Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 3 de abril de 2011

EL CHAPARRÓN



Una vez me vi inmersa en un gran aguacero. Llovía intensamente y yo estaba en un descampado, lejos de cualquier rincón donde resguardarme. Corría nerviosa en busca de cobijo, pisando barro y medio cegada por el chaparrón y las salpicaduras de los coches al pasar, hasta que me dije: “sólo es agua”.

A partir de ahí, mi aturdimiento cesó y me tranquilicé, a pesar de que las circunstancias externas no habían cambiado. ¿Qué me iba a hacer el agua? Mojarme simplemente ¿Por qué resistirme? ¿Por qué no aceptarla estoicamente? ¿Por qué seguir corriendo y maldiciendo si ello no iba a impedir que me empapara? Al fin y al cabo, antes o después llegaría a casa y podría cambiarme y calentarme.

Pues eso es lo que pasa muchas veces con otros acontecimientos de la vida. Respondemos a ellos compulsivamente, sin pararnos a pensar, sin analizarlos ni estudiar nuestra actitud, sin dejarnos empapar. Actuamos inconscientemente, resistiendo o huyendo de ellos. Y, en realidad, cuando nos detenemos en su análisis, descubrimos que “no son para tanto”, que diría Jesús Madrid.

Conclusión: Llamar a las cosas por su nombre y mirarlas de frente es el primer paso para el cambio de actitud.


La escribana del Reino
M.E.Valbuena

Tenemos 5 comentarios , introduce el tuyo:

  1. Chaparrón bien pudiera ser nuestras resistencias a los cambios, los miedos irracionales a cosas que nohan llegado, o lo quenos saca del momento que vivimos.

    ResponderEliminar
  2. Ya,ya... pero y cuando te tocan en lo tuyo o en los tuyos, y cuando es injusto lo que pasa porque viene de gente listilla?te dejas empapar o pones paraguas si puedes y te dejan?

    ResponderEliminar
  3. Ante el "Chaparrón", he aprendido con uno de los maravillosos cursos 1º siempre reflexionar ante lo que nos presentan, después de una buena reflexión, responder con valentia, equilibrio, de acuerdo a nuestra forma de pensar y no por lo que los demás esperen de nosotros,y siendo consecuentes con nuestra respuesta.
    M.A.P. que esteis disfrutando del domingo.

    ResponderEliminar
  4. Los chaparrones podemos tenerlos a diario, todo cambia cuando nuestro pensamiento al chaparrón lo mira en positivo y se vive tal cual porque es el momento oportuno para llevarlo con alegría, con serenidad, con autenticidad y sobre todo con ACEPTACIÓN. Estoy convencida que la ACEPTACIÓN,es la mayor fuerza que da a la persona para seguir viviendo en paz.

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con la frase: Llamar a las cosas por su nombre y mirarlas de frente

    ResponderEliminar