Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
viernes, 4 de octubre de 2013

YO TAMBIÉN TE ODIO


La ciudad de León, una de sus calles, nos ofrece esta pintada para pensar.

Yo también te odio.
 
¿Y....? Nos preguntamos los demás.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Hoy Porque en vez de pedir disculpas, siempre tienes la razon.
    Pero esta vez no, me hecho a un lado del camino, ya he dado todo, pero tu nada. Te diria que "siempre te odiare" pero se que es mentira pues este amor es mas fuerte que un simple odio.................estas palabras estan leidas de un poema.
    ¿a que nos lleva el odio?, a estar perdidos?, a gastar energias, sin frutos?, al final creo que te odias a ti mismo, por perder el tiempo odiando, para mi seria mejor frase, me has hecho daño, el dolor se llora, el odio se enquista (y nos perjudica).
    Fernando

    ResponderEliminar
  2. Tenemos la misma capacidad de amar que de odiar, pero parece que nos da más por lo segundo, con lo que desgasta como dice Fernando. Cuesta mucho decir te amo y casi lo mismo te odio, por eso uno se conforma con dejar un anónimo en una pared. Me despista la palabra también, como si el objeto del odio fuera muy común. Entonces yo suscribo que odio a, por ejemplo, el dinero, el sufrimiento, la guerra, el hambre, el dolor, el mismo odio... Entonces diría Odio el odio. Con lo fácil que sería acoger sin prejuicios. Acoger hasta la fatalidad, consciente de que las desgracias forman parte de nuestra vida. Sufro, luego estoy vivo; visito el blog del T.E., luego sigo vivo. A ver mañana....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No comparto la idea de que tengamos "la misma" capacidad de odiar que de amar, es como decir que un obeso es al mismo tiempo un fideo, creo que hay algo que predomina y define altamente a las personas.

      En segundo lugar no creo que cueste mucho decir "te amo", depende de a quién, del contexto, o la situación; lo que sí me parece es un poco repolludo este verbo. A mí, personalmente, me gusta más decir: te quiero,quizá porque me gusta más la etimología latina del verbo volo que tiene que ver con voluntad, algo que no veo tan claro en el verbo amar, que me resulta un verbo más engolado.

      En tercer lugar, tampoco estoy de acuerdo con la expresión de "odio el dinero", supongo que lo dices porque lo tienes, pero si no lo tuvieras no lo odiarías. Reflexionemos lo que escribimos o convertimos nuestra escritura en simple ficción.

      Yo no odio la guerra, a mí me ESPANTA la guerra, pero odiar odiar... quizá convendría matizar un poco el significado del verbo odiar, no lo mal-usemos.

      Y finalmente "sufro, luego estoy vivo", no me parece acertado; es como si el motivo de vivir fuera el sufrimiento, ¡qué horror!

      Vivo y soy capaz de vivir con el blog o sin él, contigo y sin ti, con sufrimiento y a pesar del sufrimiento, pero no vivo porque exista el blog del teléfono o el sufrimiento, es como santificar una ong y lo que es verdaderamente sagrado es la vida, TU VIDA y la mía.

      Tu comentario me ha hecho un eco tremendo.

      Eliminar
  3. Me ha dejado estupefacto. Las expresión dura con la que nos regala hoy el blog para la reflexión de este día, no me deja indiferente. He oido muy pocas veces una frase tan dura. Me duele solo pensarla. Porque cuando hay odio la mente se nubla, el corazón se avinagra, la vida es una rabia permanente. No me gusta, no me gusta esa frase. Quiero quitarla, pero se que existe y no quiero ocultar la realidad. A quienes odian les diría: salid de ahí, es una camino equivocada, solo lleva a la destrucción. Precisamente hoy en el día mundial de la sonrisa rechazo el odio, le doy una patada, lo escupo, me da asco...me apunto a la sonrisa, quiero reirme a carcajadas. Me río hasta del odio. Norecic

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esto de "reirme a carcajadas hasta del odio", supongo que lo suaviza hasta disiparlo. Gracias

      Eliminar
    2. El odio es un nombre abstracto, luego no podemos darle patadas, ni escupirle, lo que estás haciendo es sentir odio con las expresiones que utilizas, pero el odio no se odia ¿o sí?

      Y yo no me río del odio, ni me hace gracia, ni lo asocio "ni de lejos" con la risa. El odio puede ser negativo o no, depende de si lo plasmamos en acciones o es que ese sentimiento nos lo han provocado las malas acciones de otros; entonces no lo veo negativo, sino como una respuesta natural y necesaria a la maldad, ¿o somos imbéciles redomados y no odiamos nunca?

      No seamos extremistas tachando tanto un sentimiento que a todos nos ha anidado en algún momento y que debemos de sentir, no seamos "borregos" que aceptemos todo.

      Bendito sea el amor y bendito el odio que nos lleva a repudiar los actos que van contra el amor mismo.

      Eliminar
  4. Permitirme odiar en un momento de mi vida, fue importante. Odiar sin sentirme culpable. Odiar sin dañar. Elproblema no está en sentir odio, si no¿en qué hago con mi odio?. ¿O es que elegimos los sentimientos?

    ResponderEliminar
  5. Me ha resultado tan dura al leer esta frase, como si me hubieran clavado un cuchillo en mi corazón. Paso página.
    Me ha recordado la agresividad verbal con sus expresiones en el rostro tan espantosas vividas por un hermano, Pepi

    ResponderEliminar