Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
domingo, 3 de noviembre de 2013

LA ESCRIBANA DEL REINO

"Tristeza", foto Jesús Aguado

-      No hay palabras –

         ¿Qué decir cuándo nos enfrentamos al misterio de la muerte súbita, inesperada y sin avisar?

         ¿Cómo consolar a los familiares que les vieron marchar al trabajo sin imaginar que sería la última vez, que les darían el último beso o que tendrían la última riña familiar?

         ¿Qué pensar de políticos que no les recibieron en vida y quieren acompañarles en la muerte?

         La vida es frágil, pasajera y, por mucho que nos empeñemos, incontrolable.

         Eso es lo único que me queda claro cuando escucho que un trágico escape de grisú, en una mina de León, acabó con la vida de seis mineros mientras trabajaban, o que la falta de agua en el desierto de Niger ha hecho morir de sed a decenas de niños y madres, cuando lo cruzaban en busca de una vida más digna. El trabajo, nuestro medio de vida, a veces es también nuestro modo de muerte.

         He oído a comentaristas estos días diciendo que ambos sucesos eran tragedias anunciadas. Si esto es así, estas muertes han sido consecuencia de nuestra dejadez, pasividad y falta de compromiso con la realidad que nos ha tocado vivir. La más cercana y la otra, la que pasa de refilón por nuestra vida.

         La muerte nos arrebata seguridades, cariño, sueños, planes…y nos cambia la vida. Nada vuelve a ser lo mismo después de perder a seres queridos. O nos recluimos en nuestra pena y nos olvidamos del mundo, o nos comprometemos en su devenir e intentamos hacerlo mejor.

         Mientras no descubramos que nuestros comportamientos acarrean consecuencias, no habremos aprendido nada de este dolor.


                                                                  M.E.Valbuena

Tenemos 7 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Hay situaciones inexplicables, otras que son obra del azar o de la mala suerte, otros de la pasividad o dejadez...es necesario atajar estas últimas, pero hay algunas que forman parte de la vida misma que como decimos muchas veces "pende de un hilo": el msiterio de la vida. Norecic

    ResponderEliminar
  2. "La vida es... incontrolable" ¡Qué gran verdad!

    ResponderEliminar
  3. El accidente de la mina en Pola de Gordón no será si sería o no evitable, pero evitable a todas luces es que alguien HOY SE MUERA DE HAMBRE ATRAVEAANDO EL DESIERTO O SIMPLEMENTE SE AHOGUE EN ELMAR MEDITERRANEO

    ResponderEliminar
  4. En todas la circunstancias que se nos presenten en la vida por muy fuertes que sean, desde el principio hay que intentar aceptar las emociones de rabia, dolor, tristeza etc. etc. y aceptar que tenemos que realizar una nueva vida, e inclusive seria muy beneficioso sacar lo positivo de la desgracia vivida. Pepi.

    ResponderEliminar
  5. Somos tan vulnerables, en un segundo la vida nos puede dar un giro de noventa grados y para eso, hoy yo, si que no tengo palabras.
    Elena.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, es verdad..

    ResponderEliminar
  7. No se que poner, porque me da verguenza, estoy cansado de cuestionar cosas y salir a la calle, seguire haciendolo. Como decia otro chico, lo de los mineros, no se si seria evitable, pero las muertes de africa?, Esto desde mi punto de vista, hasta que no haya una revolución seria en la cual el dinero, no sea el que nos "mande" hablo de todos los intereses creados y sigamos asi. El mundo esta dirigido por "cuatro "GRANDES" del dinero ¿a quien le intersa que el tercer mundo, siga asi?......o sin grandes revoluciones, sino grandes corazones. Fernando

    ResponderEliminar