Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 29 de julio de 2013

PLENITUD


ALIARSE CON EL MISTERIO, PARA VIVIR EN PLEN ITUD

·         Cuando el yo sufre, necesita sentirse acompañado: por otra persona, por el propio “adulto”, por “Dios” o el Misterio…

·         El yo no puede ver al Misterio sino como un “Tú”. Y dirigirse a Él en clave relacional, expresando todo lo que sienta necesario. Y dedicando a ello todo el tiempo que necesite.

·         Y le “pide ayuda” para vivir constructivamente esa situación difícil o dolorosa.

·         Al sintonizar con el Misterio, la persona entra en la verdad de Lo que es: empieza a situarse en la órbita adecuada, que le permitirá afrontar lo que ocurre y, desde ahí, hallar una salida de crecimiento y trascendencia.

·         Será capaz de aceptar lo que le está ocurriendo, por duro que le resulte, porque lo recibirá como viniendo de Él y, por tanto, cargado de sentido y de esperanza…, aunque de momento no entienda nada.

·         Será capaz, incluso, de agradecerlo, porque si viene del Misterio no puede ser sino Gracia.

·         Y todo ello lo hará, además, desde el Amor: dejándose sentir el amor hacia el Misterio de lo que es, y sintiéndose amado por él. El Amor se transmutará también en Sentido, aun en medio de lo aparentemente absurdo.

·         Poniendo cada vez más toda su atención en el amor al Misterio, permanecerá anclado en el presente, evitando cavilaciones y pensamientos obsesivos en torno a la situación generadora de dolor.

·         No se trata de imaginar al Misterio, ni siquiera de querer “personalizarlo”, sabiendo que es más que lo que nosotros llamamos “persona”.

·         Y, poco a poco, lo iremos percibiendo como nuestro Núcleo más profundo, del que nunca hemos estado ni podremos estar separados. Y vendremos a descubrir que Lo que somos acoge y ama lo que tenemos lo que nos pasa.

·         Lo que todo ello requiere es atención plena. Porque no se trata solo de “saber” algo o de entenderlo mentalmente, para que se haga realidad en nosotros. Es la atención plenaal momento presente, que nos hace “tomar distancia” del yo y nos sitúa en el Testigo, la que hace posible la vivencia de la plenitud.

·         De un modo concreto: vive la respiración consciente siempre que puedas, del modo más plenamente atento, reconócete en ella y no te identifiques con ningún objeto físico, situacional, mental o emocional que aparezca en tu vida.
Enrique Martínez Lozano

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. El texto me ha parecido de gran profundidad. Resalto estas palabras: hemos de despertar a"nuestro Núcleo más profundo, del que nunca hemos estado ni podremos estar separados. Y vendremos a descubrir que Lo que somos acoge y ama lo que tenemos o lo que nos pasa". ME APUNTO EN ESTA DIRECCION.

    ResponderEliminar
  2. Difícil de asimilar esta reflexión de Enrique. Por simplificar me quedo con esta idea: concentro mi atención en mi respiración, desde ahí soy capaz de percibir mi ser que es más que lo que siento y lo que pienso y desde ese ser me uno a todos los demás que, en conjunto, formamos unidad. ¿Teoría? Ojalá no lo fuese. Para asimilarlo hay que practicarlo. Norecic

    ResponderEliminar
  3. Para Pepi solo la palabra Misterio le es difícil de explicar, y en este texto más todavía.
    Se queda con el último punto. Cree que nos quiere decir que debemos relajarnos, y siendo conscientes solamente de lo que estamos viviendo: la respiración.

    ResponderEliminar