Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
miércoles, 11 de abril de 2012

NO HAGAS SUPOSICIONES



4º.- LA SABIDURÍA TOLTECA. No hagas suposiciones.

Los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como “hombres y mujeres de conocimiento”. Los antropólogos los han definido como una nación o una raza, pero de hecho eran científicos y artistas con un profundo conocimiento espiritual. La conquista europea, junto con errores propios, hizo que los toltecas – naguales – escondieran su sabiduría y la ocultaran a los demás.

Nos proponemos a dar a conocer esta sabiduría a través del Doctor Miguel Ruiz y de sus libros “Los Cuatro acuerdos”, la “Maestría del amor” y “El quinto acuerdo”.

LOS CINCO ACUERDOS para ser feliz:

1º. Sé impecable con tus palabras.

2º.-No te tomes nada personalmente.

3º.- No hagas suposiciones.

4º.- Haz siempre lo máximo que puedas.

5º.- Sé escéptico, pero aprende a escuchar


Vamos a explicar hoy el tercer acuerdo: No hagas suposiciones.

Tendemos a hacer suposiciones sobre todo. El problema es que, al hacerlo, creemos que lo que suponemos es cierto. Juraríamos que es real. Hacemos suposiciones sobre lo que los demás hacen o piensan -nos lo tomamos personalmente - y después, los culpamos y reaccionamos enviando veneno emocional con nuestras palabras. Hacemos una suposición, comprendemos las cosas mal, nos lo tomamos personalmente y acabamos haciendo un gran drama de nada.

Producimos mucho veneno emocional haciendo suposiciones y tomándonoslas personalmente, porque por lo general, empezamos a chismorrear a partir de nuestras suposiciones. Recuerda que chismorrear es nuestra forma de comunicarnos y enviarnos veneno los unos a los otros en el sueño del infierno.

Siempre es mejor preguntar que hacer una suposición, porque las suposiciones crean sufrimiento.

Hacer suposiciones en nuestras relaciones significa buscarse problemas. A menudo, suponemos que nuestra pareja sabe lo que pensamos y que no es necesario que le digamos lo que queremos. Suponemos que hará lo que queremos porque nos conoce muy bien. Si no hace lo que creemos que debería hacer, nos sentimos realmente heridos y decimos: «Deberías haberlo sabido».

Suponemos que todo el mundo ve la vida del mismo modo que nosotros. Suponemos que los demás piensan, sienten, juzgan y maltratan como nosotros lo hacemos. Esta es la mayor suposición que podemos hacer y es la razón por la cual nos da miedo ser nosotros mismos ante los demás, porque creemos que nos juzgarán, nos convertirán en sus víctimas, nos maltratarán y nos culparán como nosotros mismos lo hacemos. Así es como funciona la mente humana.

También hacemos suposiciones sobre nosotros mismos y esto crea muchos conflictos internos. Por ejemplo, supones que eres capaz de hacer algo y después descubres que no lo eres. Te sobrestimas o te subestimas a ti mismo porque no te has tomado el tiempo necesario para hacerte preguntas y contestártelas.

La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras. Si no comprendes alguna, ten el valor de preguntar hasta clarificarlo todo lo posible, e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular.

Asimismo, encuentra tu voz para preguntar lo que quieres. Todo el mundo tiene derecho a contestarte «sí» o «no», pero tú siempre tendrás derecho a preguntar. Del mismo modo, todo el mundo tiene derecho a preguntarte y tú tienes derecho a contestar «sí» o «no».

Con una comunicación clara, todas tus relaciones cambiarán, no sólo la que tienes con tu pareja, sino también todas las demás. Esto es lo que yo quiero y esto es lo que tú quieres. Si todos los seres humanos fuésemos capaces de comunicarnos de esta manera, con la impecabilidad de nuestras palabras, no habría guerras, ni violencia ni disputas. Sólo con que fuésemos capaces de tener una comunicación buena y clara, todos nuestros problemas se resolverían”. ( Miguel Ruiz)

Amigo internauta, déjanos tus aportaciones en “comentarios”.

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Esta enseñanza me parece muy sencilla, pero muy interesante. La sabiduría está detrás de cosas simples y sencillas, me parece a mi, vamos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con que una buena comunicación es algo básico para entenderse.El problema viene dado por los diferentes intereses y lo que uno es capaz de hacer o decir para conseguirlos.

    ResponderEliminar
  3. Muy clara concreta, concisa, me parece genial, estupendo de maravilla no hacer suposiciones, pero ahora viene la segunda parte que me parece también interesante. El emisor formula la pregunta y el receptor ¿siempre es claro y transparente en las contestaciones?, Pepi ha vivido la experiencia de que "NO", entonces como arreglamos el tema.
    Las cabezas pensantes y maravillosas que hay en el Teléfono de la Esperanza que me echen un cable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepi, se trata de que las cosas queden claras en la comunicación. Si con una pregunta no es suficiente hay que formular todas las preguntas que sean necesarias y si la otra persona no colabora, sabemos que no colabora pero no podemos "presuponer" nada.

      Eliminar
  4. Muchas gracias por la información, me ha quedado muy clarito, es una gran enseñanza esto de no hacer suposiciones.
    Pero que bien tratais a Pepi.

    ResponderEliminar