Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
martes, 30 de abril de 2013

SOBRE LAS RELACIONES DE PAREJA, CON JOAN GARRIGA



"Ama bien a tu pareja, dile: «Sin ti también me iría bien»".

Entrevista de Víctor-M. Amela a JOAN GARRIGA BACARDI psicoterapeuta gestáltico, especializado en relaciones de pareja, en “La Contra”, de La Vanguardia de 14 de marzo de 2013.

“Tengo 55 años. Nací en Bellpuig (Lleida) y vivo en Barcelona. Soy psicólogo. Tengo dos hijos, Aram (33) y Tomás (17) de dos matrimonios. . . que acabaron en divorcio. ¿Política? ¡Espiritualidad al poder! ¿Creencias? "Dios es más que yo mismo", como decía san Agustín”.


¿Necesitamos pareja?

Anhelamos un vínculo que nos reporte pertenencia, intimidad, sexualidad y crecimiento.

¿Y la pareja nos lo da?

Sí, pero hoy queremos que la pareja sirva al yo…, y eso lo complica todo.

¿Puedo ser feliz sin pareja?

Sí: conozco a un monje feliz, sin sexo, pero con pertenencia, intimidad y crecimiento.

¿Y usted?

Me casé, me divorcié. Volví a casarme, aposté fuerte…, y volví a divorciarme. Luego tuve una pareja muy amorosa con la que no convivía… ¡y fue mi mejor relación!

¿Y qué sucedió?

Que a los siete años, ella quiso un hijo conmigo…, y yo no: motivo de ruptura segura.

¿Y hoy, qué tal anda?

Tengo amor, aunque sin vivir en pareja.

¿Mejor solo que mal acompañado?

Sí…, ¡pero casi todo el mundo prefiere mal acompañado! Solemos preferir algún vínculo…, ¡aunque sea de mal amor!

 ¿Qué hacer para tener buen amor?

Hay cuatro etapas. Primera, enamoramiento: “Me mueves mucho…, pero te veo poco”. Segunda, relación: “Ya te veo mejor, ¡y aun así te elijo para caminar juntos!”. Tercera. Compromiso: “Estamos creando algo más importante que nuestras familias de origen y parejas anteriores”.

¿Y cuarta?

Entrega: “¡Te quiero a ti y a lo que a ti te dirige!”. Este es ya un amor muy desarrollado…

¿Por qué?

Es el deseo espontáneo de que el otro sea feliz. ¡Eres feliz en la plenitud del otro!

Palabras mayores, ¿no?

¡Sí! Entre tanto, importa que sepamos esto: nadie, ¡nadie!, puede hacerte feliz. Y que nadie, ¡nadie!, puede hacerte infeliz.

¿Entonces…?

Tu felicidad sólo depende de tu conexión íntima con tu ser interior.

¿Y de qué depende esa conexión?

De estar en paz con tus figuras paternas y familiares para no cargar con nudos… que luego pretenderás ventilar en la pareja.

¿Eso pasa?

Una pareja no son dos personas: son dos sistemas familiares que se encuentran.

¿Qué coste y beneficio tiene la pareja?

“¿Es mejor casarse o permanecer soltero?”, le preguntaron a Sócrates, que respondió: “Cásate. Si te va bien, serás un poco feliz. Y si te va mal…, ¡serás filósofo!”.

Deme algún ejemplo de mal amor.

“Sin ti no podría vivir”, le decimos a nuestra pareja, como si fuésemos niños. ¡Mal amor! Buen amor: “Sin ti también me iría bien…

Ah.

… pero como adulto, elijo estar contigo”. “Te quiero por ti mismo”, decimos, ¡y no es bueno!: el buen amor consiste en “te quiero… a pesar de ti mismo”, es decir, el buen amor acepta la sombras del otro, acoge y lima las asperezas de los egos que se encuentran.

Siga, siga…

“Quiero pareja”: ¡mal amor! Abandona la demanda… ¡actúa!: “Mejor me preparo para ser pareja”. Encuentra tu modo de ser buen compañero…, y lo demás ya vendrá solo.

¿Algo muy intenso y emocional?

¡No! Esas turbulencias empobrecen y desvitalizan, responden a heridas infantiles y viejos anhelos no colmados. ¡Lo enriquecedor es que la relación fluya con facilidad!

Toda pareja es una relación de poder.

¡No! Es cooperar, es que uno y uno sean más que dos. Mal amor: “Te lo doy todo”.

¿Por qué?

Dar mucho puede originar en el otro un sentimiento de deuda, y empequeñecerlo. Ya no hay igualdad. ¡Da lo que el otro pueda devolver sin que tenga que perder la dignidad!

¿Y si una parte pide: “Dame más”?

Puede que esté anclada en un guión de insatisfacción que se nutre de demanda: le des lo que le des, ¡será siempre insuficiente!

Otro ejemplo de mal amor.

Poner a tus padres o a tus hijos por delante de tu pareja. El buen amor es: “¡Primero nosotros!, antes que nuestras familias de origen y que nuestros hijos en común”.

Otro ejemplo de buen amor.

- Reír y llorar juntos ante cualquier adversidad: muertes, abortos, ruinas…

Qué difícil que la pareja dure, ¿no?

Pues que dure lo que dure: entrar en el amor de pareja significa también hacerse candidato al dolor de su eventual final.

¿Cuánto dura de promedio una pareja?

Podemos esperar entre tres y cuatro parejas a lo largo de nuestra vida…, ¡con el consiguiente estrés emocional! Cada final nos enseña el dolor y el desapego…, para luego volver de nuevo al carril del amor y de la vida.

Regale un último consejo para fomentar el buen amor en una pareja.

No deis por hecho que conocéis a vuestra pareja. Miradla cada día de nuevo como si fuera nueva, y veréis lo que no veíais. Nos relacionamos con la imagen que nos hemos hecho del otro, pero… ¿es el otro así hoy?

Conclusión amorosa.

Lo dicho: solemos reclamar al otro: “Hazme feliz”, pero el buen amor consiste en sentir el deseo espontáneo de que el otro sea feliz.

******
******


La buena noticia es que nadie te puede hacer infeliz.

La mala es que nadie te puede hacer feliz.
lunes, 29 de abril de 2013

...Y NOS FUIMOS DE MARCHA...


En marcha por los valles del Curueño el día 23 de abril

Nuestro guía ,Tiquio, lo había preparado todo con esmero. En el tren de FEVE viajamos hasta el pueblo de Campohermoso.

Allí, después de un breve refrigerio, comenzamos una subida al principio tenue, más tarde algo más empinada. Estábamos frescos y los primeros repechos los superarmos sin mucha dificultad. Desde lo alto del monte contemplamos las vistas orgullosas de Peña de Galicia y los picos de Correcillas. La bajada hasta el pueblo de La Cándana estuvo acompañado del susurro de un simpáptico regato que se hizo nuestro compañero hasta casi la entrada del pueblo. Antes nos esperaba una soleada ladera y unos minutos de silencio para escuchar el canto de los pájaros y de los gallos de plumas tan apreciados en la pesca, después de saborear el descanso merecido.

El regreso fue un paseso agradable y tranquilo por la margen izqueirda del Río Curueño, cuyas aguas algunos se atrevieron a disfrutar.

La localidad de La Vecilla nos recibió con sus fuentes frías y sus regatos limpios y agradables. Antes de llegar a Campohermoso nos esperaba una pradera bajo la semisombra de unos robles que aún no han despertado del largo invierno, para poder compartir en libertad nuestros sentires y nuestros sabores.


Hemos recogido unas impresiones en el tren de vuelta que compartimos con todos nuestro sinternautas:

"Era la primera que iba de marcha con el Teléfono de la esperanza. Me he encontrado muy a gusto. Me dió la impresión de que la gente se aprecia y se tienen cariño. Si puedo, la próxima vez que se organice, vuelvo. ¿puedo?".

"Me gustó mucho el rato en que todos estuvimos en silencio. Nunca había escuchado la naturaleza así. Me pareció un momento singular. Fue como que el silencio dijera más que todas las palabras".

"Me sorpendió que al final de la marcha hicéramos un círculo y se nos diera la oportunidad de expresar cómo nos habíamos sentido. Antes de que nadie hablara se notaba un ambiente muy entrañable y bonito, que fue confirmado con la expresión de sentimientos".

"¿Cómo conseguís en el Teléfono de la esperanza en todas las cosas que hacéis que se cree ese clima de espontaneidad, sinceridad y camaradería?. ¿Tenéis alguna hada de vuestra parte o qué?. Estos ambientes no se ven por otros sitios,al menos por donde yo he estado".

"Díles a todos que yo volveré. ¿Cuándo es la próxima?".


Fuimos 33 y Res. Res es el perro de nuestro guía. Es saltarín y simpático, jugetón y obsevador. Inteligente y bondadoso.

Volvimos 33 en el tren de FEVE y otros 3 en coche particular que se unieron a mitad del camino para compartir unos bocadillos, concertar alguna cita, hacer algunas fotografías y dar colorido a esta entrada.
 

domingo, 28 de abril de 2013

LA ESCRIBANA DEL REINO

Miedo, fotografía Jesús Aguado

- Miedo -

En la catedral de León hay un sarcófago con un agujero lateral donde, de niñas, jugábamos a meter la cabeza para que se nos cumplieran los deseos. Muchas tardes íbamos hasta allá para ver quién era la valiente que se atrevía a realizar tamaña proeza. Yo sólo me atreví una vez.

Ignoro si se cumplieron mis deseos de entonces o si quedaron todos en espera. Lo qué si recuerdo es que el miedo podía más que el deseo de ver cumplidos mis sueños. Me justificaba diciendo que no creía en esas cosas mágicas que nada tenían que ver con la realidad.

Evidentemente ni creía ni creo. Pero a lo que voy es a la sensación paralizante que tenía cuando intentaba meter la cabeza en aquel agujero oscuro, sabiendo –como sabía- que dentro no había nada.

A veces pienso en ello. Y me vienen a la memoria otras ocasiones en que el miedo ha sido más fuerte que el deseo. Y siento rabia y tristeza.

El miedo, sentimiento irracional, se impone –si lo dejamos crecer- a cualquier razonamiento lógico. Invade nuestra mente y nuestro espíritu. Nos paraliza y nos hace dependientes. Nos acobarda. Puede con nosotros y nos zarandea como si fuéramos simples muñecos. Nos engulle.

Detrás del miedo no hay nada. Si acaso, una advertencia. Lo sabemos.

Igual que sabemos que sólo podremos con él cuando le miremos a la cara y nos enfrentemos. Pero ¡cuántas veces ha ganado la batalla en nuestra vida!

M.E.Valbuena

viernes, 26 de abril de 2013

COVERSACIONES CON MI MENTE

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER PRINCESA


II


Dicen los más sabios que toda historia triste tiene otras versiones y la de la Niña que soñaba con ser princesa también se cuenta de otra forma. Según esta nueva versión, cuando el ser de luz se presentó ante la ella para hacer realidad su sueño y esta comenzó a representárselo de nuevo en su mente, al percibir las nuevas y tétricas imágenes, se sinceró con su benéfico visitante.

-Yo no soy una princesa y nunca he visto una. No sé cómo actúan y seguro que meteré la pata, me descubrirán y me encarcelarán por impostora. –La niña estaba muy triste y una pequeña lágrima se deslizó por su rostro.

-Puedes aprender a serlo. –Aseguró con energía el ser.- Puede que te resulte difícil al principio, no lo niego; pero si realmente lo deseas y persistes, lograrás ser la más grande princesa del reino. Yo estoy seguro de ello y creo en ti.

La niña estaba muy asustada y aquellas palabras no acababan de convencerla, pues las imágenes de pesadilla retumbaban sin cesar en su mente. Gritaban y pedían su espacio para dejarle bien claro que ella era lo que era y esperar otra cosa resultaba ridículo, peligroso y absurdo. Pero las imágenes originales también pedían ser escuchadas: alegaban que ellas estaban allí desde siempre y recalcaban las palabras del ser de luz: “¡puedes aprender!”; “¡es posible!”.

-Pero… -Insistió la niña alentada por los malos sueños- ¿y si algo sale mal?; ¿y si me descubren?

-Ahora mismo no sabes lo que puede ocurrir, es cierto. Lo único que sabes con certeza es que tienes un sueño importante; un sueño que si lo deseas, mañana mismo será tuyo. Y mañana pueden ocurrir dos cosas: que tal como deseas y mereces te conviertas en una verdadera princesa, lo cual sería fantástico, o que, como temes, te descubran. Pero si esto último ocurriera, volverías aquí mucho más sabia, mucho más fuerte, mucho más feliz y con la absoluta certeza de poder alcanzar todo cuanto desees siempre que insistas tantas veces como necesites. ¿No merece la pena entonces intentarlo?

La niña miró llena de ilusión al ser de luz. Se levantó de un salto de su rincón y lanzó al aire un “sí” tan rotundo que apagó definitivamente las voces funestas que intentaban detenerla. Y es que verdaderamente merecía la pena. Ocurriera lo que ocurriera, lucharía por su sueño y todo lo que pudiera hacer, lo haría. Aquella noche, por arte de magia durmió en el palacio de sus sueños y al día siguiente apareció ante la corte como una radiante y bellísima princesa. Temblaba, tenía mucho miedo, se sentía insegura y con una frecuencia irritante y machacona sus voces más agoreras insistían en decirle que aquello no saldría bien, que era un fraude, una simple pordiosera con ideas locas en la cabeza. Pero las ignoró, aprendió todo cuanto podía aprenderse sobre la realeza, luchó todo cuanto pudo lucharse por ganarse el respeto, confianza y cariño de la corte. Nadie la señaló con el dedo, nadie dijo que era un fraude pues en un sorprendente espacio de tiempo logró ser la más brillante, elegante y distinguida princesa del todo el reino.

Mª José Calvo Brasa 

 
  La primera parte de esta historia se publicó el viernes 12 de abril
jueves, 25 de abril de 2013

GRUPO DE DESARROLLO PERSONAL AUTOESTIMA


Algunas reflexiones sobre el Grupo de Autoestima:


"CUANDO QUIERES REALMENTE UNA COSA, TODO EL UNIVERSO CONSPIRA PARA AYUDARTE A CONSEGUIRLA".

El Alquimista. Paolo Coelho.

Quisiera comenzar con esta cita de la obra de Paolo Coelho, ya que es una frase que después de mucho tiempo sigue resonando en mi interior y veo, cada vez más, lo acertado de ellas. Por lo menos por mis vivencias y experiencias.

Hace bastante tiempo que oí hablar del TELÉFONO DE LA ESPERANZA, la verdad que noticias muy vagas, se trataba de una ONG que se dedicaba a la atención telefónica de carácter psicológica, en la que las personas llamaban para eludir la soledad o cuando agotados por los golpes de la vida perdían las ganas de vivir.

Pero la verdad es que me he llevado una grata sorpresa al descubrir de primera mano que el TELEÉFONO DE LA ESPERANZA es más que eso.

Generalmente la gente que me conocía destaca la alegría y sonrisa que me caracterizaba, rara vez me enfadaba. Pero por distintas causas mi estado de ánimo fue decayendo y mi sonrisa hacía tiempo que se había borrado de mi rostro. No me había dado cuenta de ello hasta que en los últimos meses, por los acontecimientos ocurridos en mi entorno más próximo, me di cuenta que ya no era la misma persona de hace unos cuantos años. Hasta que una amiga me habló de los talleres de autoconocimiento del TELÉFONO DE LA ESPERANZA de León.

Para mí era todo un descubrimiento ya que desconocía esa faceta y además que existiera en León. Sin pensármelo dos veces me inscribí en el taller de Autoestima. Con este gesto abría una puerta que me conduciría a un largo y difícil camino que me conduciría a mi yo más interno.

Nunca olvidaré los primeros pasos dados en ese nuevo camino. Estos primeros pasos estuvieron acompañados de sentimientos contradictorios por un lado tranquilidad porque algo me decía que iba a ser una experiencia muy positiva, pero al mismo tiempo un nerviosismo acentuado ante algo que era nuevo para mí. Pero esos nervios fueron desapareciendo a medida que se desarrollaba la primera sesión. Yo creo que la calma y tranquilidad me vino porque los coordinadores así me lo transmitieron con su voz serena y suave.

Las sesiones fueron pasando y pronto por el clima, la complicidad de todos los integrantes del grupo y la aportación de los coordinadores nos condujo a una toma de contacto con nuestro yo más interno, así como con heridas, que en algunos de los casos eran bastante profundas con las que habíamos estado conviviendo mucho tiempo, pero que en lugar de curarlas lo que habíamos hecho era poner una y otra venda para no verlas y así olvidarnos de su existencia.

Una vez terminado este grupo de autoestima, el primero para mí, ya estoy inmerso en otro grupo de autoconocimento intentando saber más sobre mi mejor amigo: yo mismo y tratar de curar esas viejas heridas.

A modo de conclusión quiero decir que este puede ser una ejemplo de cómo una vez más el mundo conspira para alcanzar algo que deseas recuperar: la sonrisa, la felicidad. Ojalá el mundo conspire muchas veces así para descubrir que siempre hay esperanza ya sea en un taller de autoconocimiento o al otro lado de un teléfono.

Gracias al TELÉFONO DE LA ESPERANZA, especialmente a estos dos coordinadores.

Jesús
miércoles, 24 de abril de 2013

JOSE LUIS SAN PEDRO


Este blog quiere hacer un humilde homenaje al sabio José Luis Sampedro, fallecido hace unos días.

"Se fue José Luis San Pedro. Sin tiempo para llorarle. ¿Será que no quería que le lloráramos? Sabía que se iba y por eso de despedida pidió un capricho, su bebida preferida, antes de ovillarse en el silencio, en un recodo del camino. No quiso algaradas ni plañideras. Palabras vacías o visitas de gente alta acostumbrada a sacar provecho de cualquier acontecimiento.

Fue al entrar la noche. Cuando las cámaras están apagadas y los teletipos duermen el sudor del día intenso.

Como un niño o un abuelo cariñoso, dejando una sonrisa a su lado y unos deseos indecibles por seguir viviendo. Discretamente. Pausadamente. En calma. Como los hijos de la mar de Antonio Machado.

"No quiero funerales ni actos mutitudinarios y mis cenizas que se esparzan al viento o queden acompañando a la madre tierra, esa que entre todos estamos haciendo opaca y nauseabunda.

¡Te voy a echar de menos, sabes!. Voy a dejar hablar a mi alma y que llore de gratitud. Me quedo con tu serena indignación. (V.T.M)


CREDO PERSONAL


Creo en la Vida Madre todopoderosa

Creadora de los cielos y de la Tierra.


Creo en el Hombre, su avanzado Hijo

concebido en ardiente evolución,

progresando a pesar de los Pilatos

e inventores de dogmas represores

para oprimir la Vida y sepultarla.


Pero la Vida siempre resucita

y el Hombre sigue en marcha hacia el Mañana.


Creo en los horizontes del Espíritu

que es la energía cósmica del mundo.

Creo en la Humanidad siempre ascendente.

Creo en la vida perdurable. Amén.


(José Luis Sampedro).

"El mismo José Luis Sampedro decía, meses atrás, unas palabras plenas de belleza y de verdad no-dual: "Mi única ambición ahora es morir como un río en el mar… Ya noto la sal".

Una metáfora preciosa para hablar de la muerte. Somos “agua salada”. Cuando la mente se silencia y el ego se deja “caer”, notamos la sal". (Enrique Martínez Lozano).
martes, 23 de abril de 2013
lunes, 22 de abril de 2013

EL RINCON DEL PSIQUIATRA






SIETE REGLAS PARA HACER UN BUEN REGALO

En ese triángulo mágico entre el donante, el re­galo y el receptor, existe un intercambio de mensajes (conscientes o/y inconscientes) que pueden incluso cambiar la finalidad del regalo. No es lo mismo regalar un pañuelo con amor y cariño, que un gramo de cocaína a la puerta de un colegio. La acción en sí es la misma (un obsequio), pero la finalidad de la segunda pervierte la propia donación.

Existe una célebre frase de Freud que resume la idea básica sobre el regalo: "Nadie da nada por nada". Siempre pretendemos "algo" con nuestra entrega (sea ésta una pulsera de brillantes, una hora de nuestro tiempo o la simple sonrisa ante el vecino). Aunque este hecho no debe llevarnos a la conclusión de que la acción de regalar es perversa. Pues, en esta vivencia, como en tantas otras, existen niveles que se aproximan o bien al extremo de la patología (el regalo como soborno) o al extremo de la normalidad (el regalo como muestra de cariño). Freud lo que quería indicar es que, ante cualquier acción por altruista que sea, tenemos que analizar sus motivaciones más profun­das, para separar la hojarasca de la esencia de la misma.

Siete reglas para elegir un buen regalo

1.- Reflexiona sobre las motivaciones profundas de tu deseo de hacer ese obsequio: gratitud, reparar una culpa, ganarse al otro, aplacar al otro, etc. Así, al me­nos, no te sentirás defraudado si no te responden con la misma moneda.

2.- Piensa en lo que al otro le gusta, no lo que a ti te gusta, si quieres simplemente hacer un regalo; o piensa en lo que el otro necesita y no lo que tu necesitas, si quieres hacer un obsequio utilitario.

3.- Regalar implica una acción que finaliza con la propia donación. No necesariamente debe tener corres­pondencia. Por lo tanto, no te quejes si no te responden con otro regalo.

4.- El regalo más costoso no necesariamente tiene que ser el más apreciado. Un detalle, un beso o una flor a veces son el mejor obsequio. Lo que importa no es lo que vale (en dinero) sino su significado.

5.- Si eres dadivoso posiblemente también serás beneficiado con muchos obsequios. Aquí también se cumple la regla de que "como te comportes con los demás así se comportarán contigo". El regalo llama al regalo, como un círculo sin fin.

6.- La originalidad del obsequio también indica que te has preocupado por transmitir algo importante. No te conformes con lo de siempre: una colonia, una corbata, un libro, etc. Si esto ocurre que al menos la presentación sea algo original (también el envoltorio del regalo tiene su significado).

7.- Evita los regalos utilitarios (una cafetera, una plancha, etc.) pues el auténtico regalo no está para tapar una necesidad o cubrir una falta en los utensilios del coche o de la cocina.

Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra
domingo, 21 de abril de 2013

LA ESCRIBANA DEL REINO


Brotando, fotografía Jesús Aguado

- Es posible -

Desde el ya famoso “Yes, we can” que Obama lanzara a través de las redes sociales y que consiguió auparle a la Presidencia de los Estados Unidos sorprendentemente – por primera vez en la Historia un Presidente de raza negra en aquellas tierras- los acontecimientos inesperados parecen asomar a la realidad cada día un poco más.

A modo de ejemplo, los más recientes: Nuevo Papa argentino y con espíritu innovador; La India consigue imponer sus medicamentos genéricos frente a la multinacional farmacéutica Novartis; Imputada una Infanta de España; movilizaciones ciudadanas frenan desahucios in extremis; nieva en abril…

Si esto es así (y sólo es una parte de la realidad) qué no ocurrirá en nuestro entorno más cercano, en nuestro día a día habitual.

A veces nos desesperamos, en nuestro afán de controlarlo todo, y no vemos soluciones cercanas a nuestros problemas. Pero no verlas no significa que no existan. Únicamente que nuestra mente no llega a imaginarlas, de tan cuadrada y rígida que es.

Hay infinidad de señales, de pistas, de avisos que nos van mostrando caminos alternativos, pero el miedo a lo nuevo nos paraliza y preferimos quejarnos de lo que tenemos que probar otras vías. Queremos todo atado y bien atado, en lugar de salir a la intemperie y dejarnos sorprender.

En el fondo, nos falta la confianza en la vida.

Yo creo que si, a estas alturas, mi amigo Marcos es capaz de vestir con pantalones rojos y mi otro amigo Juanjo ponerse jerséis morados, cualquier cosa puede ser posible.

M.E.Valbuena

sábado, 20 de abril de 2013

MASFRECUENCIA



Gitana - Bueno día, mi da un bote de "Masfrecuensia"

Farmacéutico - ¿Masfrecuencia? Voy a ver en el ordenador porque no me suena.

Total que el farmacéutico no encuentra la entrada del producto, se va para la rebotica y busca para ver si lo tiene en algún lugar perdido pensando que era un producto antiguo, como no lo encuentra llama al almacén para preguntar de la existencia del producto y al Colegio de Farmacéuticos, y en ambos casos le dicen que ese producto no existe. Total el farmacéutico se vuelve al mostrador y dice:

F - Señora lo siento mucho, pero no lo tengo.

G - Ay payo! ¿cómo es que no lo tiene?

F - Señora. En 30 años como farmacéutico nunca me han pedido Masfrecuencia, y tanto en el Colegio de Farmacéuticos como en el almacén me han dicho que no existe. ¿está usted segura del nombre?

G - Ay payo! Claro que estoy segura dil nombre! Vengo dil ginecólogo y me ha dicho que me lave el chirri con "más frecuensia".
viernes, 19 de abril de 2013

LOS MECANISMOS DE DEFENSA: LA HIPOCONDRÍA





Los mecanismos de defensa son las estrategias psicológicas inconscientes e involuntarias que los seres humanos utilizamos como respuesta a un acontecimiento interno o externo intenso, estresante, que produce angustia. La persona se siente amenazada y reacciona para tratar de mantener el equilibrio. Con ello se trata de minimizar las consecuencias dolorosas de ese hecho. El propósito de los mecanismos de defensa del yo es proteger a la persona de la ansiedad o de sanciones sociales y/o para proporcionar un refugio frente a una situación a la que uno no puede hacer frente por el momento.

En general todos los mecanismos de defensa, que utilizamos desde la infancia, nos hablan de problemas ocultos, problemas sin resolver que merecen nuestra atención y consideración.

Los mecanismos de defensa alivian la ansiedad pero lo hacen negando o distorsionando la realidad. No la afrontan cara a cara. Le dan la espalda.

¿Cómo reacciono ante un acontecimiento estresante que me provoca angustia?.

16.- La hipocondría

A través de este mecanismo se adopta por parte de la persona una forma de pensar, sentir y razonar exagerada y excesiva ante una posible enfermedad real o imaginaria, lo que le permite evadir su situación personal, laboral, familiar o social.

El reproche que el individuo siente por parte de los demás, se convierte en sufrimiento y auto reproche y se queja de dolor a través de una enfermedad.

Es un método que el individuo siente efectivo para evadir la responsabilidad. De esta forma los sentimientos de culpa se pueden eludir satisfactoriamente.

Se debe distinguir del Trastorno de Personalidad Hipocondríaca, como mecanismo de defensa se emplea ocasionalmente y como Trastorno, tiende a estar presente crónicamente.

Se trata de la típica persona que a cualquier síntoma que aprecia o cree apreciar en su cuerpo piensa que tiene una enfermedad grave y va de médico en médico buscando el diagnóstico que confirme sus sospechas, con lo que consigue tener a toda la familia preocupada y detrás de ella.

Por tanto, la hipocondría esconde problemas internos sin resolver de forma satisfactoria y adaptativa.

Amigo bloguero, te animamos a que escribas en “comentarios” alguna experiencia tuya o conocida por ti de este mecanismo de la hipocondría .


La redacción del blog

jueves, 18 de abril de 2013

VIVES PARA TRABAJAR O TRABAJAS PARA VIVIR



Junto al Río Bernesga, en el corazón de la ciudad de León, encontramos esta pintada que compartimos contigo (pincha en ella para verla mejor):

"vives para trabajar o trabajas para vivir"

Tú, amigo internauta, ¿para qué vives?

¿Para trabajar? ¿Ayudar? ¿Compartir? ¿Ganar dinero? ¿Crecer en prestigio social? ¿Estar mejor?...

¿Para qué?

 Si lo quieres compartir, deja tu aportación en comentarios.
miércoles, 17 de abril de 2013

LAS PERSONAS MÁS BELLAS



Fotografía Jesús Aguado

Las personas más bellas que he encontrado son aquellas que han conocido la derrota, conocido el sufrimiento, conocido la lucha, conocido la pérdida y han encontrado la forma de salir de esas profundidades.

Esas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que les llena de compasión, humildad y una profunda inquietud amorosa.

La gente bella no surge de la nada.

Elisabeth Kubler- Ros
martes, 16 de abril de 2013

CURSO DE ENEAGRAMA


Impresiones al Curso de Eneagrama realizado en León los días 13 y 14 de abril: "Y yo, ¿quién soy?”


Marga, Mª. José, Jovita, Camino, Adela, Esperanza, Carmen, Paula, Pepi, Rosa, Pilar, Sergio, Alvaro, Pily, Angel, Marcelo, Pili, Jesús, Puri, Dori, Loli, Conchi, Marcos, Toñi, Lola, Marta, Sole, Mariaje, Maite, Nieves, Lourdes, Carmen, Fátima, Enma, Tiquio, Yolanda, Mercedes, Viky y Aurita, son los nombres de las cuarenta personas que el fin de semana del 13 y 14 de abril, cuando apuntaban por fin días de primavera, han realizado el I Primer Curso de eneagrama en la ciudad de León.

En este primer nivel el Curso de Eneagrama pretende afrontar una pregunta básica: “Y yo, ¿quién soy?”, de forma insistente y continuada. ¿En qué centro vital me vivo, me experimento? ¿Soy mental? ¿Emocional?. ¿Visceral?

En el corazón del curso surge una demanda de sinceridad: ¿cuál es mi neurosis básica? Hay nueve tipos en los que podemos estar, uno de ellos responde a nuestra estructura básica, a nuestro ADN particular. De la misma forma que tenemos un grupo sanguíneo para toda la vida, tenemos un tipo de personalidad que se ajusta a nuestra estructura, a nuestro carácter y ese tipo va a ser nuestro compañero de camino. Por eso este Curso es una apuesta por conocernos y desvelar nuestros miedos, temores, deseos, pasiones, que responden a unos patrones en el que todos estamos inmersos.

El curso ha sido impartido por el psicoterapeuta Eduardo Lallana, Director del centro de psicología de Soria “Ser Tú” y de la ONG “Tierra Sin males”.



 
Este blog ha querido recoger algunas impresiones de pasillo de algunas personas asistentes, que hacemos llegar a todos nuestros internautas:

“Ha sido una experiencia importante. Me ha dado cuenta de lo que me duele y por qué me duele. He visto toda mi vida reflejada en este curso”.


“¡Qué clarificador me ha resultado el eneagrama!. Me ha ayudado a comprenderme y entender muchas partes oscuras de mí. Arrastro mi neurosis desde mi infancia, pero ahora sé a qué se debe”.


“Ha sido una gran suerte para el Teléfono de la Esperanza que el curso haya sido impartido por un psicoterapeuta tan valioso y experimentado. Eduardo me ha dejado una huella profunda. Me ha gustado su profundidad, cercanía y profesionalidad”.


“He tenido la sensación de verme desnuda ante mi misma y ante los demás. No conocía esta estrategia de conocimiento, pero es de lo mejorcito que he hecho hasta ahora”.


“Las tripas me han dicho que me ha costado aceptar mi propia realidad. He preferido vivir engañada, disfrazada. A partir de hoy será imposible…”.


“Acepto mis miedos, mis dudas, mis indecisiones, mis obsesivos cumplimientos del deber, la película de mi vida. Ha sido sorprendente comprobar que otras personas de mi mismo tipo les ha pasado y les pasa lo mismo”.


“Quiero dar las gracias a Eduardo, el psicoterapeuta, por lo mucho que vale y lo mucho que se da. Me ha parecido cercano y lejano, tierno y frío, serio y humoroso, profesional y compañero. ¡Alguién da más..!. Sin él este curso hubiera sido menos interesante y atractivo”.


“Animo a todos los que puedan a que en algún momento de su vida hagan Eneagrama con algún profesional”.


Las fotos son de Jesús Aguado.


Este blog invita a todos los que han participado en este curso a que abran el apartado de “comentarios” y dejen su propio punto de vista
lunes, 15 de abril de 2013

EL RINCON DEL OPTIMISTA


El hombre de barro. Playa del ingés. Gran Canaria. 2010

FILÁNTROPOS


Doce multimillonarios más se han sumado a una iniciativa emprendida por Bill Gates y Warren Buffett hace casi dos años para donar al menos la mitad de sus fortunas por una buena causa, con lo que ya son 81 los estadounidenses que asumen este compromiso con la filantropía. Este compromiso arrancó por iniciativa de Buffett y el matrimonio Gates, y, desde entonces, lo han suscrito 81 multimillonarios estadounidenses, como el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, o el heredero David Rockefeller. Recientemente también leí que el dueño de Inditex (Zara), Amancio Ortega, el tercer hombre más rico del mundo, había donado 20 millones de euros a Cáritas.

La filantropía es una forma de agradecer a la sociedad la oportunidad de haber llegado a amasar una gran fortuna. Tengo dudas de los métodos utilizados por estos multimillonarios para hacerse con estas fortunas (explotación, presiones políticas, lobbys…) pero sí creo que los actos caritativos no tienen tanto el objetivo de hacer más liviana la existencia a los más necesitados como el alivio psicológico del que entrega, el rédito emocional del que se quita remordimientos de encima. Seguro que tiene que ser una gran carga saber que eres infinitamente rico mientras millones de personas no tienen absolutamente nada.

Cada vez que se actualiza la lista Forbes con los primeros millonarios en el ránking oigo estadísticas de la cantidad de personas que dejarían de morir de hambre si se repartiese la riqueza de esos primeros ricachones. La sociedad permite esta injusta distribución de ricos y pobres que sólo está en manos de los primeros que voluntariamente les llegue algo a los segundos, mientras que los de en medio miramos atónicos y rezamos para que lo poco que tenemos no acabe en manos de los de Forbes. Asín sea.

Juanda R.
Periodista

domingo, 14 de abril de 2013

LA ESCRIBANA DEL REINO



- Las juntas de los azulejos -

Me cuentan de una compañera que está mal, que apenas habla, que no se relaciona con nadie, que vive encerrada en sí misma y en sus múltiples dolencias (unas reales y otras imaginarias), que seguramente esté viviendo una depresión…

No me extraña nada. Es más bien esperable. No la conozco demasiado ni me puedo considerar su amiga, pero cuando pienso en ella el recuerdo que me sale es muy significativo y dice mucho de su carácter.

Un día, hace ya tiempo, una compañera nos invitó a tomar café a su casa. Orgullosa, nos mostró su hogar y los muchos detalles que tenía de los numerosos viajes realizados. Como suele ocurrir, unos nos gustaron y otros no, lo mismo que la prolija decoración.

Después, también como suele ocurrir, hubo comentarios de todo tipo. Pero el que más me llamó la atención fue el que hizo la compañera que ha propiciado este escrito. Ella se había fijado en que las juntas de los azulejos estaban negras. Jamás hasta ese momento me había yo fijado en tal detalle (y me tengo por observadora). Desde aquel día ella va unida al comentario que hizo y que a mí me dio mucho que pensar.

La verdad es que, si entre tanto en lo que fijarse, una destaca un hecho como ese, no hace falta ser muy lista para deducir que esa mujer tiene especial intención por fijarse en los aspectos más negativos que encuentre en su vida, por nimios que sean. Y, ya se sabe, si buscas algo lo acabas encontrando. Buscando defectos, se encontrarán defectos.

Por lógica, una trayectoria como esa acaba en una situación como la que está viviendo ahora. De ahí que no me extrañe. Porque es de cajón que si sólo descubro y me centro en negatividades yo misma acabaré siendo una más.

M.E.Valbuena

viernes, 12 de abril de 2013

COVERSACIONES CON MI MENTE

LA NIÑA QUE SOÑABA CON SER PRINCESA

I

Había una vez, en un lugar muy cercano, una niña pobre y triste que vivía en un sucio chamizo y en la más absoluta de las miserias. El único consuelo que tenía en su vida, su única alegría, era mirar todas las mañanas en cuanto despertaba, y todas las noches antes de dormir, por el único ventanuco de su destartalado hogar. A través de él podía verse un magnífico e inmenso palacio. Así, al despertar, la niña dirigía hacia él sus anhelantes ojos y suspiraba y cada noche adivinaba su forma entre las tinieblas y se quedaba dormida soñando que ella era la princesa y señora de aquel bellísimo lugar. En todos sus sueños se veía atendida por cientos de criados, rodeada de grandes lujos, amada y admirada por todos.

Todas las mañanas y todas las noches durante años repitió el mismo ritual mientras soñaba que era la princesa de aquel palacio. Su deseo logró ensancharse tanto que traspasó las fronteras de lo aparentemente real y llegó al mundo de la fantasía donde todo es posible. Allí un espíritu benéfico se conmovió de tal manera por su vehemencia que decidió presentarse ante ella para hacer realidad su sueño.

-Querida niña, no te asustes. –Le dijo suavemente la hermosa criatura.

De nada sirvieron estas palabras, pues la pobre niña se puso pálida ante la visión de aquel ser de luz y se encogió enmudecida en un pequeño rincón.

-Vengo a regalarte tu sueño de ser princesa. –Insistió lleno de felicidad el ser luminoso.- Esta misma noche te llevaré a ese palacio que ansias poseer y convertida en esa princesa que sueñas. Cuando despiertes mañana tendrás todo lo que siempre has deseado.

Durante un breve instante la niña permaneció muda de asombro. Incapaz de decir nada se zambulló en sus propios pensamientos, recreando rápidamente las imágenes que tanto había ansiado: ella, la princesa del lugar, pavoneando su belleza, poder y alegría por aquel magnífico palacio, mientras recibía los halagos y bendiciones de todos cuantos la rodeaban. Era lo que siempre había soñado y una leve sonrisa se dibujó al instante en su alma. Iba a levantarse, iba a lanzarse gritando de alegría, a los brazos de aquella maravillosa criatura pero un súbito pensamiento la detuvo. Fue una imagen fugaz: su propia imagen vestida, pero no con las galas de una princesa sino con sus harapos de mendiga, y para su sorpresa un sudor frío comenzó a recorrer todo su cuerpo haciéndola tiritar. Bastó esa leve imagen para que las bellas ensoñaciones de toda una vida se convirtieran en una pesadilla. Se vio rodeada de cortesanos que le gritaban que ella no era una princesa; que se reían de ella mientras señalaban sus harapos. Era un fraude y todos lo sabían. Todos la golpeaban y le gritaban cruelmente para que abandonara aquel regio lugar que no le pertenecía.


-Yo no soy una princesa. –Respondió entonces ante el asombro del ser de luz.- Déjame. Vete y no vuelvas a molestarme nunca más.

-Pero yo puedo darte tu sueño…

-Los sueños son tonterías. ¡Esta es mi realidad: soy pobre y lo seré siempre!. No puedo ser princesa porque no valgo para eso. Vete ya y déjame con mi miseria. Eres cruel y malo al venir aquí a engañarme de esa manera. ¡Vete!

El benéfico ser no sabía qué decir ni qué hacer. La niña que soñaba con ser princesa estaba muy enfadada con él, le dio la espalda y se negó a escucharle. Finalmente tuvo que dejarla en su pobre hogar, con su mísera existencia y con el dolor oculto de saber que pudo ser princesa y por miedo se negó.

Mª José Calvo Brasa

(hay segunda parte, aparecerá en las próximas semanas, estate atento)
jueves, 11 de abril de 2013

LOS MECANISMOS DE DEFENSA: LA SUBLIMACIÓN


Los mecanismos de defensa son las estrategias psicológicas inconscientes e involuntarias que los seres humanos utilizamos como respuesta a un acontecimiento interno o externo intenso, estresante, que produce angustia. La persona se siente amenazada y reacciona para tratar de mantener el equilibrio. Con ello se trata de minimizar las consecuencias dolorosas de ese hecho. El propósito de los mecanismos de defensa del yo es proteger a la persona de la ansiedad o de sanciones sociales y/o para proporcionar un refugio frente a una situación a la que uno no puede hacer frente por el momento.

En general todos los mecanismos de defensa, que utilizamos desde la infancia, nos hablan de problemas ocultos, problemas sin resolver que merecen nuestra atención y consideración.

Los mecanismos de defensa alivian la ansiedad pero lo hacen negando o distorsionando la realidad. No la afrontan cara a cara. Le dan la espalda.

¿Cómo reacciono ante un acontecimiento estresante que me provoca angustia?.

15.- La sublimación

A través de este mecanismo se consigue que un impulso potencialmente peligroso, desadaptativo o inalcanzable sea transformado en un comportamiento socialmente maduro y aceptable.

La capacidad de sublimación va más allá de un mecanismo de defensa, puesto que pone de relieve el poder interior de la persona, su tendencia hacia la salud y la autorrealización (la incapacidad para sublimar puede llevar a enfermar a la persona), y su capacidad creativa (crear siempre implica sublimar, aunque no a la inversa). Detrás del mundo del arte hay mucho deseo sublimado.

El término, introducido en psicoanálisis por Freud, evoca, a la vez, la palabra sublime (excelso, de gran belleza o valor moral, que sugiere grandeza y elevación, aplicable tanto a las producciones - artísticas, literarias, etc. -, a acciones humanas - una hazaña -, y a las personas que las realizan).

Siendo la sublimación un mecanismo de defensa, es de los más sanos y saludables.

Ejemplos:

- Una mujer que es atraída por un hombre al que no puede aspirar por ser el novio de su mejor amiga, sublima su energía sexual escribiendo un poema.

- Un estudiante, ante un nota injusta por parte de un profesor, escribe una carta de protesta en el periódico escolar criticando la política educativa.

- El deseo de un niño de exhibirse y manifestarse puede sublimarse en una carrera vocacional por el teatro.

- La atracción de una religiosa o un religioso por una persona del otro género se transforma en un desarrollo profundo de la vida mística y de unión con la trascendencia.

Amigo bloguero, te animamos a que escribas en “comentarios” alguna experiencia tuya o conocida por ti de este mecanismo de la sublimación.


La redacción del blog

miércoles, 10 de abril de 2013

GRUPO DE DESARROLLO PERSONAL AUTOESTIMA

Cuando comenzamos, allá por el mes de enero, nuestra andadura por esta senda de descubrimiento, de conocimiento interior, de buen hacer, de buenas y generosas gentes compartiendo momentos y sentimientos – que, a veces, nos han hecho comprender que la vida está para ser vivida sin miedo y con decisión – jamás pude siquiera imaginar como cambiaría mi existencia a partir de entonces.

Es por eso que hoy, y todos los días desde aquel, ya ciertamente lejano, mes de enero, me levanto con la enorme ilusión y gran reto de ser mejor persona.

Han sido semanas en las que nos hemos ido descubriendo poco a poco. Ha habido momentos duros, de los que hemos sabido sobreponernos, aprendiendo que aunque el camino sea, a veces, difícil, sabemos y podemos, todos juntos, salvar la situación, salir airosos, y, sobre todo, fortalecidos. Nos hemos unido y hemos luchado codo con codo unos por otros, como una piña, descubriendo que siempre hay un motivo para seguir esforzándonos y que, después de todo, siempre hay un nuevo amanecer. ¿Y cual ha sido el secreto? El respeto mutuo y la buena voluntad, y, sobre todo, la alegría y el humor contagioso que invadía muchos momentos de cada una de las sesiones, invitándonos a no tomarnos la vida tan en serio, ya que, como decía Elbert Hubbard, nunca saldremos vivos de ella. Esta certeza ha de ser un acicate en nuestro día a día, un impulso irrefrenable que gobierne esta travesía, llevándonos a buen puerto, ya sea en una barca de remos, un pequeño velero, un fuera borda o un romántico barco de vapor.

Por todo ello, a todos y cada uno de vosotros, hoy quiero daros las gracias por haberme dejado compartir momentos únicos e irrepetibles (como cada uno de nosotros) que me han ayudado a quereros más y mejor y a quererme también más y mejor, sabiendo y comprendiendo que éste es el inicio de un largo camino de baldosas amarillas que todos juntos podemos recorrer, salvando los obstáculos que, no lo dudéis, irán apareciendo.

Hoy todos somos Dorothy emprendiendo nuestro propio viaje de regreso y de reencuentro hacia nuestro interior, con valentía, habiendo superado nuestros temores y con la ilusión y esperanza propias de que juntos podemos.

Susana
 

martes, 9 de abril de 2013

MARCHA DEL T.E. LEON PARA EL DÍA 23 DE ABRIL DE 2013





El día 23 de abril, fiesta de la Comunidad, está programada una MARCHA circular desde Campohermoso hasta La Cándana de Curueño y regresaremos a Campohermoso por otra ruta. Saldremos de la estación de Feve de León a las 9:45h. Llegaremos a Campohermoso a las 10:47h.

Haremos el recorrido que se indica en el mapa y saldremos de la misma estación hacia León a las 18:54h. Llegaremos de regreso a León a las 19:59h. El recorrido es prácticamente llano y tardaremos unas seis horas. Para la marcha es aconsejable llevar un par de bocadillos y una botella de agua, fruta y alguna golosina. La equipación adecuada puede ser: Calzado de montaña y ropa adecuada, según las previsiones meteorológicas que den para ese día.


Os esperamos a todos los que queráis y podáis realizar la ruta el día 23 en la estación de Feve a las 9:30h.

Apuntaros en la sede del Teléfono. Es una oportunidad para convivir todos juntos en un clima de calma y alegría. ¡DEJA EL SOFA Y ANIMATE!

Cada uno sacará su billete de tren.

Precio del billete sencillo: 3,05€

Precio de billete de ida y vuelta: 5,85€
caño Campohermoso

lunes, 8 de abril de 2013

EL RINCON DEL PSIQUIATRA



Fotografía Jesús Aguado


LA PAZ INTERIOR

La paz interior es sinónimo de equilibrio, bienestar, armonía o felicidad. Presupone una mirada hacia dentro para escudriñar nuestros sentimientos más profundos. Es algo que toda persona ha puesto en práctica en alguna ocasión, aunque los motivos sean diferentes. Así, podemos recordar que, el “examen de conciencia” utilizado por los cristianos antes de la confesión o las propias reflexiones en el diván del psicoanalista, tienen como finalidad encontrar la paz interior. Son situaciones diferentes y por motivos diferentes, pero lo que se intenta es ese equilibrio interior, que sea la plataforma para la felicidad.

La paz interior es una tarea que dura toda la vida. Es un proceso que se inicia con el nacimiento y finaliza con la muerte. Se debería decir, pues, “nacer en paz”, como decimos “morir en paz”, pues esto significaría que el individuo ha recorrido su largo camino, con altibajos, posiblemente, pero ha finalizado en ese “equilibrio inestable” que es la salud mental, en el momento de mejor nivelación. En ese largo recorrido hacia la paz debemos procurar una sintonía entre los deseos y las propias capacidades.

Para conseguir la paz interior, también, se tiene que tener en cuenta la interrelación con los otros, pero sin olvidar las necesidades de uno mismo, al menos las más fundamentales. Freud tiene un pensamiento al respecto y nos dice algo así como que el hombre es similar a la ameba: además de sus pseudópodos, que facilitan el contacto con el exterior, posee un núcleo intransferible e inmutable. Así, pues, para conseguir la paz interior, necesitamos el contacto con los demás, pero sin modificar nuestro núcleo más profundo, como la ameba.

¿Cómo se consigue la paz interior?

Se le atribuye a Confucio el siguiente pensamiento: “un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros”. Es decir, debemos “pararnos” para poder reflexionar sobre nuestros proyectos de vida, nuestras aspiraciones y qué camino tomar en cualquier encrucijada de la existencia, de lo contrario nos llevará la corriente de nuestra actividad por unos derroteros, que a lo mejor no deseamos.

En un mundo de prisas y de múltiples estímulos no nos queda tiempo para pensar sobre nuestras propias emociones y deseos. Podemos tener miedo a reflexionar sobre nosotros mismos pues creemos que encontraremos muchas cosas que no nos gustan, pero no nos damos cuenta que también descubriremos aspectos nobles que fortalecerán nuestro yo. Es, pues, este ejercicio de introspección el que nos puede facilitar los cimientos para construir nuestra paz interior.

Es a partir de ese conocimiento propio como podemos entender y estar en paz con lo que nos rodea. Así dice Fray Luís de León: “estar en paz consigo mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás”.


Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra
domingo, 7 de abril de 2013

LA ESCRIBANA DEL REINO


Rama de romero. Fotografía Ana



- La mata de romero –

Era una tarde lluviosa y fría, de las tantas que hemos tenido últimamente, cuando salí a dar un paseo para despejar el cansancio mental y físico. Una de esas tardes en que sólo apetece quedarse en el sofá sin hacer nada (si se puede).

No era una tarde especialmente agradable para pasear y mi mente se iba ensombreciendo por momentos, contagiada por la tristeza de tanto tono gris.

Empeñada en encontrar encanto en ese panorama iba apreciando el camino, las piedras, la huella de mis pisadas en el barro, el sonido de la lluvia… cuando, a un lado del sendero, descubrí una mata de romero. Me detuve a observarla, aspiré la agradable fragancia que desprendía, acaricié sus mojadas ramas y me conmoví.

Allí, a la intemperie, balanceada por el viento y bañada por la lluvia, la mata ofrecía sus tempranas flores y el inconfundible olor de sus ramas a quien se parara a contemplarla. A una orilla del camino, para no molestar, pero lo suficientemente cerca para acompañar y alegrar la marcha del caminante.

Mientras la contemplaba me vinieron a la mente esas personas que, como ella, están a un lado de nuestro caminar en la vida, impertérritas a las inclemencias, ayudándonos, dando lo mejor de sí mismas (olor y flores) para facilitarnos las cosas, para no sentirnos solos. Personas a las que, a veces, ni siquiera vemos en nuestro andar concentrado. Personas a las que debemos un millón de gracias.

En esa tarde de lluvia la sencilla mata de romero me aportó calor interior. El calor que deriva del profundo sentimiento de agradecimiento que experimenté.

Después de contemplarla, la tarde ya no me pareció tan gris y el paseo ya no fue un paseo en balde.

M.E.Valbuena

viernes, 5 de abril de 2013

POR QUÉ TANTO ODIO



¿Por qué tanto odio

en Mali y en Egipto,

en Gaza y en Afganistán,

en los barrios grises de cualquier ciudad,

en lógobres comunidades de vecinos,

entre fanáticos del Madrid y del Barcelona,

entre la derecha y la izquierda,

integristas y escépticos,

en mi propio corazón?



Evoco al Maestro hindú:

"Ojo por ojo y el mundo quedará ciego".

¿Todavía alguien ve?

¿Todavía?   La pintada la hemos encontrado en León, en la calle Carnicerías.
jueves, 4 de abril de 2013

LOS MECANISMOS DE DEFENSA: LA OMNIPOTENCIA

El Cid

Los mecanismos de defensa son las estrategias psicológicas inconscientes e involuntarias que los seres humanos utilizamos como respuesta a un acontecimiento interno o externo intenso, estresante, que produce angustia. La persona se siente amenazada y reacciona para tratar de mantener el equilibrio. Con ello se trata de minimizar las consecuencias dolorosas de ese hecho. El propósito de los mecanismos de defensa del yo es proteger a la persona de la ansiedad o de sanciones sociales y/o para proporcionar un refugio frente a una situación a la que uno no puede hacer frente por el momento.

En general todos los mecanismos de defensa, que utilizamos desde la infancia, nos hablan de problemas ocultos, problemas sin resolver que merecen nuestra atención y consideración.

Los mecanismos de defensa alivian la ansiedad pero lo hacen negando o distorsionando la realidad. No la afrontan cara a cara. Le dan la espalda.

¿Cómo reacciono ante un acontecimiento estresante que me provoca angustia?.

14.- La omnipotencia

A través de este mecanismo se expresan ideas, comportamientos, sentimientos y actitudes de poder, superioridad, predominio y grandeza, encubrimiento verdaderos y profundos sentimientos de inseguridad, inferioridad, baja autoestima, devaluación o frustración.

Este mecanismo se aprecia claramente en el trastorno límite de la personalidad, con estrategias de tipo hipomaníaco, a modo de formación reactiva: la persona siente y actúa entonces como si en verdad poseyera poderes, capacidades o derechos (privilegios) especiales y fuera superior a los demás.

Incluso cuando se sienten personas despreciables, se siguen considerando especiales y grandes en su indignidad, porque son las peores personas del mundo, con derecho a que se les atienda y les considere.

Detrás de muchas actitudes de poder o de abuso de la autoridad se esconden personas infantiles que no han asumido ni integrado su propia historia y sus propias frustraciones. Los dictadores responden a esta forma de comportarse.

El dicho popular es elocuente: “dime de que presumes y te diré de qué careces”.

Amigo bloguero, te animamos a que escribas en “comentarios” alguna experiencia tuya o conocida por ti de este mecanismo de la onmipotencia.



La redacción del blog