Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
jueves, 31 de octubre de 2013

REENCONTRARSE CON EL CORAZÓN


Hace unos días volví a reencontrarme con una vieja puerta que llamó mi atención hace ya unos años. En aquel momento captó mi consideración su cerradura, en forma de corazón. Y pensé, como sigo pensando en la actualidad, que quizás sus moradores sean personas que den especial importancia a todo aquello que tenga que ver con las emociones, que ese sea el verdadero sentido de su vida….. ¿y el nuestro?


Toño de la Fuente

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. La sensibilidad de tanta gente que aprecia las emociones. Esta fotografía y su comentario es un ejemplo. Quien no se fija, quien no mira, quien solo aprecia lo grande se pierde la dulzura de lo pequeño. Esta cerradura casi pasa inadvertida. Alguien, en este caso Toño, nos la pone delante de nuestros ojos para que las emociones surjan. Gracias. Norecic

    ResponderEliminar
  2. Es curioso. Pinchando en la foto sale en grande y se aprecia que del interior de la cerradura sale luz, como que en su interior esa casa tuviera luz, como que los moradores de esa fueran luz... El fotógrafo ha captado la luz del alma y nos la entrega. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  3. Mi finalidad es seguir conociéndome, por tal motivo estoy haciendo el curso de Inteligencia Emocional, para llegar a "captar" mis emociones que puede ser a través de mis manifestaciones físicas y así: "leerlas", "aceptarlas", " vivirlas", "sentirlas" y "encauzarlas".
    Pepi sigue viviendo con la esperanza de ser una buena ORIENTADORA en el T. de la E.

    ResponderEliminar
  4. En este momento me quedo con la serenidad que me produce contemplar la foto y leer este blog.
    Elena.

    ResponderEliminar
  5. Bella imagen la de este jiminiego. Además de la carradura-corazón también tienen mucho que decir las grietas-arrugas de la madera de la vieja puerta, creo que hay formas que hablan por sí solas.
    Juan.

    ResponderEliminar