Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 9 de abril de 2012

EL ENFERMO MENTAL: ¿NACE O SE HACE?


Tejados de un pueblo

En mi larga experiencia clínica existe una escena que se ha repetido con cierta frecuencia: ante el diagnóstico de una enfermedad grave mental (esquizofrenia o trastorno bipolar) en un hijo, suele ocurrir que uno de los progenitores, en voz baja, cuando ya ha terminado la consulta, comente: “”Vd. Tiene que saber que un familiar de mi marido (o esposa, dependiendo de quien es el que esté hablando) murió en un manicomio”. Ante mi cara de sorpresa, en muchas ocasiones, el interlocutor apostilla: “Se lo digo para que Vd. sepa por qué mi hijo tiene esta enfermedad…”

Como si el origen de la locura fuera tan evidente. Es cierto que las grandes patologías psiquiátricas (esquizofrenia y trastornos bipolares) tienen una carga genética, que no se sabe en qué consiste y que tampoco es determinante. La enfermedad mental no se transmite igual que el color de los ojos o la constitución física, pues es preciso un segundo impacto para que aparezca: los factores psicosociales. Es decir, incluso en esas graves patologías, además de la carga genética, se precisa de factores infantiles o ambientales traumáticos (graves conflictos en la niñez no resueltos o conductas poco saludables como el consumo de tóxicos, por ejemplo), que sumando a un entorno hostil (familia poco acogedora o disfuncional) posibiliten la aparición de la enfermedad mental.

En las patologías menores (neurosis) los factores psicosociales cobran una importancia decisiva y por lo tanto cuanto más sano sea nuestro desarrollo psicológico, mas saludables sean nuestros hábitos de salud (no consumo de tóxicos) y nuestro entorno sea más acogedor (familia, amigos, etc.) menos probabilidad existe que aparezca la enfermedad mental.

Por lo tanto podemos concluir que en las graves patologías psiquiátricas se admite una predisposición genética, no determinante, a la enfermedad, y en las patologías menores, por el contrario los factores psicosociales son decisivos. Es decir, simplificando podemos afirmar que en el primer caso el enfermo mental nace, y en segundo grupo, se hace.


Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra

Tenemos 2 comentarios , introduce el tuyo:

  1. ¡Que inteligencia,humanidad, sabiduria, deseando realmente el bien de los demás la de Serafín Madrid!. Sabía que faltaba mucha salud emocional; eran muchos los problemas cercanos que vivia: tanto familiares, sociales y educativos, y por eso fundo la maravillosa y extraordinaria O.N.G. ¡TELEFONO DE LA ESPERANZA!.
    Pepi que afortunada es de pertencer a esta gran labor social.

    ResponderEliminar
  2. Pepi hace una aclaración referente al comentario anterior es basándose en las NEUROSIS.
    Pero hoy día hay personas con enfermedades psicóticas que si llevan una vida ordenada y toman la medicación pueden hacer una vida totalmente normal.

    ResponderEliminar