El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
sábado, 24 de diciembre de 2011

CARTA A UN DIOS PEQUEÑO





No alcanzo a comprender qué bruja ha tirado de mi chaqueta, me ha colocado delante del escritorio, ha encendido el ordenador y en una página en blanco ha comenzado a escribir esta confesión que quisiera ser breve. Tampoco voy a partirme la cabeza en buscar recónditas respuestas. ¡Hay tantas cosas que no entiendo!. Si Dios existiera debiera de ser grande, poderoso, sublime, omni todo y sin embargo hoy muchos me dicen que se ha convertido en un crío, en un bebé, como por arte de encantamiento. ¿Qué Dios, el grande, se ha hecho bebé?. Algo no me encaja. Espero no estar desarrollando algún trastorno delirante.

Cuentan que se anuncia a unos pastores torpes, sucios, deslenguados, medio vagabundos. Dios, el grande, entre rebaños de cabras y ovejas, entre jumentos y beduinos, estiércol y suciedad.

Me cuentan que su madre quedó encinta sin haber sido antes desposada. ¡En aquellos tiempos y sin legalizar!. Dios, el grande, rasgando la moral y las buenas costumbres de un pueblo milenario, pulcro, puritano, de la mismísima torá.

¡Cómo es posible que esa joven mujer diera a luz en la parte más oscura de la vivienda, en el establo, al calor del ganado y sin más cuna que un pesebre carcomido!. Dios, el grande, amamantado con leche humana, calentado por las mismas bestias, dando la espalda a las sedas y a los oropeles.

No me extraña que este mundo esté sembrado de agnósticos y escépticos. La biografía de este dios pequeño emborrona las alturas de cualesquiera deidad. ¡Qué lejos queda el Olimpo de Egipto, Grecia, Roma!.

Voy a pasar la página de la cabeza y abrir los portones del corazón. ¡Por si se colara por las rendijas de mi alma alguna respuesta satisfactoria y pudiera abandonar la fe de mi ateismo!.

Por si fuera verdad que este dios pequeño....

Atentamente.

M.T.V

Tenemos 3 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Los misterios son para vivirlos y no para entenderlos. Los misterios no dan respuestas y eso es tambien un gran regalo. Gracias a Dios que es un misterio que el ser humano no puede comprender y dominar
    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  2. En la pequeñez está la grandeza de las cosas, de las personas.Son los pequeños detalles del día a día lo que los hacen grandes.Es en lo frágil, común en todos, en lo que nos unimos porque ahí nos hacemos grandes, nos hacemos "divinos".Se hace el milagro, se produce la transformación.Se desvela el misterio para taparse de nuevo...
    Los niños creen en sus padres,¿cómo no iban a creer?saben que están con ellos aunque no puedan tocar el amor que les dan, confían sin más.¿Qué hemos perdido de ese sentimiento, de esa mirada de niño?
    ¡Feliz Noche Buena!

    ResponderEliminar
  3. Vivamos lo que palpamos y sentimos. La mente de Pepi no es capaz ni de interpretar tales misterios. Necesita clases particulares.
    ¡Feliz Noche Buena!

    ResponderEliminar