Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
martes, 3 de septiembre de 2013

EL RINCÓN DEL OPTIMISTA


La rueda de la vida, la rueda de la suerte.
SUERTE

¡Buenas tardes y buena suerte! Desear suerte a alguien es desearle salud, vida, amor… lo que todos andamos buscando por este mundo algo desconcertante. Y si deseas suerte no te olvides de poner delante la palabra ‘buena’ porque ya sabes que también está la mala suerte, esa que trasmiten los cenizos, los gafes, esos a los que todo les sale mal, las personas tóxicas que tienden a aguarte la fiesta. Unos amigos que se casaban en ceremonia civil me pidieron que dijera unas palabras a modo de predicamento; acepté y hablé de la suerte, de la buena y de la mala. Dije que había sido buena suerte que ellos se encontraran en una fiesta de carnaval. Al cabo de pocos años se separaron. ¿Eso es mala suerte? Todos buscamos de una u otra forma la suerte. ¡Qué suerte que encontraste trabajo! ¡Qué mala suerte que te quedaste en el paro! Es como si todo quedara en manos del destino. Yo juego a la lotería cada semana con la esperanza de que me toque, pero he llegado a la conclusión de que realmente la suerte ya la tengo por el mero hecho de poder jugar, aunque no me toque dinero. Queremos que nos toque mucho dinero, que la suerte llame a nuestra puerta, para dejar el trabajo, comprar una casa y un coche grande, viajar por todo el mundo… Se gastan ingentes cantidades de dinero en juegos de azar. Pero pasa que  cuando sabes de alguien a quien le ha tocado la lotería ves que su vida no ha cambiado, en todo caso a peor, porque quizá te has vuelto desconfiado por miedo a que te roben y la gente te mira con envidia. Quizá haya tenido que cambiar de pareja, de amigos, de ciudad…. De vida en definitiva. Un chasco, vaya. El peligro radica en que haya gente que busca la suerte de forma enfermiza: ludópatas enganchados a tragaperras, a casinos o a bingos. Un buen amigo, muy listo y muy culto, es ludópata y creo que no lo quiere reconocer, pero tiene tanto vicio a las máquinas tragaperras que no se resiste a echar monedas de forma compulsiva. Hay quien identifica la suerte con Dios, pues las cosas buenas y malas te ocurren porque Dios quiere, porque así está escrito. Vale, lo acepto. Pero sigo pensando que es una suerte muy grande, muy buena suerte, que esté vivo y que pueda escribir con libertad estas palabras que hoy te traigo, lector amigo.
Asín sea.
Juanito.

Nota.- Por razones de programación la entrada del Rincón del optimismo, prevista para el día 1, la hemos retrasado para hoy.  Así, los habituales la estarán esperando con más ganas. Y su autor nos sabrá perdonar. La próxima, el 16. Ya queda menos. Todos necesitamos un empuje de optimismo. Los administradores del blog.

Tenemos 8 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me apunto a la buena suerte. Es más, celebro la buena suerte de: levantarme cada día y tener la energía suficiente para decir "hoy voy a ser feliz", a intentar hacer las cosas bien, a no ser susceptible, a perdonar, ... Norecic

    ResponderEliminar
  2. Se está poniendo de moda utilizar estar expresiones "personas tóxicas", "relaciones tóxicas"; es una moda que espero pase pronto porque es h-o-r-r-o-r-o-s-a.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué es horroroso? Me gustaría aclaraciones

      Eliminar
    2. Quería responder a quien tú respondes. Un producto tóxico hace daño, es perjudicial, hace enfermar. Pues hay personas exactamente igual, seguro que no te desvelo nada. Si lo que no te gusta es la palabra 'tóxico' piensa que quizá el problema no esté en la palabra, sino en quien la lee o escucha. ¿Has pensado si la palabra que has puesto tú para definir (h-o-r-r-o-r-o-s-a) está quizá también de 'moda'? Esa sí que a mí me parece horrorosa.

      Eliminar
  3. Muy buena idea esa de que la buena suerte es poder comprar un decimo de loteria, si toca muy bien y sino toca pues tambien. Creo que sobre todo la buena suerte es tener personas con las que compartir tus alegrias y tus penas.

    ResponderEliminar
  4. Comparto contigo la suerte de estar vivo de tener "VIDA" porque en definitiva la vida lo abarca todo, buena suerte, mala suerte y procuro abrazar todo lo que me llega a mi VIDA.
    Y porsupuesto que también comparto que es una suerte poder estar leyendo este blog.
    Elena.

    ResponderEliminar
  5. En la rueda de la vida: Estamos todos metidos desde que nacemos.
    En la rueda de la suerte: para Pepi influye la forma de interpretar las vivencias de cada uno.

    Con referente a la NOTA una enamorada y asidua al blog, cree que los redactores del mismo han cometido un error de fechas. El dia 1 de sepbre. fue domingo, y está dedicado a "La Escribana del Reino", y los lunes cada 15 días al Rincón del Optimista; y por tanto cree que tendríais que haber dicho: "El Rincón del Optimista que tenia que haber salido el lunes dia 2, se ha pasado a hoy día 3 (Martes)". ¿OK?.
    Ya sabéis el mejor escribano comete un borrón, y por mi parte están Vds. perdonados.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta tu OK, amiga Pepi.Estoy a favor de ampliar horizontes en la comunicación. Poder participar en esa ampliación eso SÍ q es posible y lo posible siempre puede hacerse "realidad" y la realidad con todas sus infinitas "posibilidades" se nos presenta como un REGALO y yo no sé si a esto llamarle suerte,pq yo no creo en la suerte si no en lo que yo hago con lo que tengo,lo q se me brinda,lo q acepto con lo positivo y lo negativo.En fin,me reafirmo en q no creo en la suerte pq sería como dejar mi vida en manos del horaculo de Delfos y a mí me gusta hacer mi propios diagnósticos,mi trabajo,Okey?
    Un any case, good luck!

    Kind regards from Canadá!

    Loreta/o

    ResponderEliminar