Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
lunes, 16 de enero de 2012

8º APRENDIZAJE VITAL: APRENDER A LLORAR.



Hoy nos presentamos de la mano de Iosu Cabodevilla, psicólogo especializado en cuidados paliativos y en terapia Gestalt.

“He sido testigo en mi trabajo, tanto como acompañante de enfermos terminales como de psicoterapeuta, de lágrimas densas sobre el sentido de la vida. Lágrimas que mostraban la grandeza humana y también su miseria. Unas cargadas de rabia y desesperación y otras, dulces y llenas de paz y consuelo”.

Para entrar en el mundo de las lágrimas hay que acceder por el corazón, por el mundo de las emociones.
Llorar no es signo de debilidad ni tampoco algo negativo. No incorpora más dolor al dolor.
Es bueno aprender de los niños. Volver a ser niños. Lloran cuando sientas ganas de llorar y dejan salir, circular, su propio malestar.
Hay momentos de la vida en los que de forma espontánea y natural surgirán las lágrimas. Son momentos importantes de los que no es conveniente huir.
No existe otro objetivo para el ser humano que llegar a ser quien realmente es, realizarse, y para ello tenemos que aprender a llorar.
Darse permiso para llorar es tan necesario como darse permiso para reír, para gozar, para disfrutar. Las lágrimas son sanadoras.
Cada lágrima expresa una verdad profunda sobre cada uno de nosotros, sobre lo que realmente está ocurriendo dentro. Por eso hay que dejarla salir, expresarse, comunicarse y escuchar su “mensaje” para cada uno de nosotros.

Amigo/a bloguero/a, te animamos a que escribas en una cuartilla o en “comentarios” una respuesta a : “A mi hace llorar...”

Y una segunda pregunta para ti: Si tus lágrimas pudieran hablar, ¿qué te dirían?. ¿En qué momentos de tu vida reprimiste tu llanto y aún lo tienes dentro petrificado, esperando salir?.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Importante aprendizaje al que hoy se nos invita. a mi el T.E. m eha enseñado a no reprimir mis sentimientos y en este caso a no guardar las lágrimas. A mi las lágrimas me hablan de debilidad, de pequeñez, de mesura, de fracaso, de decepciones, de fríos, de distancias, de adioses, de impotencias...

    ResponderEliminar
  2. A mí las lagrimas me merecen un respeto enorme. Me hablan de realidad y de autenticidad
    Por eso, menciono también lo que duele cuando alguien llora por llorar, porque es lo que toca, por llamar la atención.......suena duro, pero existen y a mí. a veces, me han hecho daño

    ResponderEliminar
  3. Me hace llorar la impotencia,el tener claro la solución de alguna cuestión y no poder hacer casi nada porque no depende de tí el que sea efectiva la aplicación...No poder actuar porque otros te impiden burocraticamente hacerlo.

    ResponderEliminar
  4. Me hace llorar, ver a otr@s que lloran unas veces de dolor y otras de felicidad.

    ResponderEliminar
  5. Para llorona Pepi. Nunca se ha reprimido de llorar en el momento que lo he necesitado.
    Cuando se ha adelantadio a algún acontecimiento triste y ha llorado, lo ha pasado muy mal, pues ha sido mucho lo que ha tenido que trabajar para volver a su tranquilidad, serenidad, para deshechar los pensamientos y sentimientos negativos, porque a la vez la produce rabia al adelantarse a algo que no sabes cuando va a suceder y estás gastando energia, perdiendo tu equilibrio emocional etc.
    Pero desde hace pocos años también sabe llorar de alegria y la produce hasta satisfación.

    ResponderEliminar
  6. Dificilmente encontraremos una vida vivida sin llorar. Hay momentos que llorar desencaja, pero ¡qué bueno es!

    ResponderEliminar