Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 22 de abril de 2012

EN BUSCA DE LA FELICIDAD


Luz. Fotografía de Jesús Aguado

He leído estos días una entrevista de Matthieu Ricard –el hombre más feliz del mundo según investigaciones contrastadas-. Por lo visto ha visitado Madrid para participar en el II Congreso Internacional de la Felicidad. Curioso Congreso.

Reconozco que todo lo que hasta ahora he leído de este hombre me encanta, porque él escribe desde sus sentimientos y desde su experiencia. Por ello es creíble y convincente, muy lejos de los teóricos de cualquier tipo de ciencia.

Pues bien, en esta entrevista sostiene que hay fundamentalmente dos vías para conseguir un estado de felicidad: la meditación y el amor altruista. Y que la felicidad no se consigue de un día para otro, sino que se va conquistando con el tiempo.

Si me baso en mi experiencia personal he de decir que los momentos más felices de mi vida no han sido aquellos en que me he centrado en mí y sólo en mí, sino los dedicados a actividades altruistas, que me han proporcionado una riqueza imposible de encontrar de otra forma. Y, en segundo lugar, la práctica del silencio en mi día a día me ha regalado una profundidad y una serenidad que he visto crecer con el tiempo.

No trato de compararme con este hombre. Me considero a años luz de él. Pero sí puedo decir que creo en sus palabras y en su mensaje, porque mi propia experiencia así me lo ha demostrado. Y esto es incuestionable.

No sé si soy más feliz o no que otra gente. Tampoco me importa demasiado. Lo que sí sé es que en mi búsqueda de la felicidad parezco no estar muy desencaminada, pues sabios como Matthieu Ricard y otros han recorrido antes y recorren ahora la senda por la que yo transito.

La escribana del Reino
M.E.Valbuena







Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Sorprendente e ilusionante confesión de la escribana: amor al truista y silencio profundo. Me apunto a este camino

    ResponderEliminar
  2. Desde la paz, serenidad en la que me encuentro me he iniciado en este camino, voy despacito lentamente, a mi ritmo, y me parece muy beneficioso.
    Pepi sigue preparandose con tesón en los cursos que imparte el Telefono, que no sabe si algún día será o no voluntaria. Pero de momento si está haciendo un gran voluntariado con su madre (persona que fué muy dificil para ella), que está recibiendo unas grandes enseñanzas y recogiendo mucho fruto valorándose ella sola sin sentir la necesidad de que la valore nadie.

    ResponderEliminar
  3. En la vida hay dos tipos de personas:
    -Las que se quieren a sí mismas hasta el olvido total del prójimo y
    -las que quieren a otras hasta el olvido total de sí mismas.

    Dedicarse a los demás es una manera de SER, que proporciona el único y verdadero sentido a la vida.
    ¿Qué soy yo sin tu vida? Un cero colosal.

    Te animo y te aplaudo en tu compromiso desinteresado y gratuito, porque el amor verdadero ni se compra, ni se vende: "SE REGALA".
    Un generoso abrazo.
    Lourdes

    ResponderEliminar
  4. Yo también quiero transitar por la senda que busca la felicidad, tarea dificil pero no imposible de conseguir. Gracias por tus palabras

    ResponderEliminar
  5. Puede que no llegue nunca a la profundidad que transmites, pero te agradezco que la compartas con nosostros. Me ayudas a mirar y a ver.

    ResponderEliminar