El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
sábado, 3 de diciembre de 2011

YA NADA ME ASOMBRA ¿O SÍ?


Que no nos acostumbremos amigo bloguero a la injusticia,
a la tiranía,
al poder del dinero,
a las manos sangrientas,
al dolor de los humanos,
al reparto denigrante de la tierra y de los bienes,
a la locura de unos pocos,
al sufrimiento y a la enfermedad evitable,
a los recortes en solidaridad,
a la mentira y a la traición,
a los imperios que acaban siendo malditos,
a las fronteras que nos dividen,
a la irracionalidad del consumo,
a la felicidad que no es felicidad,
que es nada y se nos cae de las manos...



Te invitamos amigo internauta que en nuestra pizarra de comentarios escribas lo que no puede dejar de enojarnos.

Tenemos 4 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Me enoja la codicia del hombre. Por ella es capaz de hacer el mal, de vender a las personas, de maltratarlas... ¿por qué? ¿por qué? ¿Es que el hombre no tiene conciencia? ¿Es que el hombre no tiene sentimientos? A la mierda con todos esos que son capaces de repartirse Africa para ganar más dinero, a la mierda a esos que son capaces de matar por dinero, a la mierda todos esos que son capaces de hacer daño, de maltratar, de pegar, de herir...y no les remuerden las entrañas. No es momento de calalr. Es momento de gritar contra todas esas alimañas. No seamos cómplices con nuestro silencio...¡¡¡qué horror! ¡¡qué horror¡¡ ¡Qué estamos haciendo del mundo? Es evidente que no somos todos iguales. Ya basta, ya basta...

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué nunca perdamos la consciencia de que este mundo deja mucho que desear! ¡Qué unca perdamos la esperanza de hacer nuestra parte...!

    ResponderEliminar
  3. La foto es angustiante ¡cuánto dolor hay en el mundo y qué poco hago por evitarlo!

    ResponderEliminar
  4. El mal forma parte de la naturaleza del hombre, no lo olvidemos.También de los que nos consideramos "buenos".
    En nuestras "pequeñas cosas y nuestros pequeños mundos", el mal triunfará si los que nos consideramos buenos no hacemos nada. Y esto supone un gran esfuerzo interior y exterior.

    ResponderEliminar