El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
lunes, 31 de diciembre de 2012

AÑO 2012



Al acabar este año os proponemos un sencillo juego. Se trata de ABRIR y CERRAR la puerta, según a qué cosas, a qué situaciones o a quienes. Por eso las dos fotografías: una con la puerta cerrada a aquello que queremos eliminar. Otra con la puerta abierta a aquello que queremos abrir. Comenzamos desde aquí:



CIERRO LA PUERTA

- A no ser yo

-A imitar a otros

- Al qué dirán

- A dejarme llevar por la rabia

- A ocultar mis sentimientos

- A parecer lo que no soy ni quiero

- A creerme perfecto

…..



ABRO LA PUERTA

- A decir no cuando quiero decir no

- A llorar cuando quiero hacerlo

- A reconocerme débil

- A saber que soy valioso

-A reconocer que lo malo también pasa

….


Amigo internauta, te invitamos, a que Abras y Cierres tu puerta y a expresarlo en comentarios.

domingo, 30 de diciembre de 2012

BRINDIS



En estos días de numerosos encuentros y brindis, yo quiero brindar por:

- los que ponen ilusión en cada cosa que hacen

- los voluntarios, que dan su tiempo, su dinero y su energía desinteresadamente en un intento de mejorar este mundo

- los que saben acoger y perdonar

- los que se juntan para celebrar, aunque sea en el restaurante chino de la esquina

- los que ven “españoles en el mundo” porque no pueden viajar nunca

- los detallistas, que hacen la vida agradable a su alrededor

- los puntera, que siempre invitan a avanzar

- los que aportan sosiego y tranquilidad

- los que saben escuchar y acompañar

- los que nos hacen pensar y cuestionar lo posible

- los que cantan, aunque no tengan oído

- los que siempre te reciben con una sonrisa y un abrazo

- los que se quejan poco

- los libres de espíritu y blandos de corazón

- los que danzan sin complejos

- los que creen en lo imposible

- los que ven más allá de lo aparente

- los que se compadecen del débil y ayudan a fortalecerlo

- los que encaran su enfermedad y su sufrimiento con valentía

Por todos ellos, porque son los que hacen realmente el mundo habitable.


La escribana del Reino
M.E.Valbuena

sábado, 29 de diciembre de 2012

ENHORABUENA GELES





Hoy este blog está de enhorabuena. Geles, una voluntaria ejemplar del TE de León se casa. Es una buena noticia. Se casan como ellos han elegido. En la Iglesia de San Isidro.

Vaya pues para ella y su marido nuestra enhorabuena. En muchos cursos, talleres y grupos de desarrollo personal del TE se pone el acento en las emociones. Es más, una de los grandes objetivos del TE es mejorar la salud emocional de las personas. Cuando así ocurre, cuando las emociones se saben encauzar de una forma normalizada, cuando la persona se da cuenta que quiere hacer un proyecto en común con otra, cuando confluyen una serie de razones personales, es el momento de aunar las vidas y seguir juntos para ser más felices.

En el TE decimos que tratamos de que cada persona encuentre la salida a su situación personal dándose cuenta de qué le pasa y cómo puede superarlo. Ayudando, por supuesto. Pero nunca sustituyendo. Porque el hombre es esencialmente libre y responsable. No somos, pues, nosotros quienes para dar consejos a nadie. Pero hay una cosa que es evidente. Y es que cuando dos personas quieren realizar juntas un proyecto de vida es porque hay un ingrediente imprescindible. Ese no es otro que el amor.

Creemos que las mejores palabras que se han escrito para describir el amor, son las que dice San Pablo en el capítulo 13 de la Carta a los Corintios. Las reproducimos, parcialmente, por ellos, por los novios, para que las tengan presentes toda la vida y, de vez en cuando, las recuerden:

1. Aunque hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si me falta el amor sería como bronce que resuena o campana que retiñe.

2. Aunque tuviera el don de profecía y descubriera todos los misterios, -el saber más elevado-, aunque tuviera tanta fe como para trasladar montes, si me falta el amor nada soy.

3. Aunque repartiera todo lo que poseo e incluso sacrificara mi cuerpo, pero para recibir alabanzas y sin tener el amor, de nada me sirve.

4. El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla.

5. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo.

6. No se alegra de lo injusto, sino que se goza en la verdad.

7. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo...

Un abrazo de todos los amigos del TE de León.



viernes, 28 de diciembre de 2012

HOY, CONVOCATORIA EN EL TELEFONO




Hoy, el Presidente de la Junta de Castilla y León, estará en la sede del Teléfono de la esperanza de León, a las 8 de la tarde.

El Presidente de la Junta de Castilla y León, D. Juan Vicente Herrera, visitará a las 8 de la tarde la sede del teléfono de la esperanza de León, en un deseo de conocer de primera mano la labor que realiza esta organización que ha celebrado en este pasado mes de octubre 40 años de historia. Es deseo del Presidente de la Junta conocer de primera mano las debilidades y las fortalezas de esta destacada organización.

Según ha manifestado a este medio, como consecuencia de la crisis que está sufriendo nuestro país y especialemnte nuestra Comunidad Autónoma, él mismo ha sufrido una crisis personal que le ha convertido en usuario habitual del teléfono de la esperanza en una de las ciudades castellano leonesas. “Me atendió una mujer que logró apaciguar mi espíritu alterado y me abrió luces para encarar mis problemas desde otra perspectiva. Estaré eternamente agradecido por su acompañamiento y su buen hacer”.

En otro momento de la conversación telefónica nos confiesa que “el año 2013 va a ser complicado. Nuestras promesas electorales quedarán superadas por la tozuda crisis económica. Se acentuarán los recortes sociales y las dificultades, en aras de un equilibro en las cuentas públicas que resulta imprescindible, pero jamás se nos ocurrirá dar de baja las líneas abiertas a la esperanza”.

A este acto vendrá acompañado de la Consejera de Familia y Servicios Sociales de la Junta, Dª Milagros Marcos y del Alcalde la ciudad de León, D. Emilio Gutiérrez, que conocedor de las necesidades de espacio que tiene el Teléfono de la esperanza va a ofrecer una sede amplia y confortable al centro de León, en uno de los locales municipales que se hallan infrautilizados, Calle Fajeros. Según ha declarado el munícipe a estos redactores: “La ciudad de León está soltando mucha grasa que le sobraba y aquellos servicios que el Ayuntamiento por falta de recursos no va a poder prestar, los llevarán a cabo las ONGs a coste cero; la sociedad demuestra – sustituyendo trabajadores por voluntarios- que sabe ofrecer alternativas donde las instituciones públicas no llegan y además sin hundir las exiguas arcas municipales”. No nos dio tiempo a preguntar a la primera autoridad municipal si la clase política también pasará a ser voluntaria.

Ante tan importantes visitas, se convoca a todos los orientadores, coordinadores, voluntarios y receptores de servicios del Teléfono de la esperanza de León a que asistan a tan magno acontecimiento.

Al final del acto se servirá un ágape en señal de fraternidad, igualdad y libertad. Que pagarán todos los asistentes a escote.

Felicitamos a nuetra Presidenta por conseguir que estas estas autoridades visitan nuestra sede. Dee sta manera conocerán de primera mano, nuestras instlaciones.
  
jueves, 27 de diciembre de 2012

INTELIGENCIA EMOCIONAL Y LA ALEGRÍA DE VIVIR



Siguen pasando por nuestro blog los testimonios de personas que, durante el primer trimestre del curso, han participado en Grupos de desarrollo personal, Talleres y Cursos. Quieren participar lo que han sentido durante este tiempo. Quieren agradecer la labor desinteresada del T. E. Quiern hacer llegar a otras personas su experiencia. Quieren, en fin, que una experiencia como la vivida se difunda.  


GRUPO DE DESARROLO PERSONAL INTELIGENCIA EMOCIONAL
Hemos concluido el grupo de Inteligencia Emocional de este tercer cuatrimestre de 2012, con satisfacción y agradecimiento de los participantes. Se han vertido opiniones como:
"Me siento enriquecida y gracias a este grupo estoy consiguiendo acercarme más a las personas",
"He sido consciente de que puedo manejar mis emociones",
"Me he dado cuenta de que sería bueno para mí  aumentar mí capacidad de comprensión con los demás", "Me acepto más y he sido consciente de que necesito mejorar la forma en la que me comunico con mí familia, amigos, compañeros de trabajo...",
"Es necesario que aprenda a comunicarme con asertividad",
"Me ha dado cuenta de que las sensaciones sutiles pueden estar anunciándome algo, la importancia de ser empático ¡Ah y cuidado con los recuerdos emocionales!".
Después de finalizar la última sesión, compartimos una merienda, celebramos habernos conocido, celebramos haber participado en el grupo y dimos la bienvenida a la navidad, así que también para todos  ¡Feliz Navidad y próspero año 2013!

El Grupo

GRUPO DE DESARROLO PERSONAL LA ALEGRÍA DE VIVIR
Estoy muy contenta de haber participado en este curso porque me ha resultado muy útil. Al empezar, mis pensamientos estaban un poco contrariados con los temas y este curso me ha dado la oportunidad de ver las cosas desde un punto de vista más optimista. Gracias a vosotras, mis compañeras, que me habéis ayudado, me he encontrado muy bien hablando en grupo y mi corazón y mi mente están más tranquilos. Gracias al Teléfono de la esperanza que da esta oportunidad y a lo voluntarios como tú, Marga, que realmente os involucráis desinteresadamente y con muchas ganas.
Un saludo y disfrutad de las fiestas navideñas!

Pilar

miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL CIELO...PUEDEN SER LOS OTROS




Un hombre hablaba con el Señor acerca del cielo y el infierno. El Señor le dijo a ese hombre:

-Ven, te mostraré el infierno. Entraron en una habitación en donde un grupo de personas se encontraba sentado alrededor de una enorme olla de guisado. Todos estaban desesperados y muertos de hambre. Cada persona sostenía una cuchara que tocaba la olla, pero cada cuchara tenía un mango mucho más largo que su propio brazo, de tal manera que no podía utilizarse para llevar el guisado a sus bocas. El sufrimiento era terrible.

- Ven, ahora te mostraré el cielo, – dijo el Señor – después de un tiempo.

Entraron en otra habitación, idéntica a la primera, la olla de guisado, el grupo de personas, las mismas cucharas con mango largo. Sin embargo, allí todos estaban felices y bien alimentados.

No comprendo, dijo el hombre.¿Porque están felices aquí, si en la otra habitación se sienten miserables y todo es igual?

El Señor sonrió.

- Ah, es sencillo, respondió. Aquí aprendieron a alimentarse mutuamente. Es decir, mientras que en el infierno cada uno quiere comer con su cuchara y no es capaz de compartir con los demás, en el cielo cada uno piensa primero en el hermano y con su propia cuchara lo alimenta al otro.

Moraleja: en cualquier situación de la vida, pero mucho más en los momentos de adversidad (una enfermedad, una muerte, un despido, etc.) cuanto más cohesionado esté el grupo menos perturbación producirá la tragedia. En estas situaciones una cosa es evidente: las razones sirven poco, lo que ayuda es la proximidad, la solidaridad, la transferencia positiva. Por esto es necesario crear un clima de comprensión, no de razones, para abortar la angustia. Debemos pasar de un tú, y un yo, a un nosotros, que potencie un clima de confianza y seguridad. Por esto podemos afirmar que toda conducta que favorezca la cohesión del grupo y fortalezca los valores de solidaridad y comprensión será una buena fórmula para paliar la angustia en estas situaciones. Parafraseando la célebre frase de Sastre podemos afirmar, pues, “que el cielo…pueden ser los otros”.

Alejandro Rocamora
Psiquiatra
martes, 25 de diciembre de 2012

FELIZ NAVIDAD


TRANSCENDENCIA


Oigo tu voz en la noche.

Sí, en la noche oigo tu voz,

como un relámpago de amor

o una cascada de luz incierta.

¿Es tu voz, verdad, la que oigo en la noche

o es tan sólo un destello de ansiedad?

No sé a quien preguntárselo

que no me susurre con desprecio

o no me hiera con su silencio.

Te lo pregunto a ti,

que en la noche oyes mi voz,

porqué ¿es mi voz la que tú oyes en la noche

o es tan sólo un espejo de tu necesidad?

Todo va y viene,

en un circulo lapislázuli de complicidad,

en una noria infinita de querer,

aquella en la que nos sentamos a mirar la eternidad.

No sé si eres tú quien se acerca

o soy yo el que te atrae.

¡Qué más da!.

Lo que importa es que estamos los dos en los dos.

V.T.M.
lunes, 24 de diciembre de 2012

EL NACIMIENTO



Desde hace ya muchos días, posiblemente demasiados, nos han estado inundado con la idea de que ya estamos en plena Navidad, escaparates, luces, empiezan a llegar los típicos anuncios televisivos de juguetes, turrones, colonias, telefonía, etc., ...es la monotonía consumista de casi todos los años.

Hoy he finalizado por fin el Nacimiento en mi casa, llevaba días tras él y lo he rematado, también podría pensar en la monotonía que supone hacerlo todos los años, pero no es así, siempre varío alguna figurita, su disposición, alguna luz, el agua, sin embargo, lo que realmente varía y mucho, son los ojos con los que lo miro, no es el Belén lo que cambia, soy yo como persona quien lo veo distinto.

Es lo que ocurre con mi vida, el día a día hace que la vea y me enfrente de ella con distinta perspectiva, pues sigo evolucionando como persona.

Para muchos estas fiestas resultan tristes, melancólicas, excesivamente comerciales, para mí resultan absolutamente entrañables y no lo digo por las creencias que pudiera tener, sino principalmente por dos razones:

En primer lugar son las fiestas familiares por excelencia, es el momento de reservar unos días u horas y dedicarlas a algo tan importante como es la familia, y aunque seamos muy pocos, como es mi caso, merece la pena desde la vivencia hacerlo, porque aun cuando me pese el recuerdo de los que no están o no han podido venir, también valoro el hecho de que un año mas nos podamos juntar, incluso hay años en los que afortunadamente se suman nuevas personas o personitas a la reunión lo cual es infinitamente agradable.

El otro punto para mi importante es mi compromiso con el Nacimiento, mas allá del de las figuritas (con o sin mula y buey), me refiero a mi propio nacimiento personal...

...cada año por estas fechas trato de mirar dentro de mí y buscar a lo que debo NACER, nacer ...a valorarme mas, ...a la búsqueda de la amistad, ...a ejercitar el perdón conmigo y con los demás, ...a luchar por dejar de ser mediocre, ...a creerme lo que realmente soy, ...a buscar el amor verdadero, …a no callarme ante las injusticias, ...a hacer oír mi voz, ...a luchar por los mas necesitados, ...a descubrir todo lo maravilloso que hay en mi vida, ...a cuidarme físicamente, ...a olvidar lo que me hizo tanto daño, ...a buscar el acercamiento con esas personas, ...a respetar y tolerar a los demás, este para mí es el verdadero Nacimiento...

...donde año tras año añoro pastores con su zurrones llenos de cosas positivas, donde la estrella brilla mas, y donde el Niño desde el pesebre me brinda la mejor de sus sonrisas.

Hay quien quiere que en las Navidades nieve o que llueva (pensando en nuestros campos), yo lo único que pido es que en mi corazón siga cayendo ilusión y esperanza.

¡FELIZ NACIMIENTO PARA TODOS!

Wetón



domingo, 23 de diciembre de 2012

ALGUNAS PREGUNTAS NAVIDEÑAS


¿Por qué los no creyentes festejan la Navidad?

¿Por qué los creyentes hacen en estos días abundantes gastos si lo que se celebra es el nacimiento de un niño de clase media baja?

¿Por qué aprendemos, cantamos, y transmitimos canciones tradicionales llamadas villancicos, de letra más bien absurda, sin cuestionarnos jamás su origen o su sentido?

¿Por qué juntamos a la familia alrededor de la mesa si luego nos sentamos en el asiento más lejano de aquel al que no soportamos?

¿Por qué nos regalamos cosas – la mayor parte de las veces innecesarias- si es una carga y un suplicio ir a comprarlas previamente?

¿Por qué “todos los sueños del mundo” se reducen al sorteo de la lotería?

¿Por qué confiamos en que un anciano venido del Norte, que no se cambia nunca de ropa, llegue a tiempo de darnos sorpresas con espléndidos regalos mágicos y el correspondiente ticket-regalo adosado?

¿Por qué adornamos casas, calles, fachadas, escaparates y hasta a nosotros mismos de forma tan llamativa?

¿Por qué colgamos manzanas rojas en un abeto verde que, además, queremos que sea natural porque los artificiales son cutres?

¿Por qué si no hace frío “no parece Navidad”?

¿Por qué nos vestimos de gala para una cena o una comida “familiar”?

¿Por qué llamamos o mandamos mensajes de “feliz Navidad” tan profusamente a nuestros conocidos, amigos y familiares a pesar de no habernos visto en años?

¿Por qué asociamos ruido, bullicio, bebida abundante y comida exagerada a felicidad?


¿Qué buscamos?

¿Qué celebramos?

¿Qué anhelamos?

La escribana del Reino
M.E.Valbuena

sábado, 22 de diciembre de 2012

VERDADES, VERDADES....

Merece la pena dedicar unos minutos a escuchar este discurso. Hará pensar. Tendremos un poco más claro por qué la crisis que padecemos es tan galopante. Por qué el ser humano no tiene límites en su codicia. Merece la pena escucharlo. Y sobre todo, aplicarlo, en la parte que a cada uno nos toca. Casi siempre broca la misma palabra, cuando hay que cambiar de actitud: SOLIDARIDAD.


Esto es lo que dijo el Presidente de Uruguy en la Cumbre de Río: 
viernes, 21 de diciembre de 2012

DECALOGO DEL VOLUNTARIO DEL TELEFONO DE LA ESPERANZA

1.- El voluntario es libre para entrar y salir de la organización, pero una vez dentro tiene que mantener y cumplir los compromisos.

2.- El voluntariado no es para ocupar el tiempo libre. En muchas ocasiones los voluntarios dedican el tiempo que no tienen, no el que les sobra.

3.- Hay que ser solidarios hasta por propio egoísmo: el voluntario recibe mucho más de lo que da.

4.- El voluntario es una persona con problemas, pero no una persona problematizada.

5.- El que ha sufrido sabe mejor como acercarse al sufrimiento de los demás.

6.- Hay que escuchar a los demás con toda el alma, sin interferencias exteriores, sin ruidos externos.

7.- El voluntario tiene que ser un revolucionario en nuestro mundo: hay tanto dolor y tanto sufrimiento, que no podemos estar de acuerdo con él.

8.- La llave de la felicidad está en uno mismo. Nadie nos puede hacer felices ni dichosos, salvo nosotros mismos.

9.- El voluntario es una persona animada y animadora, que transmite sobre todo lo que es, mucho más que lo que piensa.

10.- El voluntario se está formando continuamente y siempre está en proceso de crecimiento.

ANGEL MADRID
jueves, 20 de diciembre de 2012

LA PROYECCIÓN



LOS MECANISMOS DE DEFENSA: La proyección

Los mecanismos de defensa son las estrategias psicológicas inconscientes e involuntarias que los seres humanos utilizamos como respuesta a un acontecimiento interno o externo intenso, estresante, que produce angustia. La persona se siente amenazada y reacciona para tratar de mantener el equilibrio. Con ello se trata de minimizar las consecuencias dolorosas de ese hecho. El propósito de los mecanismos de defensa del yo es proteger a la persona de la ansiedad o de sanciones sociales y/o para proporcionar un refugio frente a una situación a la que uno no puede hacer frente por el momento.

En general todos los mecanismos de defensa, que utilizamos desde la infancia, nos hablan de problemas ocultos, problemas sin resolver que merecen nuestra atención y consideración.

Los mecanismos de defensa alivian la ansiedad pero lo hacen negando o distorsionando la realidad. No la afrontan cara a cara. Le dan la espalda.

¿Cómo reacciono ante un acontecimiento estresante que me provoca angustia?.

2º.- LA PROYECCION.

Hay deseos, sentimientos, anhelos, sueños, ideas que la persona tiene, pero al considerarlos inaceptables los pone en los otros. Se atribuye a los demás lo que en nosotros consideramos inaceptable. Y se considera inaceptable porque nos genera ansiedad y angustia y al dirigirlo hacia alguien logramos reducir el malestar propio. A través de esta defensa el psiquismo coloca la amenaza fuera de nosotros y consigue hacerla más tolerable.

Lo que no aceptamos de nosotros mismos lo señalamos, destacamos, rechazamos y hasta criticamos en los demás.

Este mecanismo opera de forma muy cotidiana y pone en evidencia las partes sombrías de cada persona, aquellas que aún no tenemos integradas, digeridas.

De esta forma la culpa y mal siempre está en los otros. ¿Cómo reconocer que dentro llevamos no sólo un Doctor Jekyll y sino un Ms. Hyde?.

Por eso, es importante darnos cuenta de que cuando algo muy intensamente no soportamos de los demás, el problema está en nosotros.

La proyección también puede ser de cosas positivas: nos atrae de los otros aquello que nosotros ya tenemos dentro.

Ejemplos:

• Hombre que tiene una amante acusa a su mujer de serle infiel.

• Padre que no se molesta por la educación de su hijos les acusa de vagos e irresponsables.

• Mujer con baja autoestima teme salir de casa y relacionarse por temor a que la ridiculicen .

• Paciente que se siente atraída por su terapeuta, y como éste no responde a sus expectativas, le acusa de querer aprovecharse.

• El racista que proyecto en su grupo odiado todas sus miserias y defectos.

• El que llega tarde a una reunión y se justifica diciendo que son los demás los que siempre llegan tarde.

• Una persona autoritaria no soporta que le los que dan órdenes o tienen puestos de autoridad...etc.

Amigo bloguero, te animamos a que escribas en “comentarios” supuestos de proyección conocidos por ti y sus consecuencias.

La redacción del blog

miércoles, 19 de diciembre de 2012

UNA MUJER TRANSPARENTE



A ella le hechizaba ser tosca, bruta, exageradamente, tanto que llamaba la atención. El, astuto y atrevido, una vez superado el inicial rechazo, se acercaba a ella mantenimiento una prudente distancia, no vaya a ser que las púas de la piel de la mujer se le clavaran en el pecho y le explotaran sus mejores deseos.

Se abrieron a un juego común. Un juego de posibilidades para ver quien era quien. Los dos avanzaban en esa complicidad recíproca. Cada uno sin olvidar su madriguera. Su posada.

Ella poco a poco fue bajando la guardia, aflojando su coraza de acero y dejó de lanzar miradas agresivas, despreciables, distantes, dejándose acariciar la cara por el viento de la amabilidad. El, lentamente, aplicando la sabiduría de los zorros – hora están cerca, hora están lejos- tendía puentes de madera que se pudieran poner o quitar a discreción y lanzaba palomas mensajeras, con preguntas curiosas, al estilo del Principito: “¿Quién está detrás de tu máscara?”

Ella dejó de romper los mensajes, de dar patadas en las espinillas por debajo de la mesa y de escupir expresiones barriobajeras, como: “tú no me aguantas un asalto” o “te fulmino con mi desprecio”.

Una mañana se encontraron frente a frente. A ella no le había dado tiempo a pintarse la cara de niña mala. El, despistado, sin argumentos, no había ensayado la siguiente partida, el siguiente movimiento de la pieza de ajedrez.

- ¿Por qué te empeñas en parecer una roca?

- De pequeña me dijeron que era un camionero.

- ¿Y te lo creíste?

- Sí

- ¿Temes que alguien te haga daño?

- Alguien me ha hecho daño, por eso...

- ¿Por eso?

- Me fortifico

- ¿Y?

- Oye, contigo es diferente.

- ¿Diferente?

- Sí, me has calado.

- ¿Y?.

- ¿Quieres saberlo?

- Has derribado mis defensas.

- ¿Tus defensas?

- Me gustas. Me has visto como realmente soy y me he quedado colgado de ti, como una idiota. Pero -¡qué carallo!- estás ocupado. Esto no tiene arreglo. Me dan ganas de volverme a fortificar.

- Lo siento. A lo mejor cautivas a alguien más al mostrarse como eres.

- ¡A lo mejor!. Pero a mi me habías gustado tú.

El pensó que lo mejor era callarse y fundirse con ella en un abrazo. Los que pasaban por allí cuentan que primera vez la vieron llorar.

Valentín Turrado

martes, 18 de diciembre de 2012

EL IMPERIO DEL MIEDO


El miedo al vacío

En cierta ocasión Deseo y Entusiasmo se reunieron en el Gran Salón del Palacio de la Mente para charlar sobre sus cosas. Deseo tenía muchos planes, muchas ideas, muchos sueños y se los contaba emocionado a Entusiasmo, desgranando todos los detalles. Entusiasmo escuchaba emocionado y aplaudía cada palabra de Deseo, animándole a poner en práctica cada uno de esos planes. Incluso se ofreció a ayudarle y a acompañarle.

Se emocionaron tanto hablando que, literalmente, saltaron de sus sillas para correr a poner en práctica tantísimos planes. Mientras corrían por los largos pasillos del Palacio de la Mente, reían y se contaban una y otra vez lo que harían en cuanto salieran del Palacio: primero esto, después lo otro, luego vendría lo de más allá… Serían geniales, grandes, poderosos, libres, felices…

¡Tantas alegrías!, ¡tantos planes!, ¡tantas ideas!... Tanta emoción que no se percataron de la presencia de una inmensa sombra negra que tapaba la gran puerta de salida del Palacio. Casi se dieron de bruces contra el oscuro personaje antes de llegar a verlo. Entusiasmo y Deseo se quedaron petrificados. Ninguno de los dos osó decir una sola palabra. No hizo falta. El siniestro ser alzó la voz, una voz potente, dura, fría y terrible, que retumbó en las paredes del Palacio, amenazando con tumbarlas.

-¡¿Dónde creéis que vais?!

Deseo y Entusiasmo no osaron contestar. Se agazaparon, sumamente asustados y dejaron caer la mirada hasta el suelo.

-¡Volved a vuestros aposentos ahora mismo!

Por fin, Deseo se atrevió a balbucear unas breves palabras, para intentar justificar ante aquel oscuro y enorme ser, la algarabía de antes. Pero El Miedo, que ese era el nombre del terrible personaje no le dejó apenas abrir la boca.

-¡Basta! –Gritó con una fiereza que tumbó en el suelo literalmente a Deseo y a Entusiasmo.- ¡Aquí se hace lo que yo digo y nadie se mueve de este Palacio! ¡Volved a vuestros aposentos y olvidaros de una vez de fantasías y sueños inservibles! ¡¡Fuera de aquí!!

Cabizbajos, tristes y derrotados, Entusiasmo y Deseo se dieron la vuelta y, arrastrando los pies, se encaminaron hacia los minúsculos cubículos en los que se desarrollaban sus tristes existencias, siempre vigilados y controlados por Miedo. No había nada que hacer, pensaban mientras arrastraban cansinamente sus derrotados pies, El Miedo es muy poderoso. Es el amo y señor del Palacio de la Mente. Tiene una enorme fuerza y un ejército invencible al que no se puede hacer frente. Con sus capitanes, La Duda, La Ignorancia, El Terror, La Culpa, El Odio, la Tristeza y otros muchos, su fuerza era tan formidable que cualquiera que se opusiera a él no podía más que fracasar.

Pero entonces, cuando ya estaban a punto de separarse para entrar cada uno en su cubículo, alguien les detuvo. Era una imagen banca, liviana, sonriente y llena de luz: Esperanza.

-¿Qué os pasa, amigos? –Les preguntó con su iluminado y feliz rostro.

Los derrotados y tristes Deseo y Entusiasmo le contaron de forma apagada y monótona lo que les acaba de suceder. Esperanza les escuchó en silencio y sin perder ni su sonrisa ni su luminosidad.

-El Miedo es un enemigo formidable, sí. –Comenzó a decirles en cuanto acabaron.- Vosotros solos no podéis hacer nada contra él, pero podemos buscar ayuda…

¿Ayuda? Una palabra mágica que pareció hacer renacer a Deseo y Entusiasmo. Volvieron a animarse y escucharon con mayor atención la Esperanza.

-Necesitamos a Inteligencia, a Paciencia, a Confianza, a Alegría, a Sabiduría y a Fe. Si logramos ponernos todos de acuerdo y actuar juntos despertaremos al verdadero soberano de este reino Amor. Miedo no puede nada contra él, y cualquier cosa que Amor decida, será posible.

De esta manera, se fueron los tres juntos para seguir desarrollando sus planes y lograr que al fin, con aquella formidable ayuda, que los proyectos de Deseo se convirtieran en una realidad.

María José Calvo Brasa, participante en GDP Autoestima
lunes, 17 de diciembre de 2012

COMPARTIENDO


Puntuales, a las 21,30 horas, allí estaban muchos de los voluntarios y amigos del TE de León. La cita fue en el Hotel Infantas de León, hay quien dice en el corazón de La Palomera (debe de ser porque está a un lado, no si al izquierdo o al derecho, ¡qué más da!). Lo cierto es que con prontitud llegaron todos, bueno todos no –uno o dos por indisposición de última hora quedaron agarrados al hogar-, digo con prontitud porque, tan acostumbrados están al cumplimiento estricto del horario, que no se sabía si a alguno se le podía ocurrir pasar la hucha. Y no están los tiempos para dejar dos euros por unos minutos. A menos que fueran los euros de la extra, que muchos aún están recordando como un mal sueño.

Esta prontitud en la llegada permitió, allí en la misma entrada, los saludos, besos y algún abrazo que la gente del TE reparte como Papá Noé regalos. A todos los que aparecieron por allí. Entiéndase, los conocidos. Porque, anda que había gente y gente y gente...¡De dónde salieron tantos!


 
El ritual ya había comenzado. Se trataba ahora de que cada uno ocupase su asiento. Allí en aquel enorme salón, la gente del TE ocuparon una pequeña esquina, pero lo suficientemente espaciosa y cómoda, para que cada uno se situase donde quiso o donde el azar le puso. Y unos camareros vestidos de negro riguroso (nada tiene que ver con su buen hacer, que fue de vestimenta blanca por su acierto en cada plato) fueron repartiendo aquello platos que se habían encargado. Hubo de todo: quienes mojaron para rebañar las ricas salsas y quienes devolvían la mitad de lo servido, no porque no les gustase sino porque o no están acostumbrados a cenar o simplemente querían conservar sus afilados tipos. Todo ello regado por el vino del buen Peregrino, por aquello de que el camino de Santiago hace aquí parada.

Villancicos, canciones populares, risas, miradas, carcajadas, recuerdo especial para Geles (¡enhorabuena!), comentarios, anécdotas, chistes, historias y hasta algún silencio (para meditar no estaba el ambiente preparado, por eso algunos no estuvieron) dieron colorido a esa noche del sábado. Una cuarentena de personas nos reunimos para estar juntos, compartir juntos, divertirnos juntos.


 
Y así fue y estos cronistas lo cuenta. Pero, no se nos olvida el baile. No. Después de cenar, había que bajar. Nos referimos, a las calorías que, con abundancia habíamos abrazado haciendo caso a nuestro apetito. Y allí estaban el grupo del TE. Bailando, moviéndose, intentando sacar algunos pasos, dejando que el cuerpo se contorsionase una y otra vez al ritmo que nos ofrecía el “disjey”. Hasta altas horas de la madrugada -según se decía antes- , ahora más bien, casi hay que decir hasta entrada la noche. Hasta ahí estos cronistas son testigos. Lo que pasó después ya no lo conocemos. Nos han dicho que los más jóvenes siguieron su noche festiva. Los demás fuimos poco a poco retirándonos.

Y esto fue la “cena de Navidad”. Y nosotros, testigos, se lo contamos.


 
El apartado comentarios queda abierto para cada uno de los que estuvieron digan algo de esta fiesta. Y para los que no estuvieron, igualmente está abierto para lo que tenga a bien. Que esta blog siga siendo un medio de interrelación entre todos.

domingo, 16 de diciembre de 2012

¡¡CÓMO CUESTA!!

Mariposa alzando el vuelo. Fotografía Jesús Aguado

Cómo cuesta levantarse cada mañana para acudir a un trabajo que no nos gusta nada o que nos hace sentir minusvalorados, que nos arrincona y nos trata como mero instrumento de obtención de beneficios.

Cómo cuesta –peor aún- levantarse para no acudir a ningún lado porque ni siquiera un trabajo que nos dignifique tenemos.

Cómo cuesta ser creativos en nuestra vida si los ingredientes de nuestra cocina son tan básicos y baratos que no dan pie a ninguna improvisación.

Cómo cuesta encarar con alegría el futuro después de una ruptura, de una muerte, de un abandono, de un “se acabó”.

Cómo cuesta mantenernos atentos a los signos cotidianos cuando el cuerpo y la mente están tan centrados en la inmediatez y en salir adelante que no alcanzan a ver más allá.

Cómo cuesta sonreír y mantener esperanza en los tristes y duros inviernos del alma.

Cómo cuesta remontar el vuelo (como la mariposa de la foto) ante situaciones que invitan a quedarse, a no moverse, a no avanzar, a estancarnos en la comodidad del dejarse llevar.

Cómo cuesta, a veces, vivir.

Y sin embargo nos levantamos, acudimos a nuestro trabajo y cumplimos los deberes de la mejor forma posible, cocinamos con ingenio, ponemos una sonrisa a la vida y una palabra al silencio, adornamos nuestra tristeza e intentamos ser trascendentes, avanzamos a pesar de los lastres e, incluso, nos atrevemos a decir no.

Porque, aunque cueste, VIVIMOS.

La escribana del Reino
M.E.Valbuena

sábado, 15 de diciembre de 2012

SI....


En Villagarcía a carcajadas

Si…

Las palabras están ya muy gastadas, se han reutilizado demasiadas veces para envolver el vacío o rellenar fosas llenas de patrañas, pero, en ocasiones, cuando caen en manos de alquimistas con un don para extraer de ellas su esencia y su verdad y su belleza, se funden dos o tres o cuatro o diez que nunca se habían visto antes y se produce un chispazo en una línea o un párrafo o una hoja o un libro que ilumina una página, un instante, una vida. Tu vida, la mía, la nuestra.

Hay enfermedades (o como se quieran llamar, el diccionario no siempre es suficiente) que precisan de una cura pedagógica más que médica. Enfermedades que tienen que ver con la inseguridad crónica, con la insatisfacción que se niega a cicatrizar, con el malestar generalizado. Y puede que tengan remedio. O que haya algún tipo de vendaje que detenga la hemorragia de malas sensaciones. Si te impones conseguir una buena (in)formación general para que no te engañen fácilmente y no te vendan gato por liebre ni te tomen el pelo ni te engañen caudillos con máscara de salvadores; si aprendes bien un oficio que te ilusione (para luchar por ejercerlo, si estás en las listas de víctimas de este mundo infeliz, o para desarrollarlo con todas las consecuencias si eres de los privilegiados) y te adueñas de la seguridad de hacer algo bien sin preocuparte del qué dirán; si sabes crear vínculos que valgan la pena preocupándote por los que se preocupan por ti y sin perder el tiempo con quienes no merecen ni el desdén; si eres capaz de respetar las emociones de los demás cuando son sinceras, aunque te hagan daño, y si te esfuerzas, aunque cueste horrores y errores, expresar tus sentimientos sin engañarte ni engañar a quienes se vean afectados por ellos; si dejas de lamentarte y en lugar de lamerte las heridas las limpias a conciencia y sin miramientos para que se curen al aire libre de la verdad, quizás entonces puedas perder lastre, dejar en fuera de juego tus debilidades (las que quieren inmovilizarte, no las que reclaman coraje) y seguir adelante sin mirar atrás.

Tino Pertierra
Sólo Será un Minuto
La Nueva España
viernes, 14 de diciembre de 2012

ODA TRISTE POR MI CHACHA



Sí, yo he permitido que me utilicen, que abusen de mí y que me traten como una chacha

Vivimos en lo que se llama una “sociedad del bienestar” en la que, paradójicamente cada vez hay más malestar y soledad. Son muchas las teorías y soluciones que se apuntan sobre este asunto. Entre todas ellas, y basándome en mi propia experiencia, me gustaría hablar, de forma humorística, el abuso sobre las personas.

En el curso sobre autoestima del Teléfono de la Esperanza aprendimos que las personas con problemas de amor propio, dejan, favorecen e incluso estimulan el abuso sobre sus propias personas. Cuesta ver y sobre todo, entender esta situación. Nuestro cerebro tiende a autoengañarnos con la intención de protegernos del dolor. Pero esto genera malestar, angustia, un desastre en las relaciones y, sobre todo, que la situación se repita una y otra vez.

Para superar este tipo de abusos hay que tener el coraje de verlo: “sí, yo he permitido que me utilicen, que abusen de mí y que me traten como una chacha”. A partir de ahí, hay que asumirlo, con todo el cariño y apoyo que podamos darnos para, a continuación, si es posible, reírse de ello. He sido en un momento de mi vida una vulgar chacha, porque yo lo he consentido y porque así creía que obtendría el cariño y atención de los demás.

Pero ahora me río, sin rencores, aunque con pequeñas cicatrices, porque sé que ya no volveré nunca más a pasar por esa situación y porque sé que si en cualquier ocasión siento la incómoda tentación de “volver a coger el mocho” en beneficio ajeno, podré darme cuenta enseguida de lo que me yo estoy haciendo.Nada digo de las personas que “emplean” a esas “chachas”, pues no puedes acusar al zorro de comerse todas tus gallinas si tú misma le abres la puerta del corral.

Si en mi vida he tenido alguna vez una persona “empleadora” está en mi mano darle la oportunidad de entender que las cosas han cambiado. Si no lo entiende, por mi y por mi bien, me doy la vuelta y sigo mi camino, pero no pierdo ni un instante en quejarme de algo que yo misma he consentido.Y ahora, riámonos todos de los dolores pasados:

ODA TRISTE POR MI CHACHA

Yo tenía una chacha hacendosa y laboriosa, catedrática cum laudem en bayetas y estropajos.
Me tornaba los suelos espejos, los mármoles joyas y los platos patenas.
Nadie barría como mi chacha, nadie usaba el plumero con su maña y desparpajo.
Pero mi chacha me salió respondona y protestona.
Gruñía la maldita, pretendiendo derechos y consideraciones.
¡Desagradecida!, ¡inconsciente!

¿Acaso no la quería yo más que al mocho?
¿Acaso no le prestaba la debida atención cuando me interesaba, me importaba y se trataba de mi bien?Volviose impertinente la cabrona, contestona y revolucionaria.
¡Qué angustia soportarla!
 ¡Qué sacrificios por mantenerla atada a la lejía y el friegasuelos!
¡Y qué alivio cuando la perdí de vista!...

¡Qué pena que aún tengo telarañas y ya no tengo chacha que las limpie!
¡Qué triste estoy sin mi chacha!
¡Mirad cuánto sufro y me lamento!
Ya no tengo quien me limpie, quien me barra y quien me lave.
Mi chacha abandonó la fregona, ¿qué haré yo sin mi chacha?
Aunque lloro sin consuelo, el remedio ya lo tengo:
buscarme otra chacha que friegue sin quejas, protestas ni pretensiones de ser persona humana.

María José Calvo Brasa, participante en el taller de Autoestima
jueves, 13 de diciembre de 2012

MECANISMOS DE DEFENSA. LA NEGACIÓN



Este blog se propone dedicar una vez a la semana a presentar a todos nuestros internautas un tema que creemos de gran utilidad, como instrumento de autoconocimiento y autoobservación, como son los mecanismos de defensa. Coemnzamos la semana pasada.

Los mecanismos de defensa son las estrategias psicológicas inconscientes e involuntarias que los seres humanos utilizamos como respuesta a un acontecimiento interno o externo intenso, estresante, que produce angustia. La persona se siente amenazada y reacciona para tratar de mantener el equilibrio. Con ello se trata de minimizar las consecuencias dolorosas de ese hecho. El propósito de los mecanismos de defensa del yo es proteger a la persona de la ansiedad o de sanciones sociales y/o para proporcionar un refugio frente a una situación a la que uno no puede hacer frente por el momento.

En general todos los mecanismos de defensa nos hablan de problemas ocultos, problemas sin resolver que merecen nuestra atención y consideración.

Los mecanismos de defensa alivian la ansiedad pero lo hacen negando o distorsionando la realidad. No la afrontan cara a cara. Le dan la espalda.

¿Cómo reacciono ante un acontecimiento estresante que me provoca angustia?.

1º.- LA NEGACION.

La persona trata factores obvios de la realidad como si no existieran. No reconoce ni acepta la realidad tal y como es. A través de este mecanismo trata de huir de ella. Es un cerrar los ojos y negarse a ver lo evidente. Ejemplos: uno se niega a aceptar la muerte de un ser querido o que está solo y sin amigos o que ha suspendido algunas asignaturas o que ha sido rechazado en un puesto de trabajo o que no ha sabido afrontar una situación conflictiva..etc. Con ello tratamos de menguar nuestra angustia.

Amigo bloguero, te animamos a que escribas en “comentarios” supuestos de negación de la realidad conocidos por ti y sus consecuencias.

La redacción del blog

miércoles, 12 de diciembre de 2012

INTERVENCION EN CRISIS EN LAS CONDUCTAS SUICIDAS, ROCAMORA

Alejandro Rocamora, Psiquiatra, acude a este blog cada quince días. Dos veces al mes, normalmente en lunes,  tenemos la oportunidad de leer sus atinadas reflexiones, fruto de una extensa formación y una dilatada práctica. Mucha de ella en el Teléfono de la Esperanza, con quien está desde su fundación. Hoy nos hacemos eco del último libro que acaba de publicar. Lo puedes encontrar en cualquier librería.


El texto de la contraportada dice así:

La OMS afirma que “el suicidio no es en sí una enfermedad, ni necesariamente la manifestación de una enfermedad, pero los trastornos mentales son un factor muy importante asociado con el suicidio”. Así mismo estima que el riesgo de suicidio en personas con trastorno del humor (principalmente depresión) es del 6 al 15%; con alcoholismo, del 7 al 15%; y con esquizofrenia del 4 al 10%; y que alrededor del 80%-90% de los suicidios lo realizan personas que padecían un trastorno psiquiátrico. Es por ello que en este libro dividimos los comportamientos suicidas en dos grandes bloques: aquellos en los que no se ha comprobado la existencia de una psicopatología anterior (suicidio y salud mental) y los que tienen como base un trastorno mental (suicidio y psiquiatría).
El texto que tienes entre tu manos, querido lector, está impregnado de tres ideas fundamentales: intervención en crisis, conductas suicidas y estrategias terapéuticas, atravesado por otros tres conceptos básicos: la vulnerabilidad del consultante, la importancia de que el terapeuta tenga muy en cuenta en su intervención los factores protectores (no solamente los de riesgo) y la importancia de una intervención inmediata como forma de superar la crisis (aquí toman gran relevancia los Teléfonos de Urgencia dedicados a la atención de esta problemática).
Todo el libro está impregnado de un deseo: ayudar a encontrar una salida sana a la persona que en alguna encrucijada de su vida ha contemplado el suicidio como la única solución. Y por esto nuestra preocupación por intentar comprender la compleja vivencia suicida y aportar las herramientas necesarias para que el terapeuta pueda realizar esa tarea.

Alejandro Rocamora (La Pueblanueva, Toledo, 1944) es psiquiatra, Profesor del Centro de Humanización de la Salud (CEHS) y ex-Profesor de Psicopatología en la Facultad de Psicología de la Universidad Pontificia Comillas (Madrid). Miembro Fundacional del Teléfono de la Esperanza y Vicepresidente de la Asociación de Investigación, Prevención e Intervención del Suicidio (AIPIS) en España.


martes, 11 de diciembre de 2012

SAGRARIO, UNA MUJER DE BIEN.




Sagrario. Fotografía Jesús Aguado

En el Salón de Plenos del Ayuntamiento de León se celebró el día 5 de diciembre -Día Internacional del Voluntariado- el acto de entrega a Sagrario Riaño - ORIENTADORA DEL TELEFONO DE LA ESPERANZA Y MIEMBRO ACTIVO DE OTRAS 4 ONGS- la distinción de VOLUNTARIA DEL AÑO 2012, presidido por el Alcalde la ciudad y con la presencia de los grupos de la oposición.

La redacción del blog hoy va para ella. ¡Se lo merece!.

Sagrario, una mujer de bien. Voluntaria del año 2012 por el Ayto. de León.


 
Nunca la verás subida a un escenario o dirigiendo al público más allá de media docena de palabras. La vida para ella es mucho más que hablar, sea bella o ruin la palabra. Que sigue al pie de la letra el bien decir de Gracián: “lo bueno si breve, dos veces bueno”.

Sagrario es grande en el bien hacer. Después de digerir el trago amargo de la muerte de Segundo – su marido y compañero – la ciudad de León la pone en su frontiscipio, ese lugar reservado para las personas de bien, aquellas que han hecho un espacio más amable para todos, especialmente para los más desfavorecidos. La grandeza de una persona no está en las riquezas que acumula o en los aplausos que recibe o en los puestos encumbrados que ocupa, sino en la honestidad y en la autenticidad de su vida.


Salón del Plenos del Ayto. de León
Sagrario es una mujer de una pieza, con un corazón que no le cabe en la pulcra leonina y todo el tiempo del mundo es poco para ella, poco para crear solidaridad y ternura.

El reconocimiento que el Ayuntamiento de León le ha otorgado como “voluntaria del año 2012” ha ganado el aplauso de los transeúntes y menesteros de la ciudad, de los expresidiarios que buscan empezar de nuevo una vida sin tantos tropiezos, de los enfermos que maldicen o biendicen sus quejidos, de los tristes, los solitarios, los abandonados, los trastornados que llaman al teléfono de la esperanza en busca de consuelo, calor y escucha. No hay reconocimiento mayor que el que te dan los de abajo, los que no te lo pueden pagar o aquellos a los que incluso les cuesta ser agradecidos.


 
En este caso las instituciones y los pobres se han unido en un afán común: realzar la bonhomía de una mujer, que con paso lento, tranquilo, sereno, recorre cada día nuestra ciudad enjugando lágrimas y acogiendo desahuciados, como una Teresa de Calcuta en medio de nosotros.

Gracias, Sagrario.
 

lunes, 10 de diciembre de 2012

TELEFONO DE LA ESPERANZA DE LEON, PREMIO ONG 2012



En el Salón de Plenos del Ayuntamiento de León se ha celebrado el día 5 de diciembre -Día Internacional del Voluntariado- el acto de entrega al Teléfono de la esperanza como la ONG del año 2012, presidido por el Alcalde la ciudad y con la presencia de los grupos de la oposición. En este reconocimiento público viene avalado por las más de 2000 llamadas telefónicas atendidas, los 40 grupos de autoayuda que durante el año se han reunido periódicamente en los distintos cursos y talleres, y de los que se han beneficiado unas 400 personas, los más de 30 voluntarios que activamente participan, el importante número de personas que han recibido atención psicológica personalizada, los más de 60.000 visitantes que han hecho grande el blog del Teléfono de la esperanza y la colaboración económica de nuestros socios.


En nombre del Teléfono de la esperanza de León recogió el premio la Presidenta Mercedes Martínez González, que dirigió a todos los asistentes y medios de comunicación las siguientes palabras:

"Ilustrísimo Sr. Alcalde

Sra. Concejala de Familia, Bienestar Social y Mayores

A las demás autoridades aquí presentes y a todas las personas que nos acompañáis.

Quisiera empezar por dar las GRACIAS a todos los que habéis hecho posible esta distinción tan GRATA y que nos va a servir de inyección para seguir motivados en la preciosa labor de ayudar al otro.

El Teléfono de la Esperanza es un buen medidor de la situación que está viviendo la sociedad actual. Atravesamos malos tiempos, crecen las necesidades y los problemas, disminuyen las seguridades y aumentan los miedos, pero para encauzar todo eso está el Teléfono de la Esperanza, donde aprendemos a ofrecer una verdadera ESCUCHA, una escucha empática, respetuosa y profesional, creando un espacio de libertad donde el que llama se siente a gusto para poder expresar aquello que le preocupa o le angustia.

Pero como muchos de vosotros sabéis, el Teléfono de la Esperanza no sólo se dedica al servicio permanente de atención telefónica, sino que a través de diferentes cursos y talleres, trabajamos con aspectos tan básicos e importantes como, por ejemplo, conseguir una adecuada autoestima o aprender a encauzar las emociones, además de todo lo relacionado con la prevención de la salud mental y el autoconocimiento de uno mismo: en la medida en que nos conocemos de verdad y nos respetamos y valoramos, así podremos aceptar y valorar al otro.
 

Todos, absolutamente todos, a lo largo de nuestra vida nos va a tocar, o quizá ya nos haya tocado, enfrentarnos a situaciones extremadamente dolorosas. Desde el Teléfono se ofrecen talleres específicos para la elaboración de estas situaciones tan complicadas a las que no nos queda más remedio que enfrentarnos, como pueden ser elaborar el duelo por la pérdida de un hijo o de un ser querido, aprender a vivir con una enfermedad que a lo mejor no tiene cura o sobrellevar la carga de cuidar a un familiar que está enfermo y que requiere de nuestra atención y cuidado las 24 horas del día. Desde el Teléfono ofrecemos herramientas para que las personas puedan sobrellevar mejor todas estas situaciones. Y parece que funciona porque la demanda de cursos aumenta vertiginosamente. Pero el Teléfono apuesta también por los más pequeños, por los niños, ofreciendo talleres para Padres y Educadores pues somos conscientes de la importancia que tiene la familia para el adecuado desarrollo de un menor y que trabajando por los más pequeños, garantizamos adultos seguros y felices.

Desde el Teléfono de la Esperanza hacemos muchísimo hincapié en la formación que damos a nuestros voluntarios, por eso, aprovecho este entorno para comunicar con orgullo que se nos ha concedido el Sello de compromiso de la Excelencia Europea que es una certificación de calidad que avala nuestro trabajo y trayectoria. Brevemente comentar que el Teléfono de la Esperanza es una ONG Internacional, estando presentes además de en 25 provincias españolas, en 13 países de Latinoamérica, en Portugal, Londres, Miami y París. También desde hace años somos miembros de pleno derecho de la Federación Internacional de Teléfonos de Emergencia con sede en Ginebra y de la Asociación Internacional de Prevención del Suicidio.


Para despedirme, quiero finalizar felicitando a todos los voluntarios del Teléfono de la Esperanza gracias a los cuáles, a su dedicación y esfuerzo todo esto ha sido posible. Gracias por hacer vuestro voluntariado de mañana, de tarde y de noche, los días de diario y los festivos, pues sabemos que los problemas pueden aparecer cualquier día y a cualquier hora. Gracias por estar siempre ahí.


No quiero marcharme sin felicitar a todos los voluntarios de León, pues no tenemos que olvidar que hoy no es solo el día del Teléfono de la Esperanza, sino que hoy celebramos el día de TODOS los Voluntarios. Entre todos, hacemos un mundo mejor y debemos sentirnos orgullosos por ello. Gracias".


domingo, 9 de diciembre de 2012

YO DANZO, NOSOTROS DANZAMOS


Me gusta danzar. Vaya esta afirmación por delante para no dejar lugar a dudas de dónde me sitúo. Me gusta sentir el ritmo de la música y acompasarla con mi cuerpo, formando un todo armónico que me proporciona bienestar y alegría. Disfruto danzando.

Pero me gusta más danzar en compañía. De lo contrario, se pierde un poco el sentido de la danza.

Danzar es expresar. Es darse a conocer. Es compartir. Es comunicar. Es dejarse convencer. Es confiar. Es escuchar... Y más.

Cuando nos juntamos para danzar estamos comunicando lo que somos y lo que sentimos de forma más sutil y profunda que sólo utilizando palabras. En un mismo espacio y bajo una misma música nos juntamos los rígidos y encorsetados, los duros de oído, los acelerados, los flexibles, los miedosos, los atrevidos, los confiados, los alegres, los agonías (de éstos, pocos o ninguno) los dependientes, los originales, los racionales, los apasionados....

Cada uno danza como es.

Todos escuchamos los mismos acordes y el mismo ritmo y, sin embargo, a nadie nos salen los mismos movimientos. Aprendemos idénticos pasos, pero los expresamos de distinta forma.

Estar en un encuentro de danza es una oportunidad de aprender, conocer y estudiar la psicología humana. La forma de mirar, de girar, de estrechar manos, entrelazar miradas, sonreír y abrazar dicen mucho de todos nosotros. Más de lo que a veces quisiéramos que se conociera.

Danzar es no tener miedo a mostrarnos tal como somos, liberarnos de complejos y estar dispuestos a dar y a recibir. Si esto no es así, sólo aprenderemos pasos y nos moveremos en lo superficial. Habremos asistido a un taller de danza pero no nos habremos encontrado danzando.


La escribana del Reino
M.E.Valbuena

sábado, 8 de diciembre de 2012

MARÍA JESÚS IGLESIAS Y MONCHO CAMPOS, DOS VOLUNTARIOS DEL T.E. SALAMANCA

ENTREVISTA A DOS VOLUNTARIOS DEL TELÉFONO DE LA ESPERANZA DE SALAMANCA: MARÍA JESÚS IGLESIAS Y MONCHO CAMPOS emitido por el Canal de Radio y Televisión de SALAMANCA

Explican desde su experiencia personal la labor que se desarrolla en el TELÉFONO las 24 horas del día y animan a conocerlo de cerca:

La escucha activa

La comunicación de los sentimientos profundos a través del oído: de corazón a corazón.

Los Cursos y Talleres del TELÉFONO que no son una terapia ni unas conferencias.Son una puesta en común de sentimientos para lograr un crecimiento personal.

Este es el video:



Si no pudieseis verlo, la página de youtube es http://youtu.be/l9Flc34BQt4, pinchando en este enlace o yendo a youtube y poniendo esa página podéis verlo y escucharlo.
viernes, 7 de diciembre de 2012

¿QUÉ HACER EN ESTOS MOMENTOS CON EL TELEFONO DE LA ESPERANZA?


Carro engalanado. Fotografía Jesús Aguado

En esta tierra del norte hay costumbre de engalanar los carros, esos compañeros de trabajo que durante tantos años han dejado su huella en caminos y veredas y han hecho más llevadero el trabajo diario de nuestros campesinos. Su andar cansino, pero seguro, siempre sonoro y juguetón, evoca tiempos no tan lejanos. Hoy forman parte de nuestro acervo etnográfico. Sirva esta imagen para recordar que el Teléfono de la esperanza no deja de ser un carro de madera engalanado durante más de 40 años por un sin fin de voluntarios, que han dejado su huella, su esfuerzo y su buen hacer, de la mano y la ijada de los hermanos Madrid. Que no hay campesino que no acompañe su camino de una mirada en el horizonte y de un palo que en su punta lleve un acero afilado para arrear los animales de tiro.

¿Qué podemos hacer hoy con este carro, sabiendo que sigue siendo válido y necesario en nuestro mundo sangrante y dolorido? “Que no pare la labor del Teléfono de la Esperanza” nos insistía hace un par de meses una participante de los grupos de autoayuda.

1º.- Tirar del carro. No hay carro que no necesite bueyes o animales de labor. Son los voluntarios más decididos, arriesgados, valientes, entusiastas. Los que llevan el Teléfono formando parte de su sangre y de su vida. Son los que Bertolt Brech llamaría “los imprescindibles” en cualquier organización. Sin ellos no habría camino ni futuro y el Teléfono sería un relicario.

2º.- Los que acompañan al carro. No hay carro sin labriego. Son los que mantienen el día a día: engrasan los ejes, uncen las vacas, señalan las labores, hacen agradable el día a día. Son la gran mayoría de los voluntarios y voluntarias del Teléfono de la esperanza. Aquellos a los que el poeta León Felipe realzaba porque “querían llegar todos juntos y a tiempo”. Son maestros en hacer grupo y crear sinergias positivas.

3º.- Los que se suben al carro. Son los destinatarios del Teléfono de la esperanza: las personas en horas bajas, agachadas, dolorosas, desencantadas o con deseos de crecer y de madurar. Son los tristes, los ansiosos, los trastornados de mil formas distintas, los menesterosos y las cien caras de la pobreza interior y emocional. Son la principal razón de ser del Teléfono de la esperanza. Aquellos a los que el poeta y místico Pedro Casaldálida dedicaba uno de sus más bellos versos: “Al final del camino me dirán:/ ¿Has vivido?.¿Has amado?/ Y yo, sin decir nada/ abriré el corazón lleno de nombres”. No podemos olvidar que el Teléfono está al servicio de una sociedad más humana y fraterna, y no para “engolfarse” en si misma.

4º.- Los que hablan mal del carro. Son gente que un día tiraron del carro o lo acompañaron o recibieron su sombra y su calor. Se fueron resabiados, malhumorados y decepcionados, extendiendo la tinta de su propio calamar y haciendo el ambiente más feo y oscuro. Seguro que todos ellos tienen sus propias razones, razones que habrá que escuchar, acoger y repensar. Que nada ni nadie es perfecto. Nada. Nadie. Valga para esa gente los versos bien dichos de Mario Benedetii: “Me gusta la gente capaz de criticarme/ constructivamente y de frente/ sin lastimarme ni herirme/. La gente que tiene tacto”.

5º.- Los que ponen palos en las ruedas del carro. Son personas que se gozan en el hacer daño, se vengan haciendo surco de su propia infelicidad. Los que no quieren que nada cambie ni mejore para justificar su propia mentira y necedad. Son gente tóxica, que se lesionan lesionando a los otros, que se maldicen maldiciendo a los demás. Son los verdaderos enfermos de la sociedad. Los contras de cualquier avance personal, grupal y social. Aquellos de los que el sabio de Oriente dijo que “más les valdría que se atasen una piedra de molino al…”.

Somos cada uno de los voluntarios y voluntarias del Teléfono de la esperanza los que elegimos qué postura adoptar ante el carro que está entre nuestras manos, reconociendo que no todos podemos-queremos-sabemos ser bueyes, pero sí labriegos.

Valentín Turrado