Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 23 de abril de 2012

CULPA BUENA Y CULPA MALA




campana en reposo


Antonia es una mujer de 35 años. Acude a la consulta pues hace una semana, a su hija de doce años le han diagnosticado leucemia. Afirma encontrase triste sin ganas de hacer nada; “como que la vida- nos dice- ha perdido todo su encanto”. Pese a esa angustia Antonia sigue realizando las tareas domésticas y continua trabajando de profesora de Educación Primaria. En un primer momento admite que se siente “como responsable de ese diagnóstico”, pero después, tras una larga reflexión ha llegado a la conclusión que la enfermedad de la hija nada tiene que ver con su actitud como madre. Es más, en estos momentos ha descubierto su verdadera relación con su hija adolescente: “me siento como más próxima a ella”, nos dice.

Otro caso distinto es el de Juan. Hombre poco comunicativo que ante el Alzheimer de su esposa ha dejado el trabajo, “pues, son palabras suyas, no puede soportar ver a su mujer tan desvalida”. Pese que ha consultado a los mejores especialistas, no puede aceptar la “imagen ausente” de su mujer. Nos dice: “continuamente me pregunto que he hecho yo para que me ocurra esto”. Luego relata múltiples reproches (poca atención a su esposa, infidelidad, en alguna época conducta alcohólica). Aunque sabe que ninguna de esas circunstancias ha provocado el Alzheimer de su mujer, no puede digerir la situación y cada día está más triste.

Por último, Luís es un hombre de veinte años que ha tenido que abandonar los estudios universitarios, tras el diagnóstico de cáncer de recto de su padre. Refiere un “estado melancólico” que le lleva a estar todo el día en la cama, a abandonar las relaciones sociales y a sentirse como “desposeído de energía”.”Es como si me hubieran succionado toda mi capacidad de vivir”, nos dice. Ha sido diagnosticado de Depresión Mayor.

El sentimiento de culpa, ante la enfermedad de un ser querido, puede ser normal (el caso de Antonia), anormal (el caso de Juan) o patológico (el caso de Luís).

Es decir, el sentimiento de culpa es normal cuando surge como respuesta a una situación y más que bloquear posibilita una atención adecuada (ni por exceso ni por defecto); será anormal cuando el sentimiento no consigue ni siquiera aplacar la tasa de responsabilidad que la propia enfermedad implica; y será patológico cuando propicia la aparición de un cuadro clínico mental (generalmente una depresión clínica).

Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra

Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Que importante me parece que las personas trabajemos lo más posible por ser equilibradas y así ante las vicisitudes fuertes que se nos presenten en la vida saber ver la diferencia entre los otros y tú.
    Pepi considera que así nos quitaremos muchos sentimientos de culpabilidad.

    ResponderEliminar
  2. El título del artículo "culpa buena o culpa mala" me deja como la foto de la campana: "en reposo", voy a poner otro posible pretexto, a esta falta de visión, como la hora que es.
    En cualquier caso para mí el término "culpa" no tiene nada de bueno y no conozco contexto en que se haya aplicado o se pueda aplicar positivamente,claro está, que el que yo no lo conozca no quiere decir que no exista. Por lo tanto, si existe me gustaría que alguien me diera algún ejemplo.
    Otra cosa es que ante un hecho tremendo yo lo asuma y lo afronte, como en el primer caso que ejemplifica este hombre, pero sigo sin ver dónde está la culpa buena. ¿Alguna pista?
    Vuelvo al punto de partida y me quedo en el "reposo", bueno me voy a él definitivamente. La cama me llama a voces.

    Lourdes

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que la culpa tiene o ha tenido conotaciones negativas y ha sido un medio de control religioso.Pero como todo en esta vida, hay que madurarlo y hacerlo tuyo, reflexionando qué hay de verdad en todo esto para poder alejarnos de las desviaciones.La culpa, creo yo no sirve para mucho sino para sentirse mal en la mayoría de los casos.Sin embargo,pienso que "la culpa sana" de la que habla el autor está relacionada con la conciencia, esa voz interior que nos dice cuando no hemos hecho las cosas como deberíamos y nos ponemos manos a la obra para remediarlo.No le damos más vueltas sino que intentamos cambiar la forma o el modo que habíamos puesto en prácica y no ha resultado.Realmente es positiva porque no todo vale.
    Esto es lo que yo entiendo, espero que sirva.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Parece que estamos de acuerdo en que la culpa tiene connotaciones negativas y que sirve para hacernos sentir mal, es decir que a mí no me sirve en este contexto de sanación.
    Entiendo por lo que explicas que la culpa sana es la "conciencia",pues vaya forma de marear la semántica que tiene este doctor. Realmente no todo vale.
    Gracias por tu respuesta. Me quedo con mi poca sabiduría, qué le vamos a hacer.

    ResponderEliminar