Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
miércoles, 22 de febrero de 2012

TE RECORDAREMOS






Anoche Inés se fue. Sin nada entre las manos. Sin despedidas. De una forma que los que nos quedamos, sentimos como abrupta y dura. Pareciera que tuviera prisa y que aquí – donde respiramos los demás, nadando contra corriente, en pos de aguas sosegadas- lo tuviera todo visto, todo amado y sufrido, para un corazón que se acabó rompiendo, estallando.

Se fue en soledad, como esos aventureros que toman el mundo por montera y asumen el riesgo de lo desconocido. Sin decir nada. Tal vez temen que una voz cálida les detenga, les entorpezca su osadía. Son gente valiente, atrevida, intrépida. Así te vimos. Mejor, así te sentimos. Vital, asertiva, juiciosa, encorajinada.

Se fue a buscar la luz que un día – hace algunos años- la recién estrenada juventud le negó. Quien ha visto el arco iris y el color de la esperanza no descansa hasta que los ojos se le vuelven a abrir, hasta que el amanecer vuelve a despertar y es dulce, amable. Ahora avivó para ella un espacio de colores, luces y destellos. Se murieron las sombras, las penumbras, los miedos, los pasos inciertos, las caídas. Al menos eso deseamos los que aquí permanecemos.

Se fue a buscar el amor que voló de sus brazos, de una forma temprana, cuando aún estaba madurando. A buscar a Jesús, su marido y compañero. ¡Quién puede negar que no ha salido a su encuentro con un ramo de eternidad entre sus manos! El amor que vuelve a ser avistado, más aún, hallado.

Decir adiós nos hace llorar. Sobre todo a sus padres, a su hermana, a los tíos. A su perro fiel y a toda la familia. Familia que también son la Once y ahora el Teléfono de la Esperanza. Somos muchos, Inés, los que nos apenamos con tu partida. Que sería largo decir los nombres. Mejor dejarlo así y que tú uno a uno los vayas desgranando, porque tiempo vas a tener, ¿verdad?

Te recordaremos con la cabeza alta, firme, cierta y el corazón sincero, entregado, con esa sonrisa tuya amplia, extendida, contagiosa, que quisiera adelantar la primavera.

Valentín Turrado Moreno




Tenemos 9 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Que descanses en paz, Inés. Otra vez, la muerte ha llegado, de una forma sorpresiva. ¡Quien lo iba a decir! Así es la vida. Un camino que, en cualquier momento se rompe y acaba. Bueno, más bien creo que se transforma. Porque para mí, toda persona es eterna. Inés se ha trasformado. Vive de otra forma. En otra dimensión. Una dimensión que sólo s epuede sentir. Desde els entimiento puede entenderse la nueva vida. Para mí, la muerte es eso. Una transformación en la forma de vivir. Así lo creo.

    ResponderEliminar
  2. Valentin. Mª Angeles te felicita por este recuerdo tan entrañable hacia Ines.
    Me informaron que su muerte ha sido de repente. ¡Que alegria me da pensar que si sufrio fue cuestion de segundos!.

    ResponderEliminar
  3. Inés desde tu cielo recuérdanos. Desde nuestra tierra te sentimos cerca, cerca...

    ResponderEliminar
  4. Inés, me has dejado aquí en la tierra,triste,desolada, impresionada,desconcertada, creo que desde tu cielo, tu lugar de residencia, tu estrella, tu luz inmensa, me estás ayudando, te noto cerquísima. Te voy a echar mucho de menos no encontrarme con tu sonrisa, tu fuerza, tu dinamismo, tu positividad, sé que me la transmitirás desde donde estés que será un lugar maravilloso y que tu encuentro con Jesús, tu esposo,habra sido excecional, también creo, como dice Valentín, que salió a recibirte con los brazos abiertos y que tu muerte ha sido como querías que fuera.

    ResponderEliminar
  5. Inés,no.se que decirte,me has dejado sin palabras,pero te dire algo,espero que donde te hayas ido,estes feliz,tu aqui has dejado huella,esa sonrisa,tu alegria que siempre trasmitias,siempre te recordare

    ResponderEliminar
  6. Yo no conocí a Inés pero me alegro de que tuviera amigos como vosotros que la recuerdan con tanto cariño,asi que me uno a vuestro recuerdo y homenaje a ella.
    Ojalá que nos digamos muchas veces en esta vida cuanto nos queremos para hacer también aquí un poquito más de cielo.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Inés, un abrazo muy fuerte allí donde estés. Que sepas que tu perro, que será, quizás, el que más te eche de menos, durante no se cuanto tiempo(no sé por qué no avisó de tú situación). Estate segura que él ("he" en inglés)tendrá la vida de perro que ha tenido hasta ahora o mejor, si eso fuera posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El progreso y el futuro de una nación se mide por la forma en que son tratados sus animales"
      Diógenes de Sínope dijo: "Cuanto más conozco a la gente más quiero a mi perro". Y añadió: "Abre la puerta a ese perro, cuídale, aliméntale y trátale con cariño. El te dará lo que jamás ningún humano sería capaz de darte".

      Eliminar
  8. Valentín,que bonitas palabras...
    Inés... Desde el domingo,no he parado de hablar contigo... Aun me cuesta creer que no estés aquí,y aun sigues aquí,yo te siento en mi corazón,y agradezco tanto todo lo que me diste,incluso el que te molestaras conmigo,porque solo querías el bien para mi,me regalaste mucho amor,y aun no se el porque... Escribiría muchas cosas... Te las diré todas...
    Me quedan muchos recuerdos,como el escuchar: Mariflor! o guapi! cada vez que hablábamos... Me hubiera encantado haber compartido mas momentos contigo,haberte conocido más... Pero,me alegra el pensar que puedes encontrarte con tu marido,lugar donde siento realmente que querías estar.
    ... Gracias Inés. Te abrazo.

    ResponderEliminar