Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
sábado, 24 de marzo de 2012

SIRIA ES UN ASUNTO DE TODOS LOS HOMBRE Y MUJERES DE BIEN



(Hoy este blog se hace eco de la carta que nos remite la Sección Española de Amnitsía Internacional. No queremos permanecer impasibles ante tanto dolor ajeno. Cada cual que determine su forma de actuar).

Homs, localidad siria bombardeada

Mousa, de 26 años, estuvo detenido por apoyar las protestas: “Estaba colgado de las manos por unas esposas sujetas a la pared. La presión sobre mis manos me hacía mucho daño. Sufrí la tortura de la silla alemana y, mientras estaba en esa posición, me dieron descargas eléctricas. También me ataron varios días de la ventana sin que mis pies llegaran al suelo… Cuando todo acabó había perdido la sensación del dolor”.

Esta es sólo una de las historias de horror inimaginable documentadas por el equipo de investigación de Amnistía Internacional sobre Siria y recogidas en nuestro último informe. Historias de torturas ejercidas por las fuerzas de seguridad desde que, hace un año, empezaron las protestas contra el régimen de Bashar Al-Assad.

Sistemáticamente, los opositores son detenidos, torturados y obligados a presenciar torturas. Abd Al-Baset estuvo varios días en prisión: “Podía oír gente gritar por la tortura, lo que era peor que la tortura física.”

Los casos de tortura se cuentan por miles, y los asesinatos son ya más de 6.500.

No podemos ser testigos pasivos de la masacre. Desde Amnistía Internacional, pedimos que intervenga el fiscal de la Corte Penal Internacional, la imposición de un embargo general de armas y la congelación de bienes del presidente al-Assad.

Esteban Beltrán
Director Amnistía Internacional – Sección Española

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. ¡Cuándo llegará la cordura al ser humano..!. Estamos retrasando un avance significativo en la evolución humana, mientras seguirá el sufrimiento ¿inútil?

    ResponderEliminar
  2. ¡Que horror!.Cuanta tortura física y psicológica, a veces a Pepi la da la impresión que ya no se tiene en cuenta el valor que tiene la existencia de cada ser humano.

    ResponderEliminar
  3. Cualquier asunto violento o de maltrato debe ser nuestro asunto. Todos podemos ser víctimas y puede que maltratadores.
    En la medida que seamos conscientes de ello, y crezca nuestra sensibilidad en humanidad; pondremos remedio a la violencia gratuita que ejercemos o nos ejercen, e intentaremos pararlo con todos los medios a nuestro alcance.

    ResponderEliminar