El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
jueves, 29 de marzo de 2012

29 DE MARZO: HUELGA GENERAL



Por segunda vez se convoca huelga general en un corto espacio de tiempo: un año y seis meses de diferencia entre ambas convocatorias. Muy poco para lo que se juega en una huelga y más si ésta es general. (Sin embargo en Portugal van dos en cuatro meses). La pasada fue por una reforma que, al lado de la que se está llevando a cabo en estos momentos, parece de broma. Ahora, los recortes laborales y la pérdida de derechos –no sólo nuestros sino para el futuro- son graves. Muy graves.

Que la huelga no va a solucionar nada o casi nada lo sabemos todos, estemos a favor o en contra. Pero ¿qué otra alternativa hay a la protesta por la merma de derechos? ¿Unirnos al movimiento de los indignados que a estas alturas parece haber perdido el norte? ¿Pasar del tema y buscar cada uno su salida individual? ¿Continuar engordando el lamento colectivo que nos envuelve permanentemente? ¿O callar y seguir?

Hasta el momento he sacado dos cosas claras:

Una: los trabajadores somos los menos responsables de una crisis provocada por la mala gestión de la Administración Pública y la Banca. Si esto es así ¿por qué ajustar sólo con nuestros sueldos y derechos los desajustes por otros cometidos? No es entendible que mientras nos recortan por todos los lados, la FRMP proponga un mismo sueldo para todos los alcaldes conforme al número de habitantes –alto, faltaría más- dado su inmenso trabajo. Tampoco se entiende que se sigan nombrando cargos de libre elección con altas remuneraciones por asesorar. Asesorar ¿qué?

Dos: también en la huelga los trabajadores somos los que más perdemos, digan lo que digan. Porque el que secunde la huelga perderá el salario de ese día (los funcionarios le regalan a la Administración un día de su sueldo en agradecimiento a las medidas de recorte). Y el que no la secunde, perderá su dignidad laboral, si es que aún queda algo de eso. El caso es perder.


María Elena V.

Tenemos 9 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Pepi, no es partidaria de la huelga, ni sabe que porcedimiento sería el adecuado para que por lo menos nos "ESCUCHEN", ¿a la japonesa?, ¿conseguiriamos algo?.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy trabajador, indignado e impotente ante esta situación. Sí voy a secundar la huelga, aunque como se dice en el escrito, no confío mucho en que solucione algo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy en contra de tanto despilfarro durante tanto tiempo. Los máximos responsables, los políticos. ¿Por qué han gastado tanto sin tener?
    ¿Y la banca? Buscaba beneficios a toda costa, se subió al carro de la concesiópn de préstamos hasta límites de ndeudamiento insostenibles. ¿Qué reacción hay contra esas máximos responsables?
    La reforma laboral limita o suprime derechos de los trabajadores. Si es inevitable, que no lo se, comiencen, desde el vértice, los recortes, por ejemplo, ¿para que se necesita tanto asesor si ya están los funcionarios?
    En fin, podría seguir...pero es que ya estoy harto...¿Dónde están los piquetes informativos exigiendo a políticos y banqueros? ...No son todos de la misma camada...Esto no hay quien lo entienda....

    ResponderEliminar
  4. cuando veremos los problemas como algo global y no como algo del vecino,ahora nos toca atodos pero como vamos a bajarnos de la burra del capitalismo... hay que ir a un sistema humano con valores, reeducarnos las personas para que se vive y se trabaja... casi imposible..... no hay nada nuevo bajo el sol..eclesiastés

    ResponderEliminar
  5. Precisamente para que las personas seamos tratadas como tales y no como mercancía o máquinas de sacar beneficios es por lo que hoy he ido a la huelga.

    ResponderEliminar
  6. "Vinieron por los comunistas pero yo como no era comunista me quedé tranquilo en casa.
    Después vinieron por los judíos pero yo como no era judiío me quedé tranquilo en casa.
    Pero un día vinieron por mis derechos que son nuestros derechos.
    ¿Qué haré entonces?". (paráfrasis a un poema de B.Brecht)

    ResponderEliminar
  7. Los huelguistas van a la huelga por los derechos de todos. Los que van a trabajar: ¿qué derechos defienden?

    ResponderEliminar
  8. Nos pueden subir las facturas, nos pueden mentir y afirmar que no va a haber recortes, que las consecuencias las pagaremos todos... pero y nuestra dignidad?¿Dónde queda?¿Vamos a permitir que también nos la quiten? Es el momento de demostrar que no estamos de acuerdo!

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto que estoy en contra de tanto recorte siempre a los mismos, pero es mucho peor no trabajar en nada, ir cada dìa en busca de un trabajo y que siempre te digan lo mismo. ¿a que politico podemos votar para que trabaje por el bien comun?

    ResponderEliminar