Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
jueves, 19 de septiembre de 2013

CONVERSACIONES CON MI MENTE

POBREZA
                         El mejor momento que una persona puede dedicarse a si misma es el de la meditación. Es tú momento, aquel en el que te dejas llevar a lo más profundo del ser o en el que simplemente “preguntas” por todo aquello que te preocupa. Yo suelo hacerme preguntas sobre mí y sobre mi vida, sabiendo que no necesariamente obtendré una respuesta inmediata, pues con frecuencia, llegará a lo largo del día o incluso de la semana. Esto supone permanecer muy atenta en la vida cotidiana, para permitir que los momentos de inspiración, las respuestas, surjan en cualquier momento mientras “escucho” la vida.
                        Una de las respuestas más impactantes que he recibido, llegó mientras veía una interesante serie británica. Dos personajes hablaban de la pobreza. La mujer describía la pobreza física, la que todos podemos ver: escasez, suciedad, marginación, tristeza… Pero el hombre mencionó otro tipo de pobreza, mucho más peligrosa porque no se ve en el mundo exterior, pero desde el interior puede paralizar toda una vida. Sus palabras, más o menos, fueron: “pobreza es no haber recibido nunca amor o respeto; pobreza es no saber distinguir la diferencia entre un beso y una bofetada”.
                        Y al oírle, yo me sentí sumamente pobre… Y con estas frases mi mente me trajo otras similares, tan duras como las anteriores, que repito en primer lugar:
                        -Pobreza es no haber recibido nunca amor o respeto. Si en la infancia no se nos amó ni se nos valoró por lo que somos, llegamos a la edad adulta como seres desterrados y ansiosos en busca de una tierra propia que parece no llegar ni estar en ninguna parte. Podemos convertirnos en unos pozos vacíos que por mucha agua que reciban jamás se llenan. 
                        -Pobreza es no poder distinguir entre un beso, una palabra amable y una bofetada o un insulto o un desplante. Sin duda, esta fuente de miseria procede de la anterior, llevando a los “pobres” a mendigar palabras amables o besos. Si lo que recibimos a cambio es desprecio o bofetadas, no sabemos o no podemos discernir la diferencia, pues ambas cosas vienen de esas “maravillosas personas” que de vez en cuando nos sonríen y que, ¡como no! valen más que nosotros, saben más y, además “se dignan” a dedicarnos una migaja de su tiempo. ¡Cuánta bondad por su parte!
                        -Pobreza es estar convencidos que valemos lo que tenemos o lo que damos, no lo que somos. Y en lugar de conocernos y valorarnos, vamos por el mundo ejerciendo de sirvientes o esclavos solícitos, entregando todo nuestro esfuerzo y todo nuestro tiempo en guerras que ni son nuestras ni nos incumben, pero que importan a esas “maravillosas” personas que tanto nos sonríen de vez en cuando (cuando la “labor” del “esclavo” es competente, claro) pero que les importa un bledo si tienes un traspiés, si te encuentras enferma o si hoy celebras un día especial.
                        -Pobreza es negarte, olvidar tus deseos y necesidades para poner por delante los ajenos.
                        Todos podríamos engordar esta lista, sin duda, pero creo que lo más importante es darse cuenta de lo que sucede, de la miseria en la que estamos instalados. La conciencia duele, pero es el primer paso para buscar el camino de la riqueza.  Dejemos pues que la conciencia actúe, que nos diga con crudeza el estado en el que nos encontramos. Aceptemos que somos pobres y con la aceptación iniciaremos el camino hacia la riqueza, hacia el amor y el respeto por nosotros mismos.

                        Con la conciencia activa, ser pobre es solo un estado pasajero.
Mª. José

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me ha gustado mucho esta reflexión, enterita. Destaco esta última frase: "Aceptemos que somos pobres y con la aceptación iniciaremos el camino hacia la riqueza, hacia el amor y el respeto por nosotros mismos".
    Estoy de acuerdo, la meditación es un gran instrumento en manos de todos, creyentes y no creyentes.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta reflexión sincera e importante, lo primero es darse cuenta de lo que sucede, y es tan difícil porque duele.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias M.José por este chorro de buen ánimo para vivir el día a día.
    Elena.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que bonito! ¡Qué profundo! ¡Qué interesante!. Muchas gracias. Me ha ayudado a pensar, a darme cuenta de mis propias pobrezas, a valorarme más como ser humano. Norecic

    ResponderEliminar
  5. No hay como valorarnos, alimentarnos..... a nosotros mismos, en primer lugar. Pepi

    ResponderEliminar