Lo que nos anula en el vivir diario es la rutina, lo que nos hace vivir con sentido son los proyectos y la creatividad.
Pedro Ortega Ruiz
jueves, 19 de abril de 2012

DE CHARLA CON "EL HOMBRE MÁS FELIZ DEL MUNDO", MATHIEU RICARD (II)



El monje francés responde a quienes dudan con la pregunta que mejor define su visión de la vida: «¿Acaso quieres vivir una vida en la que tu felicidad dependa de otras personas?».

Matthieu Ricard no quiere. El «hombre más feliz del mundo» no sugiere que todo el mundo se meta monje para encontrar la dicha. Sólo que aprendamos que las “cosas” no nos van a conducir a ella. Aprender a contentarnos con lo que tenemos quizá sí.

¿Cómo afrontar algunas realidades importantes?

* Muerte: Forma parte de la vida, rebelarse es ir contra la propia naturaleza de la existencia. Sólo hay un camino: aceptarla.

* Soledad: existe una manera de no sentirse abandonado: percibir a todos los hombres como parte de nuestra familia.

* Alegría: Está dentro de cada uno de nosotros. Sólo hay que mirar en nuestro interior, encontrarla y transmitirla.

* Identidad: No es la imagen que tenemos de nosotros mismos, ni la que proyectamos. Es nuestra naturaleza más profunda, ésa que nos hace ser buenos y cariñosos con quienes nos rodean.

* Deterioro físico: Hay que aprender a valorarlo positivamente. Verlo como el principio de una nueva vida y no el principio del fin.

* Felicidad: Si la buscamos en el sitio equivocado, estaremos convencidos de que no existe cuando no la encontremos allí.

Le pedimos para finalizar una recomendación cotidiana para alcanzar la felicidad:

Media hora de meditación y silencio cada día. Media hora para el encuentro con uno mismo. Sea usted creyente, ateo o agnóstico. Media hora para beber en la fuente interior

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me apunto a esa media hora

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Cuánta sabiduría!!! Me ha encantado

    ResponderEliminar
  3. ¡Que maravilla!. ¡Que enseñanzas!. Esto si que es vivir la vida con total plenitud, equilibrio, felicidad, bienestar, aceptando las alegrias y sin sabores de las distintas etapas de nuestra vida.
    Valentín no puedo dejar de mencionarte. En los talleres que me has dado una de tus múltiples enseñanzas era: "QUE APRENDIERAMOS A ESCUCHAR NUESTRO INTERIOR", así que debes estar próximo a este hombre. ¡Enhorabuena!.
    Yo no pierdo la esperanza de seguir mejorando, y a ver si por lo menos llego a las suelas de vuestros zapatos.
    Con cariño Pepi.

    ResponderEliminar