Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 13 de febrero de 2012

12º APRENDIZAJE VITAL: APRENDER A VIVIR CON EL PROPIO DOLOR


La India. Foto José Antonio González


Hoy nos dejamos conducir por Jesús Burgaleta, destacado pastoralista.

“En la cama, en el incómodo sillón del hospital, durante el tiempo de espera de los análisis, en la antesala de la consulta, en el tiempo de convalecencia en casa, la cabeza no descansa, el corazón palpita desasosegadamente, las fantasías se agolpan , la imaginación corre desbocada.

En el vendaval de la enfermedad, la vida personal y el entorno se ponen patas arriba. Las emociones se disparan: agresividad, tristeza, rechazo, acogida, perdón, culpa, enfado, soledad... De este movimiento mareante no se libra nadie ni nada. Todo está abierto en canal.

La enfermedad es una sorpresa y todo lo que en ella se vive y se descubre es inesperado. En ella te encuentras con sorpresas valiosas y hasta agradables, no buscadas. Es como el que halla en el camino minado un tesoro, cuando sólo iba tratando de esquivar amenazas de muerte.

El aprender a vivir con el propio dolor no se enseña. Sólo se aprende viviendo, experimentando, incorporando.

El dolor nos hace iguales, nos humaniza. Cuando sufrimos, todos nos quejamos de la misma manera, sentimos de la misma manera.

Ante la enfermedad hay que ser realistas: reconocer la situación y aceptarla, después de un proceso de maduración, de digestión.

¡Qué sano es poderse reír en la enfermedad, del propio dolor...

Pretender que uno muera sin darse cuenta, es un acto de inhumanidad. ¡Murió sin darse cuenta!, dicen orgullosos” algunos familiares. ¡Qué tristeza!. Debería haber una última voluntad que pidiera: que de la enfermedad y de la muerte no nos oculten su verdad.”

Amigo/a bloguero/a: ¿Qué has aprendido de tu propia enfermedad?. Deja tu palabra en “comentarios”.


Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me habeis sorprendido, ¿Que es un acto de inhumanidad morir sin darse cuenta?.
    ¿Que beneficio reporta que una persona viva con dolores, y además que sus familiares saben que va a ser así hasta el final de sus días?.
    ¿Como se puede ayudar a que acepte sus dolores, sus limitaciones etc., cuando ya las has dicho: "a lo mejor tienes que aprender a vivir con el dolor" y no es capaz ni de escucharte?
    A Pepi solo se limita a escucharla, ayudarla y llamar a los servicios paliativos para que la controlen el dolor.
    Dadme vuestras opiniones que me serán muy formativas. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Suena duro, muy duro, pretender morir conscientemente, dándose cuenta, sim embargo nadie dudamos de que la CONSCIENCIA es uno de los grandes valores a recuperar en la vida. ¿Por qué no en el momento de la muerte?. La inconsciencia es lo qu ehay que superar. Otra cosa muy distinta es que la muerte se quiera meter a bocarrajo, sin reflexión, como a puñetazos. Hay que darle tiempo. Dejo una pregunta: ¿Qué es más sano irse sin despedirse o saber decir adióas cuando toque?

    ResponderEliminar
  3. Se trata, creo yo, de ir siendo conscientes en la vida de lo que somos, seres limitados, con todo lo bueno pero también con dolor y sufrimiento. A nadie le gusta esta parte,lógico, pero ahí está.Y un@ se da cuenta cuando tiene un lumbago que le impide moverse, un tumor, vejez...aquello que te llega sin esperarlo o esperandolo pero que te pilla por sorpresa pq no habías contado que fuera de una forma determinada. Siempre sorprende!TE hace caer en la cuenta de que no todo es controlable.
    Un@s nos intentamos preparar para ese momento y siempre sorprende.Otros no quieren saber nada y libres son.Lo que está claro, es que si entras , vas a descubrirte un poco más en tus límites y eso te hace más human@ contigo y con los demás.

    Existe un documento sobre las Voluntades Anticipadas, una especie de carnet que se firma con tiempo, reflexión, para cuando ocurra lo inevitable:morirnos.Si no lo conoceis, sería interesante para quien quiera enfrentarse a ello de forma positiva.

    No todos los casos son iguales ni las personas.El camino de la vida ayuda a llegar al final con cierta serenidad.Los cuidados paliativos están para algo y por supuesto deben realizarse.Nadie debe sufrir si se puede evitar. No tiene que ver con asumir la propia muerte que día a día va produciendose.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me gustaría tomar con sentido del humor mi propia enfermedad y dolor! Eso ya es para hombres y mujeres muy grandes. Y, sin embargo, es un aprendizaje en el que deberíamos implicarnos, porque, tarde o temprano, llegará el dolor y la enfermedad. ¡¡Sin duda!! ¿Cómo se aprende? Indicadmelo.

    ResponderEliminar
  5. A Pepi también la gustaria que se lo indicarais el aprendizaje que pide el 4º anónimo. Gracias.

    ResponderEliminar