. El sembrador tiene que saber en qué tierra está sembrando, cómo es la semilla que lanza, como son los vientos, si va a venir o no la lluvia. Es su responsabilidad. Es mi responsabilidad.

    Un fuerte abrazo a todos.
    Raúl.

    ResponderEliminar
  14. Aunque se trata de una entrevista personal, las palabras vertidas suponen un aprendizaje para muchos de nosotros.
    gracias.

    ResponderEliminar
  15. Estoy contenta porque me has hecho recordar que el T. de la E. es ese tronco que metemos de vez en cuando a la chimenea. Gracias por recordármelo.
    También me he identificado con la frase: Las dificultades son mi fortaleza.
    Creo que en mi interior está mi fuerza, mi energía, mi vida. Soy fuerte porque Él me ayuda a ser fuerte.

    ResponderEliminar